Curiosidades sobre las aves

Yamila · 4 noviembre, 2017

Son realmente hermosas, llamativas, coloridas y algo desconocidas para los humanos. En el siguiente artículo te contamos algunas curiosidades sobre las aves en relación a su plumaje, su vuelo, sus cantos y sus huevos. ¡No te lo pierdas!

Algunas curiosidades sobre las aves

Si eres un curioso del reino animal, a continuación te ofrecemos varios datos interesantes sobre el género de las aves:

Pajaro de colores posado en un poste

1. La más antigua vivió hace 150 millones de años

Su nombre era Archaeopteryx, y era una especie de “combinación” entre un dinosaurio emplumado y un ave moderna. Vivió durante el Período Jurásico Superior al sur de la actual Alemania, y se asemejaba a la urraca europea, aunque un poco más grande de tamaño. El fósil de este ave se descubrió poco después de que Darwin lanzara “El origen de las especies”.

2. Las aves no tienen dientes (menos una)

Una de las curiosidades sobre las aves es que no presentan dientes en la boca. Por ello es que cuentan con un pico que les permite trocear o agarrar sus presas antes de comerlas. La única excepción es la del pollito (cría de la gallina), el cual cuenta con un pequeño incisivo que le sirve para romper el cascarón. A los pocos días de nacer “se le cae” solo y pasa a ser un ave como las demás, al menos, en ese aspecto.

3. Huevos grandes, pequeños, resistentes…

Sin duda, nos llama la atención como seres humanos la forma en que comienza la vida para las aves. Y eso no es todo, porque existen otras curiosidades en relación a los huevos que merece la pena indicar.

Por ejemplo, que el más pequeño del mundo pertenece al colibrí, y el más grande al avestruz (que, además, precisa 2 horas de cocción para que quede duro); que un pichón de Albatros Real necesita 79 días de ser empollado, o que nueve es la cantidad máxima de yemas encontradas en un solo huevo.

Además, otra de las curiosidades sobre las aves y los huevos es que, según a qué grupo pertenezcan, pueden o no necesitar ayuda de los padres para sobrevivir.

En el caso de los pollos, las gaviotas, las avestruces y los patos, apenas rompen la cáscara, están listos para empezar su vida. Por el contrario, los pájaros carpinteros, los búhos y los cantores (entre otros) deben ser alimentados y protegidos por sus progenitores durante un par de días o semanas.

4. Alas por aquí y por allá

Todas las aves tienen alas menos una: el kiwi. Este pequeño animal que vive en Oceanía y es similar a la fruta no cuenta tampoco con cola. Las avestruces y los pinguinos sí disponen de alas, pero no tienen la capacidad de volar.

Y si de habilidades para el vuelo se trata, sin duda el colibrí se lleva el primer premio: es la única ave que puede mover sus alas más de 4800 veces por minuto y volar hacia atrás. Por otra parte, los ejemplares más grandes, como el cisne o el ganso, tienen cerca de 25 mil plumas en su piel. ¡Y las cambian de vez en cuando!

5. Cuestiones orgánicas

Las curiosidades sobre las aves también se relacionan a su fisonomía. Por ejemplo, además de contar con pulmones, también tienen sacos aéreos distribuidos por todo el cuerpo y que se llenan según las necesidades.

Un tucan en el suelo

La temperatura corporal de un pájaro es de unos 7 grados más que las personas. Para hacer descender ese valor, utiliza una buena cantidad del aire que ingresa en el organismo, ya que no tiene la capacidad de sudar. El corazón de un ave puede latir entre 400 veces (cuando descansa) y 1000 veces (cuando vuela) por minuto.

6. De comidas y emboscadas

Seguro que has visto revolotear a las gaviotas cerca del mar. Su alimentación está basada en pescados, pero, además, no dejan de lado otros menús. Por ejemplo, cuando las ballenas se acercan a la costa, aprovechan para arrancarles pedazos de grasa y carne. Los enormes mamíferos marinos ni se dan cuenta.

Por último, una especie que vive en los bosques australianos tiene una técnica muy interesante para conseguir alimento: expande su gran pico y aguarda a que un lagarto, una rana, un insecto o un ave más pequeña caiga en esta trampa mortal.