El trabajo en equipo de las hormigas

Yamila · 15 noviembre, 2017
Estos pequeños insectos asumen sus roles incluso aún cuando ello les va a costar su vida, con tal de proteger a su colonia; son colaborativas y muy trabajadoras

Cuando hablamos de organización y cooperación, estos pequeños insectos pueden darnos una buena lección. El trabajo en equipo de las hormigas es realmente fabuloso y deberíamos conocerlo para aplicarlo en la oficina o en casa. Sin lugar a dudas, su lema es “la unión hace la fuerza”. Aprende más sobre ellas en el siguiente artículo.

Trabajo en equipo de las hormigas: funciones

Las hormigas viven en colonias conocidas popularmente como ‘hormigueros’, los cuales presentan montículos de tierra, arena o arcilla como puerta de entrada y un intrincado sistema de laberintos bajo tierra, donde todo sucede. Una de las características de estos insectos es que son eusociales: tienen una organización social compleja.

Básicamente, este tipo de vida se basa en tres premisas: los adultos se encargan de las crías, conviven varias generaciones en un mismo hogar, y los miembros se dividen en dos castas (reproductora y obrera). Dentro del trabajo en equipo de las hormigas podemos destacar diferentes hábitos, funciones y datos curiosos:

1. Se sacrifican por el bien de la colonia

Las hormigas tienen algo que muchos llaman ‘conciencia social’ y todo lo que hacen es pensando en el bien común. Por ello, es normal que se dejen atrás a las que están heridas o han sido atrapadas por los depredadores cuando están fuera del hormiguero.

La especie forelius pusillus tiene una técnica infalible que ejemplifica muy bien este sentido de comunidad: todas las noches un grupo de 10 hormigas sella la entrada de la colonia con rocas, ramas y barro.

Para ello, deben permanecer fuera del hormiguero, por lo cual al terminar el trabajo quedan expuestas a los depredadores, pero… ¡Salvan a las miles que quedaron en el interior!

2. Se juntan para ‘fabricar’ cosas

En este caso sí que se puede aplicar aquello de ‘la unión hace la fuerza’ y demostrar cómo el trabajo en equipo de las hormigas asegura la continuidad de la especie. Las que habitan en América del Sur tienen la capacidad de agruparse para formar estructuras firmes y resistentes, y así evitar que la mayoría de las compañeras mueran.

Trabajo en equipo de las hormigas: fabricar

Por ejemplo, pueden juntarse para crear una balsa gigante para que la colonia completa se salve de una inundación; o puentes colgantes para que las demás puedan pasar sin caer al vacío.

3. Se organizan en castas

La vida en la colonia está basada en el matriarcado. Es decir, que la cabeza de familia es una hembra conocida como ‘reina’, que es la encargada de fundar la colonia, la cual permanece activa hasta que esta que muere.

Los machos solo se usan para la reproducción y, una vez que terminan su trabajo, mueren naturalmente. Cuando la reina es fecundada excava una cueva donde depositar los huevos, y entonces decide si quiere que nazcan hembras o machos, según las necesidades de la colonia.

Las labores que requieren mayor esfuerzo físico son llevadas a cabo por las obreras, que son las hembras estériles del hormiguero. Se encargan, por ejemplo, de cuidar a las larvas, mantener limpia la madriguera, conseguir alimento y defender la entrada. Las más jóvenes se quedan en el interior del hormiguero, mientras que las adultas salen al exterior.

Las enseñanzas del trabajo en equipo de las hormigas

Podemos traspasar este tipo de organización a nuestra vida cotidiana y aprovechar un sistema que es realmente eficaz en cada situación. El trabajo en equipo de las hormigas nos enseña sobre:

1. Definir los roles de cada miembro

No todos los individuos somos capaces de hacer las mismas tareas. Por ello, si cada miembro de un grupo o asociación tiene claro cuáles son sus obligaciones será más fácil que todo funcione correctamente.

2. Comunicarse entre sí

Si una hormiga encuentra una gran fuente de alimento llama a sus compañeras para que todas se beneficien, o si existe un peligro alerta a las demás. Lo mismo deberíamos hacer nosotros con quienes nos rodean, aunque sabemos que esto no es lo habitual, por desgracia.

Trabajo en equipo de las hormigas: comunicación

3. Comprometerse

Las hormigas hacen todo lo que pueden para cumplir con su tarea asignada, aunque eso signifique no descansar o incluso caer en las fauces de un depredador. ¿Cómo podemos las personas comprometernos realmente con alguien o algo?

4. Cambiar lo que sea necesario

Si por algún motivo en la colonia hay una baja en la cantidad de hormigas guerreras, aquellas que se encargan de cuidar a las larvas no dudarán un minuto en salir a defender a su gran familia. Este cambio de roles y adaptabilidad nos puede ser de gran ayuda.