Zorro de Bengala: hábitat y características

El zorro de Bengala es un cánido fiel a su pareja y a sus crías, a las que cuida con gran dedicación mientras crecen hasta que están listas para dejar la guarida.

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 26 noviembre, 2021

Los zorros son conocidos por su inteligencia, astucia y habilidad de adaptación a distintos hábitats, incluyendo áreas urbanas. Son mamíferos que comparten familia con los perros (Canidae) y se distribuyen por gran parte del mundo. Uno de los representantes menos conocidos es el zorro de Bengala, oriundo del subcontinente indio.

Este escurridizo cánido también lleva por nombre zorro indio, mientras que a nivel científico se clasifica como Vulpes bengalensis. Se trata de un formidable animal que no teme a las personas, por lo que puede vivir en las cercanías de los asentamientos humanos. No dejes de leer las siguientes líneas para que descubras todas las características y el estilo de vida de este tipo de cánido.

Hábitat y distribución del zorro indio

Como ya hemos mencionado, el zorro de Bengala es endémico de lo que se considera el subcontinente indio. Esto incluye países como Pakistán, Nepal e India. Se distribuye en específico en las zonas bajas o estribaciones del Himalaya, pasando por el sureste de Pakistán hasta el sur de la India.

Este cánido ocupa varios hábitats y puede vivir en zonas montañosas que no superan los 1400 metros sobre el nivel del mar. Suele estar en ecosistemas abiertos como pastizales y matorrales, pero prefiere las zonas semidesérticas y áridas, donde consigue tierras sueltas para cavar y establecer su madriguera. También se tienen avistamientos de este ejemplar en cultivos agrícolas.

Características del zorro de Bengala

En el plano físico, el zorro indio se caracteriza por tener un tamaño medio que no sobrepasa los 60 centímetros de longitud. Sin embargo, en su tronco resalta una cola prominente, con un largo equivalente al 60 % de su cuerpo. La masa corporal varía desde los 2,5 a los 4 kilogramos, tanto en hembras como en machos.

La coloración difiere con base en la estación del año. De manera general, el cuerpo es grisáceo en la región dorsal y más claro en el vientre. El tono cambia en el área de las patas, con una variación marrón rojiza, al igual que en las grandes y puntiagudas orejas, con un tono pardo oscuro. El negro está presente en varias partes del cuerpo: el extremo de la cola, los bordes de las orejas, los labios y la punta del hocico.

Una característica distintiva de este tipo de zorro es el pelaje negro en la punta de su cola.

Comportamiento

El zorro indio posee gran agilidad y destreza, por lo que no necesita compañía para ir a cazar y prefiere hacerlo solo. Sin embargo, no todo el tiempo es solitario y establece una relación larga con su pareja, ya que es un animal monógamo. También se han visto ejemplares en grupos con los cachorros que aún no se dispersan. Algunas crías pueden vivir cerca de sus padres.

Los patrones de actividad se realizan en horas crepusculares y nocturnas, en las que el encuentro con seres humanos se reduce de manera considerable. Estos hábitos pueden cambiar en los días más fríos, por lo que estos cánidos salen a plena luz del día con la finalidad de aprovechar cualquier oportunidad para alimentarse.

La comunicación de este zorro está muy bien desarrollada y puede utilizar una amplia gama de sonidos. Los ladridos, que se repiten de 3 a 4 veces por ciclo, son muy importantes para establecer su territorio. También emite gruñidos, gemidos y una combinación de ambos.

Este animal también se comunica de forma química mediante la deposición de excrementos. 

Este cánido se refugia en madrigueras subterráneas, las cuales poseen varias aberturas (por lo general de 2 a 7) que conducen al centro o sitio de descanso. Las abandona para alimentarse y nutrir a su prole.

Hábitos alimenticios de V. bengalensis

El zorro de Bengala es un excelente cazador. También es oportunista, por lo que aprovecha muchas fuentes de alimentos. Un gran porcentaje de su dieta se compone de insectos (hormigas y saltamontes), artrópodos en general y sus larvas. No obstante, para poder sobrevivir necesita presas de mayor tamaño, como mamíferos roedores y algunos reptiles.

Al igual que en otros tipos de zorros, las aves también forman parte del menú de V. bengalensis. Estas incluyen algunas especies domesticadas por los humanos, así como sus huevos. Para complementar su dieta ingiere frutas, entre ellas el nimbo, el mango y la ciruela de Java.

Es un animal omnívoro debido a su amplio abanico alimenticio, formado por invertebrados e vertebrados, y complementado con frutas.

Reproducción del zorro de Bengala

Este cánido establece una relación que perdura en el tiempo y, como hemos dicho, es de naturaleza monógama. El ciclo reproductivo comienza en los meses de diciembre y enero, si bien los nacimientos se pueden extender hasta marzo.

El zorro de Bengala es vivíparo y solo tiene una camada de 3 crías por año. La gestación dura un poco más de mes y medio (53 días). Durante la época reproductiva, la madre cava su propia madriguera o puede utilizar las guaridas antiguas. También tiende a emplear las casas de otros animales excavadores (como los jerbos).

Aunque el estudio del zorro indio en la naturaleza es complicado, se ha observado que posee un excelente cuidado parental. Tanto hembras como machos se involucran en la crianza de los pequeños. Durante los dos primeros meses de vida mantienen una vigilancia constante de la guarida, así que la pareja debe turnarse en la búsqueda de comida.

Los cachorros apoyados por sus padres crecen de forma rápida. A los 4 meses de edad ya se encuentran listos para abandonar la guarida y buscar su propio rumbo. La dispersión de la camada coincide con la época de más abundancia de alimentos, esto es, la temporada de los monzones. La madurez sexual ocurre entre los 1 y los 2 años de edad (para ambos sexos).

Estado de conservación del zorro de Bengala

Esta especie se encuentra en la categoría de “Preocupación menor (LC) según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés), debido a su gran distribución en el territorio. Sin embargo, la población ha disminuido por varios factores.

La principal amenaza para el zorro de Bengala es la pérdida de hábitat por el uso humano de la tierra, lo que conlleva a que ocurran mayores encuentros entre nuestra especie y estos cánidos en zonas pobladas. Además de ser depredado por animales como los lobos, sufre los efectos de la caza por parte de las personas locales.

El zorro de Bengala es un cánido inteligente, audaz, fiel a su pareja y que cuida con dedicación a sus cachorros. Se encuentra en sitios protegidos como parques y reservas de vida silvestre, aunque también en varios zoológicos en los que se reproduce sin ningún inconveniente.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
¿Puede tenerse un zorro como mascota?

Los zorros son astutos, escurridizos y muy hábiles. Conoce aquí qué tan feliz puede vivir un zorro como mascota en un hogar.