9 enfermedades en pájaros enjaulados

La falta de cuidados, el cautiverio, los cambios de hábitat y la superpoblación conducen a ciertas enfermedades en pájaros enjaulados.
9 enfermedades en pájaros enjaulados

Escrito por Yamila

Última actualización: 13 marzo, 2022

Los animales no han nacido para vivir encerrados, prisioneros o cautivos, sino para ser libres. Aunque muchas personas crían aves y estas han sabido adaptarse a estar en una jaula toda su vida, también es verdad que sus cuerpos se rebelan contra esa situación antinatural. Si a eso le sumamos la falta de cuidados, aparecen ciertas enfermedades en pájaros enjaulados. Te contamos más a continuación:

¿Qué enfermedades existen en pájaros enjaulados?

Si tienes aves en casa es necesario que sepas sobre ciertas enfermedades o patologías que pueden sufrir por el hecho de vivir en una jaula. Algunos problemas son causados por cuestiones climáticas, otros por falta de cuidados y también están las que aparecen porque el animal no es feliz:

1. Falsa muda

Muchas veces los pájaros son llevados a lugares muy lejanos de su hábitat natural y, por ello, deben acostumbrarse a los cambios climáticos. Sin embargo, sus organismos siguen ‘pensando’ como si estuviesen en su ecosistema original y actúan en consecuencia.

Cuando el ave habita una zona cálida, o en la casa donde lo tienen de mascota utilizan demasiado la calefacción, el animal mudará sus plumas más veces de lo normal. ¿Para qué? Para evitar que su temperatura corporal aumente.

Pajaro en una jaula

El problema reside en que este cambio de plumas supone un gran desgaste físico para el pájaro, su ciclo natural se ve alterado y hasta puede morir. Para evitarlo, te recomendamos que lo coloques en un sitio fresco donde haya sol, pero también horas de sombra.

2. Ornitosis

También llamada psitacosis, es una enfermedad infecciosa muy contagiosa que afecta a las aves y está causada por una bacteria, la Chlamydia psittaci. Cualquier pájaro puede portar el agente infeccioso en sus plumas, tejidos y secreciones.

La ornitosis es más frecuente en los pavos, patos y palomas, aunque también afecta a los canarios –en los cuales no es mortal– y puede ser contagiada a las personas y a los mamíferos domésticos. Los síntomas de la enfermedad en las aves son: vientre abultado, inapetencia, excremento de color verdoso y problemas respiratorios.

3. Estrés

Es una de las típicas enfermedades en pájaros enjaulados, sobre todo en aquellos ejemplares que no han nacido en cautiverio. El hecho de pasar de ser libres a estar en un ambiente pequeño, muchas veces compartido con varias aves más, sin dudas es traumático para el animal.

Una de las maneras de darnos cuenta de que un pájaro está estresado es analizando su comportamiento: puede rascarse, picotearse y autolesionarse como ‘vía de escape’ o para tratar de reducir su ansiedad.

4. Quistes foliculares

Se trata de unas protuberancias que aparecen en cualquier parte del cuerpo del animal, aunque son más comunes debajo de las alas, y que requieren de intervención de un veterinario para ser extirpadas a través de cirugía.

Los quistes aparecen cuando las plumas en vez de nacer hacia el exterior, por algún motivo, se retraen. Esto es común en aquellas aves con plumaje denso como el loro o el canario.

5. Hipotermia

El plumaje de las aves las suele hacer más resistentes frente a climas fríos. Sin embargo, las corrientes de aire pueden ocasionar que se pierda con facilidad la temperatura de su cuerpo, por lo que quedan susceptibles a condiciones como la hipotermia. Esta situación no solo pone en riesgo la vida del ejemplar, sino que lo hace más vulnerable a diversas infecciones.

Los síntomas más evidentes de esta condición son: diarrea, letargia, secreciones nasales, pérdida del apetito y temblores musculares. Como te podrás dar cuenta, los signos de alerta pueden pasar desapercibidos si no se les pone la suficiente atención. Por lo tanto, es importante acudir con un veterinario si detectas cualquier anomalía en su comportamiento.

6. Hipertermia

El cuerpo de las aves está adaptado de manera específica para las condiciones de su hábitat natural. No obstante, la venta de estos ejemplares ha ocasionado que varias especies lleguen a zonas con climas diferentes, lo que ocasiona problemas como el golpe de calor o hipertermia.

Las aves son incapaces de sudar, de manera que utilizan el jadeo como una medida desesperada para enfriar su cuerpo. El único problema es que si no lo logran, muchos de sus órganos comenzarán a resentir los estragos del calor. En consecuencia, podrían caer en coma o incluso llegar a la muerte. Si detectas que tu ejemplar jadea muy fuerte o respira rápido, acude de inmediato con tu veterinario.

7. Enteritis necrótica

La enteritis necrótica es quizá una de las enfermedades más comunes que existe, ya que el agente causal se encuentra de manera normal en los intestinos de las aves enjauladas. Esto incluye especies tan hermosas como los psitácidos (loros, guacamayos y cotorros) o ejemplares comerciales como las gallinas.

Esta enfermedad es en realidad una consecuencia de la sobrepoblación de la bacteria Clostridium perfringens. Sin embargo, dicha situación solo aparece si existen cambios repentinos en la dieta, si se presentan enfermedades inmunosupresoras o si el ave pasa por algunos tratamientos con antibióticos. Los principales síntomas de este padecimiento son: diarrea, letargia, pérdida del apetito, plumas erizadas y depresión.

8. Viruela aviar

La viruela aviar es producida por una infección vírica que afecta a varias especies de aves, tanto silvestres como ornamentales. Existen 2 formas diferentes de este padecimiento, la húmeda y la seca. La primera provoca úlceras en las mucosas internas, mientras que la segunda ocasiona lesiones en la cara, en la cresta, en la barbilla y en otras áreas sin plumas.

En la actualidad no existe tratamiento efectivo contra esta infección, pero en las zonas donde predomina la patología se suelen proveer vacunas para inmunizar a las aves. Esto es de suma importancia, pues la enfermedad no solo se transmite por contacto directo, sino también por los mosquitos y otros insectos como los ácaros.

9. Parásitos

Si bien no es un problema muy habitual en las aves en cautiverio, lo cierto es que cuando llega un nuevo pájaro a casa quizás contenga parásitos internos o externos. Es posible que los contagie a sus ‘compañeros’ de jaula.

Loros rascandose parasitos

En el caso de los parásitos externos, estos viven sobre la piel o entre las plumas; por su parte, los internos se alojan en los intestinos, la sangre o debajo de la dermis. Los síntomas de la proliferación de estos últimos pueden ser: anorexia, letargo, diarrea, distensión abdominal, pérdida de peso, presencia de gusanos en las heces, debilidad en las alas, entre otros.

Para poder determinar si tu ave tiene parásitos es necesario que lleves al veterinario una muestra de las heces; aunque otra opción es que el profesional le extraiga sangre para analizarla. Una vez que haya confirmado el pronóstico, el profesional indicará el tratamiento adecuado.

Te podría interesar...
Aves parlantes: especies y características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Aves parlantes: especies y características

La expresión 'aves parlantes' denomina popularmente a las especies de aves que son capaces de imitar el habla humana. ¿Cómo son estas mascotas?