Juguetes interactivos para perros

Laura Huelin · 1 noviembre, 2017

El órgano más desarrollado en los cánidos es el olfato. Podemos aprovecharnos de su tendencia natural a buscar y encontrar cosas para crear juegos que sean divertidos para nosotros y para nuestras mascotas. Los juguetes interactivos para perros son muy entretenidos y beneficiosos. A la venta en tiendas para mascotas se pueden encontrar varios tipos; sobre todo, variaciones de puzzles. Suelen ser caros y puede ser difícil iniciar a nuestro can en ellos. Si el peludo no puede ganar, puede frustrarse y enfadarse, por lo que el juego ya no es divertido para nadie.

En casa podemos crear fácilmente juegos interactivos para perros gratis, reciclando cosas que ya tengamos. A continuación os damos unas cuantas ideas para crear juguetes para can, pero con imaginación podrás crear tus propios juguetes.

Juguetes interactivos para perros

Un juguete interactivo es un objeto que el perro tiene que manipular de una manera determinada para conseguir un premio. Solo averiguando cómo tiene que manipularlo va a conseguir el premio. Para esto, el can tendrá que usar el olfato, la inteligencia y alguna parte de su cuerpo para conseguirlo.

Fuente: Facebook de CleverPet

El olfato es importantísimo para un perro. Usar el olfato relaja, ayuda a descansar mejor, es bueno para eliminar el estrés y, cuando tu can supere el juego y consiga el premio, además, va a subir su autoestima, por lo que será más feliz.

Cómo se usa un juguete interactivo

Para crear un juguete interactivo tenemos que tener en cuenta cuatro cosas:

  1. Que el perro pueda superar el reto. Lo que queremos es que resuelva el problema, por lo que tendremos que darle solo retos fáciles para él. Si el perro no es capaz de adivinar cómo conseguir un premio, tendremos que rebajar el nivel y volver a empezar. Pero desde un nivel más fácil.
  2. Que no sea aburrido. Cuando empiece a superar los obstáculos, tendremos que subir la dificultad poco a poco, al ritmo que sea capaz de superar el juego. Los juguetes interactivos para perros deben ser, ante todo, interesantes.
  3. Que esté adaptado al tamaño del perro. No podemos crear el mismo juego para un chihuahua que para un pastor alemán. Queremos que el can se divierta, y si no puede resolver el juego, no puede divertirse.
  4. Que sea seguro. No podemos usar materiales que sean tóxicos o peligrosos en caso de que el perro se los coma por accidente. Tampoco que tengan bordes cortantes.

Los juguetes interactivos para perros deben ser usados siempre bajo supervisión, y no deben durar más de 10 minutos al día. Más tiempo puede generar estrés o frustración. Con esto en mente, escoge los premios que a tu can más le gustan y ya puedes empezar a crear tus propios juguetes.

Juguetes interactivos caseros

Te proponemos cinco juegos de diferentes niveles que se pueden crear en casa con materiales reciclados:

  • Searching. Es el juego básico y más fácil con el que podemos empezar. El searching se basa en repartir por el suelo trocitos de premios y dejar que el perro los busque, sin darle órdenes para empezar ni para terminar. Tu can pondrá su nariz en funcionamiento y ya descubrirá cuándo se han acabado los premios. Cuando el peludo sepa qué quieres y cómo se buscan los premios, puedes subir al siguiente nivel.
  • Un premio dentro de papel de periódico. En una bola de papel de periódico viejo, esconde un par de premios. Es mejor este papel, o de cocina, porque es más amable al tacto que el de revista, y es menos peligroso en caso de que tu can intente comérselo junto al premio. Recuerda que hay que hacer el juego muy fácil, y al principio las bolas de papel deben estar flojas y contener muchos premios. A medida que tu perro aprenda a deshacerlas, puedes ir reduciendo la cantidad de premios y apretando la bola de papel.

Juguetes interactivos para perros con materiales reciclados

  • Un premio dentro de una caja. Para nosotros, una caja no es ningún obstáculo, pero meterse dentro, para un perro, puede ser todo un reto. Esconde premios dentro de una caja y deja que tu can se lance a recuperarlos o a meterse dentro Si este reto es demasiado fácil, puedes darle la vuelta y dejar que averigüe cómo volcarla para conseguirlos.

  • Premio dentro de botella. Necesitamos una botella de plástico vacía y limpia. Le recortamos varias ventanas o le hacemos agujeros y le echamos dentro unos cuantos premios. El perro los conseguirá haciándola rodar o volcándola. Recuerda que los juguetes deben ser seguros: ten cuidado de no dejar bordes cortantes al hacer los agujeros y quitarle la anilla de plástico del tapón.
  • Botellas suspendidas. Con este juguete, tu perro tendrá que aprender a darle la vuelta a las botellas para conseguir el pienso que hayas puesto dentro. Necesitas tres botellas de plástico vacías y una estructura desde la que suspenderlas. Atraviesa las botellas por la mitad con un palo y deja que tu perro averigüe cómo darles la vuelta para que los premios salgan por la boca.

Los juguetes interactivos son una clase de juego muy sano y beneficioso que podemos ofrecerle a nuestros perros. Si los adaptamos a sus capacidades, les proporcionaremos un rato de entretenimiento y diversión que hará que mejore su estado de ánimo y reforzará nuestro vínculo con ellos.