Consejos para llevar a tu mascota al veterinario

Yamila · 17 diciembre, 2017
Llevar a tu amigo al veterinario puede ser un momento de gran angustia tanto para tu compañero animal como para ti; ello, ya sea perro o gato, así que te presentamos una serie de consejos para llevar a tu mascota al veterinario

Nadie dice que no sea tedioso, pero es necesario que a tu perro o gato lo revise un médico, sobre todo cuando está enfermo. En el siguiente artículo te daremos algunos consejos para que llevar a tu mascota al veterinario no sea una misión imposible.

¿Por qué llevar a tu mascota al veterinario?

Esta pregunta puede resultar obvia para algunos, pero siempre es bueno recordar los motivos por los cuáles llevar a tu mascota al veterinario es una buena idea. En ocasiones, la falta de tiempo o de dinero y la creencia popular de que ‘se le va a pasar solo’ puede derivar en enfermedades graves o difíciles de curar. Entonces, ¿por qué consultar con el profesional?

Perro y gato en el veterinario

1. Si tu mascota está enferma tú puedes enfermarte

Existen diferentes patologías que los perros y gatos pueden contagiar a las personas, por lo que si no quieres enfermarte tú también, deberías llevarle al veterinario. Algunos parásitos, virus y bacterias de los animales afectan a los seres humanos.

2. Cuando no se trata, el animal sufre

Quizás tu compañero no lo demuestre con palabras, pero eso no quiere decir que no esté sufriendo. Las mascotas son seres vivos que no merecen pasar penurias de ningún tipo, y si depende de nosotros evitarles los dolores… ¿Por qué no hacerlo?

3. Mejorarás su calidad de vida

No se trata de ‘ir por gusto’ al veterinario, pero sí de respetar los controles anuales y cumplir con el calendario de vacunación, con el fin de evitar enfermedades o problemas que presenten una gravedad considerable.

4. No puedes medicarlo tú

El único profesional capacitado para dar un diagnóstico y un tratamiento es el veterinario, por ello es fundamental que lo lleves a la consulta. Aunque parezca increíble, algunos dueños cometen el error de hacerles ingerir medicamentos para personas, y eso puede ser aún peor.

Tips para llevar a tu gato al veterinario

Se dice que ‘los gatos son de la casa’ porque no les gusta salir, a no ser que sea por sus propios medios e intereses. Por ello, llevarles al veterinario puede suponer un gran estrés para el animal, sobre todo cuando no sabemos cómo actuar.

Lo primero que necesitamos es un transportín, el cual se compra en las tiendas de mascotas, y en el que lo meteremos quizás con algún ‘engaño’, como por ejemplo poniendo comida o un juguete en el interior. Te recomendamos que no lo metas a la fuerza porque puede lastimarte y aumentar su estado de nerviosismo.

Una buena manera de que el gatuno se acostumbre a esa caja es dejarla a disposición en todo momento en casa, por ejemplo al lado de su área de juegos. Así no es desconocida para él porque ya ha dejado en el transportín sus feromonas y aroma.

Si llevamos al gato al veterinario en el coche debemos procurar que las ventanas estén cerradas para reducir los ruidos, y que el transportín lleve cinturón de seguridad para evitar accidentes. Al regresar a casa tras la consulta, deberás dejarle en la caja unos instantes hasta que se de cuenta de que está en el hogar de nuevo y, recién llegado allí, abrirle la puerta.

Cómo llevar al perro al veterinario

Si tu can tiene miedo al médico, algo bastante habitual, presta atención a los siguientes consejos para llevar a tu mascota al veterinario:

  • Acostúmbrale a los viajes en coche, así no lo relaciona siempre con el mismo destino.
Gato en el veterinario

  • Prémiale con un dulce o un juguete cuando se porta bien.
  • Ten el hábito de estar pendiente de su bienestar a través de juegos y mimos.
  • Mantén tú también la calma, ya que los animales presienten la angustia y ansiedad de sus dueños.
  • Llama al veterinario para que vaya a tu casa en casos extremos.
  • Quédate siempre a su lado para que no piense que quieres abandonarle.
  • Aumenta la cantidad de visitas rutinarias al veterinario para evitar que lo relacione con el dolor.
  • Asegúrate de que viaje seguro y cómodo de camino a la consulta.
  • No lo reprendas si hace sus necesidades en la clínica: es porque está asustado.
  • Ponle bozal solo si se pone muy agresivo y puede suponer una amenaza para personas o animales.
  • Busca un veterinario de confianza y llévalo siempre al mismo para que no le trate alguien al que considere un desconocido.

Fuente de la imagen principal: mmmWolf