5 especies de roedores más grandes de la fauna

El tamaño de estos animales ronda un metro, algo que de primeras no se pensaría cuando se apunta hacia la familia Rodentia, que incluye ejemplares realmente exóticos; tienen en común con sus 'primos' pequeños sus afilados colmillos

El hámster, la ardilla o el jerbo son bastante conocidos, pero pequeños, ¿pero sabías que hay especies de roedores de gran tamaño? Aunque no se parezcan entre sí, tienen ciertas características en común que merece la pena destacar. Te contamos cuáles son en este artículo.

¿Qué especies de roedores son más grandes?

La familia de los Rodentia es mucho más extensa de lo que crees y todos comparten una característica: presentan dientes incisivos afilados, que les permiten roer madera y frutos, o incluso morder cuando se encuentran en peligro. Las especies de roedores más grandes que existen son:

1. Carpincho

El carpincho –foto que abre este artículo– También conocido como capibara, es la especie de roedor más grande y pesado del mundo; prefiere climas tropicales y templados cerca de ríos, arroyos o esteros, y habita principalmente en Centroamérica y Sudamérica.

Su cuerpo robusto y su cabeza pequeña están cubiertos por un pelo grueso de color marrón; puede pesar unos 50 kilos y medir 130 centímetros. Los dientes son blancos y cuenta con cuatro incisivos inferiores y cuatro superiores.

El carpincho es un animal crepuscular que pasa el día dentro del barro o en el agua para soportar el calor y, cuando llega el momento de dormir, elige cualquier lugar entre la vegetación, ya que no construye madrigueras. Se alimenta de hierbas, plantas acuáticas, frutas y caña de azúcar.

2. Castor

Este mamífero semiacuático es nativo de Eurasia y América del Norte, aunque ha sido introducido en el hemisferio sur, donde se lo considera una plaga invasora. Prefiere hábitats húmedos y con buena cantidad de árboles, los cuales le sirven tanto de refugio como de comida.

Castor: trabajo

Se lo conoce por tener una cola amplia y escamosa, así como también por su capacidad de construir diques en arroyos y ríos. Los adultos pueden pesar hasta 16 kilos y medir unos 25 centímetros (más la cola).

Los cuatro dientes incisivos del castor son afilados y fuertes, de color naranja y capaces de cortar un trozo de madera de 30 centímetros en 15 minutos.

3. Puercoespín común

Es otra de las especies de roedores más grandes del mundo y vive en regiones cálidas de África y sur de Europa. Su principal característica son las largas púas negras y blancas que recubren la parte posterior del cuerpo, y que lanza cuando se siente amenazado.

Puercoespín común

El puercoespín es mediano (60 centímetros de largo y 15 kilos de peso); su cabeza es pequeña y tiene dos pares de incisivos sobresalientes de la boca. Estos le permiten alimentarse de raíces, tubérculos y vegetales.

Es un animal muy tranquilo, reservado y que no se defiende salvo cuando es necesario. Además tiene hábitos solitarios o forma grupos familiares pequeños, se oculta en madrigueras excavadas por él mismo y sale de noche aprovechando su sentido del olfato bastante desarrollado.

4. Mara patagónica

Se la conoce también como liebre criolla, aunque no pertenece a esa familia, y es uno de los roedores más grandes del mundo: puede pesar 16 kilos. Se trata de un animal endémico de Argentina, que vive en estepas, desiertos y llanuras.

Mara patagónica: cómo es su cuerpo

Cuenta con patas largas y fuertes que le permiten correr a gran velocidad cuando es perseguido. La mara es diurna, herbívora y monógama (algo poco común en los roedores) y cada pareja cuenta con un territorio de unas 40 hectáreas. Todos los años la hembra da a luz a seis crías en madrigueras subterráneas hechas por ellos mismos.

5. Coipú

Se la llama también ‘nutria roedora’ y tiene un aspecto muy similar al castor. Este mamífero habita en el sur de Sudamérica, precisamente en humedales, lagos y arroyos.

Coipú

De gran talla (pesa unos 10 kilos y mide 60 centímetros), tiene un pelaje marrón oscuro con hocico grisáceo y largos bigotes claros. Los dientes incisivos –dos arriba y dos abajo– son de color naranja. Además, presenta una cola larga y escamosa que le permite nadar sin problemas.

Se reproducen anualmente una vez que alcanzan el primer año de vida. La gestación dura 19 semanas y en cada camada nacen unas seis crías. Algo muy curioso es que la hembra puede amamantar a sus cachorros mientras nadan, ya que las mamas se encuentran en los laterales del vientre.

Te puede gustar