Aves como mascotas: mejor por parejas

Tener un ave en el hogar es una excelente opción. Los relativos pocos cuidados que demanda, además de su canto, le convierten en la alternativa favorita de muchos para tener una mascota.

Pueden llegar a ser animales muy sociables y disfrutan viviendo en pareja. Ahora bien, ¿cuáles son las más fieles y qué tener en cuenta para elegir un ave como mascota?

El reino animal de dos en dos

Muchos de los animales del entorno se caracterizan por ser fieles a una pareja durante toda la vida. Entre ellos, hay especies tan diferentes como los cisnes, los lobos, los pingüinos, las lechuzas, el cóndor o los castores.

Todos ellos comparten la particularidad de elegir una pareja y vivir con ella hasta la muerte. Se juntan en la edad adulta, se aparean, tienen sus crías y permanecen fieles de por vida.

En ocasiones no se tiene en cuenta que, al igual que muchos animales no domésticos, las aves también disfrutan de la compañía. A continuación, pasamos a desglosar una lista con aquellas especies de aves como mascotas más fieles:

Pareja de periquitos en una rama

Periquito

El periquito es ideal para tenerlo en casa porque no requiere de tantos cuidados, por lo que es de las aves más comunes en el hogar. Tiene la particularidad de que disfruta en compañía, especialmente si se trata de una pareja, a la que es fiel de por vida.

Cuidados

Es recomendable tener una jaula amplia para adquirir al menos dos pericos. No obstante, debemos evitar colocar dos hembras juntas, ya que en épocas de celo pueden pelearse.

Alimentación e higiene

Su alimento es a base de semillas, frutas y verduras como lechuga o manzanas.

Es importante, además, limpiar su jaula a diario, con más motivo si hay más de uno en ella. Y es que hay que tener en cuenta que defecan cada 15-20 minutos.

Un ave fiel

Este animal suele escoger una pareja y mantenerla sin cambios de por vida. Con ella misma tendrá crías, ya sea en el ámbito doméstico o si habita en libertad.

Si fallece su compañero/a, generalmente busca a otro de su especie a quien toma nuevamente para siempre. Por ello, para que sea feliz es recomendable siempre tenerlos de dos en dos.

A tener en cuenta

Si no se desean crías lo ideal es escoger dos machos, ya que no suelen pelearse entre ellos. En este caso puede que canten menos, pues el canto es para atraer al sexo contrario.

Agaporni

Es una variedad de perico y comparte con él características de tamaño y esperanza de vida. Suele llegar a los 20 cm y vivir 12 años con buenos cuidados.

Los más compañeros

Muy especialmente en esta especie se cumple la fidelidad a una pareja, pues la conservan durante su vida y, por ello, se los conoce popularmente como ‘pájaro del amor’.

También son llamados ‘inseparables’, pues el agaporni papillero nos reconocerá como familia suya si desde pequeños les hemos alimentado nosotros mismos con la papilla, razón por la que se muestran cariñosos y juguetones con las personas.

Es importante que vivan en pareja, en jaulas lo suficientemente amplias, pues de lo contrario no sobrevivirán durante mucho tiempo. Son aves delicadas a los cambios de temperatura y, por este motivo, es importante rociar sus plumas con agua diariamente.

Diamante mandarín

La especie diamante mandarín es menos conocida dentro de las aves a adquirir como mascota, pero se ha ido ganando un lugar entre los hogares. Los cuidados son similares al de los pericos. Necesita de una jaula grande, especialmente porque se recomienda que vivan al menos de a dos.

Se alimentan a base de cereales o preparados de semillas y se bañan frecuentemente. Por esto último es conveniente colocar un recipiente con agua para que se empapen.

En pareja

Esta ave de pequeñas dimensiones, pico y patas de color rojo, vive en compañía. Se recomienda adquirirlo por pareja, para que se sientan acompañados y a gusto.

Pareja de loros en una rama

Loro

Es la mascota perfecta entre las aves si se quiere algo más de sonoridad en el hogar. Y es que puede aprender frases y, de esta manera, convertirse en el entretenimiento y la compañía de la casa.

Es sociable, le gusta interactuar y, si se adiestra bien, puede permanecer tiempo fuera de la jaula. No sólo disfruta de estar con los de su especie, sino especialmente de la presencia humana del hogar.

Conclusión

Estas aves se caracterizan por precisar de escasos cuidados para vivir, así como por su fidelidad y sociabilidad. Por ello, es importante tenerlas siempre en pareja. Eso sí, debemos adquirirlas en sitios autorizados, entre otras cosas porque algunas son aves exóticas.

Fuente de la imagen principal: Ferran Pestaña

Te puede gustar