5 formas de colas en peces

Yamila · 4 abril, 2018
También llamada aleta caudal, estas especies marinas la utilizan para propulsarse, si bien las hay de diferentes formas

La aleta caudal es una de las tantas que posee un animal marino, pero es la que más nos llama la atención; quizás por sus movimientos, sus formas y sus colores. En este artículo te contamos cuáles son los diferentes tipos de colas en peces. ¡Es más que interesante!

¿Cómo son las colas en peces?

La palabra ‘caudal’, que se usa para denominar a las colas de los peces proviene del latín; justamente quiere decir ‘cola’ y está ubicada en el extremo del cuerpo. Los animales la usan como medio de propulsión.

Desde los tiburones que mueven su aleta hacia los laterales, hasta los carassius que tienen ‘telas’ o ‘velos’ que les permiten moverse libremente por el agua, existen diferentes tipos de colas en peces:

1. Heterocerca

En este caso, las vértebras se extienden hacia el lóbulo de la cola, la cual es asimétrica (una parte más grande o larga que la otra). Dentro de la cola heterocerca podemos encontrar dos subtipos: epicerca –cuando el lóbulo superior es más largo que el inferior, como es el caso de los tiburones, foto que abre el artículo– o hipocerca, cuando el lóbulo inferior es el de más longitud, por ejemplo los peces voladores.

2. Protocerca

En este caso, la cola se extiende alrededor de la columna vertebral y es habitual en los embriones de los peces. Las vértebras continúan hasta la punta de la cola, la cual es simétrica pero no expandida. Este tipo de cola, además, la tienen los peces del género Amphiouxus, similares a las anguilas pero de menor tamaño y que habitan en las aguas costeras de todo el mundo.

Cola protocerca

3. Homocerca

Es la más común entre las colas en peces y se caracteriza por ser simétrica, debido a que las vértebras no se extienden hacia ninguno de los dos lóbulos en particular. Dentro de las homocercas podemos encontrar diferentes formas o terminaciones: redondeada, truncada (con dos bordes redondeados), bifurcada (termina en dos puntas), convexa (termina con una ligera punta hacia dentro) y semilunar o luna creciente.

Cola homocerca

4. Dificerca

En este caso, las vértebras se extienden hacia la punta de la cola, la cual es simétrica y expandida. Es común en las familias de los lampreas, pulmonados, bichir y celacantos. También era el tipo de cola que tenían los peces paleozoicos.

Cola dificerca

Su forma es curiosa, ya que termina en un vértice pequeño en punta en la mayoría de los casos, el cual es precedido por una parte redondeada, que forma parte del mismo cuerpo del animal.

5. Velo

Sin duda se trata de una cola ‘familiar’, ya que la tiene un pez muy conocido, presente en cientos de estanques y acuarios de todo el mundo: el carassius o pez cola de velo. Esta especie originaria de Japón llama la atención por esa especie de telas que salen de su cuerpo, no solo a la altura de la cola, sino también del vientre y espalda.

Cola de velo en pez

La cola de velo es muy liviana y se mueve velozmente, lo que le permite al pez trasladarse de un lado al otro sin problemas. De gran tamaño, en algunos casos más grande que el propio cuerpo, la cola permite determinar si un ejemplar es macho o hembra.

Si bien el color predominante del velo es naranja, también hay de otros tonos como por ejemplo el rosa, el blanco y el azul. No siempre es de la misma coloración que el cuerpo. Para los que tienen pecera en casa, deben saber que la cola de un Carassius es muy delicada y propensa a sufrir hongos, que aparecen tras la acumulación de suciedad y bacterias. Cuando está enferma, la cola cambia de color y deja de ser tan brillante.