5 peces de ríos sudamericanos

Alba Muñiz · 17 agosto, 2018
Estas especies destacan por sus formas y tamaños diversos, y en algunos casos con una apariencia tal que pueden provocar miedo en las personas

El subcontinente austral de América es un extenso territorio donde conviven diversos paisajes y climas. Hoy te contamos detalles sobre algunos de los principales peces de ríos sudamericanos que te puedes encontrar viajando desde el Caribe hasta la Patagonia.

¿Conoces estos peces de ríos sudamericanos?

La fauna ictícola de agua dulce del sur de América es muy amplia y generosa, y vale la pena conocerla. En esta oportunidad te presentamos cinco peces que habitan los ríos de esta parte del planeta.

1. Arapaima

También conocido como paiche o pirarucú, es uno de los peces de escamas más grande del mundo. Se encuentra en la cuenca del Amazonas y puede alcanzar los tres metros de largo y un peso de 250 kilogramos.

El Arapaima gigas –en la imagen que encabeza este artículo– es un pez osteoglosiforme, primitivo y carnívoro. Se alimenta de otros peces y de pequeños animales terrestres que caen al agua, aunque puede llegar a dar saltos para atraparlos.

Como habita en aguas que, en ciertas épocas del año, se vuelven pantanosas y poco oxigenadas, tiene también la capacidad de respirar de forma atmosférica, por lo que saca su cabeza a la superficie. Este hecho facilita su caza, ya que su carne es muy codiciada por los humanos de esta zona de Sudamérica.

2. Dorado

El Salminus brasiliensis es un pez caraciforme de gran tamaño. Puede superar el metro de largo y los 30 kilogramos de peso. Se encuentra en zonas tropicales y subtropicales, en las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay, Uruguay, Chapare y Mamoré.

Peces de ríos sudamericanos: dorado
Fuente: https://sib.gob.ar

Llamado también damita o pirayú, es un gran depredador y su dieta se basa principalmente de otros peces. Suele migrar a lo largo de los ríos que habita, mientras persigue a sus presas y desova.

Este veloz nadador de escamas grandes tiene el triste privilegio de ser un pez predilecto para la pesca deportiva. Su población ha disminuido notablemente, pese a las restricciones que se han impuesto en los últimos tiempos para su captura.

La fauna de agua dulce que podemos encontrar entre el Caribe y la Patagonia es sin duda muy diversa. Conoce detalles sobre algunos de los peces de ríos sudamericanos.

3. Surubí

El Pseudoplatystoma es de hábitos migratorios. Se puede encontrar desde Venezuela hasta el Río de la Plata, pero su presencia destaca, sobre todo, en el río Paraná.

Peces de ríos sudamericanos: surubí
Fuente: http://aguasamazonicas.org

Pertenece al género de peces siluriformes de agua dulce y a la familia de los pimelódidos. Suele medir entre 50 y 70 centímetros de largo y pesar entre 15 y 30 kilos. Sus dos principales especies son el de surubí atigrado y el pintado.

Se alimenta de otros peces, de víboras y de ranas. Y, a su vez, es un animal muy requerido para su utilización en la gastronomía y para la pesca deportiva.

4. Trucha criolla

Percichthys trucha, llamada también perca de boca chica, es una especie endémica en ríos, arroyos, lagunas y lagos del sur de Chile y de Argentina. Forma parte del orden de los Perciformes.

Peces de ríos sudamericanos: trucha criolla
Fuente: http://neuquentur.gob.ar

Es un pez que destaca por su resistencia respiratoria y por su adaptación al agua salada. Puede alcanzar los 40 centímetros y pesar algo más de un kilogramo.

Los insectos acuáticos, moluscos, crustáceos y peces pequeños son parte habitual de su dieta. Por otra parte, resulta una presa atractiva para la pesca de carácter deportivo.

5. Piraña

Se llama pirañas a distintas especies de peces de varios géneros dentro de la familia Serrasalminae, que incluye ejemplares carnívoros, omnívoros e incluso herbívoros. Por lo general, miden entre 15 y 25 centímetros y se las encuentra en toda Sudamérica, a excepción de Chile.

Peces de ríos sudamericanos: piraña

Estos peces de ríos sudamericanos tienen una mala fama que no siempre coincide con la realidad. Pero la fantasía de ser devorados en pocos segundos por unos pequeños animales de dientes afilados no es fácil de quitar de la cabeza y el cine ha contribuido bastante a alimentarla.

Sin embargo, los ataques fatales no son la norma y ocurren, por lo general, si las pirañas se sienten amenazadas o escasea el alimento. Y es que en realidad se mueven en grupo como una estrategia de defensa más que de ataque.