Todo sobre la reproducción de la iguana común

Aitana Bellido · 13 abril, 2018
Este reptil se aparea durante la estación seca para asegurarse de que las crías (entre 10 y 30 por cada puesta) nacen en la estación lluviosa; los huevos eclosionan 3 o 4 meses después de su incubación

La iguana verde o iguana común es un reptil propio de América Central y del Sur. Esta especie también puede encontrarse en diversas islas del Caribe y de la costa este del Pacífico, así como en Florida y en Hawaii. En este artículo hablaremos sobre todo lo que debes saber sobre la reproducción de la iguana, que bien podría ser tu mascota.

La iguana común: hábitat y morfología

La iguana común vive en la cubierta arbórea de los bosques y selvas de América Central y Sudamérica. Dependiendo de su edad, las iguanas deciden estar en las ramas más altas o las más centrales del árbol de su elección. Cuanto mayor sea la iguana, más alta será la rama en la que viva.

Su entorno arbóreo les permite no sólo tener un amplio control sobre su territorio, sino también disfrutar de los rayos del sol, ya que de otra manera la cubierta vegetal obstaculizaría la entrada de luz.

Iguana como mascota

En cuanto a su morfología, un ejemplar adulto puede pesar entre cuatro y ocho kilos de peso, y medir hasta dos metros. A pesar de su nombre, la pigmentación de su piel es variable, aunque se va volviendo progresivamente más uniforme con la edad.

A mitad de camino entre el verde y el marrón, la iguana común puede llegar a cambiar el color de su piel dependiendo de la temperatura, su condición física o sus cambios de humor. Las iguanas más dominantes tienden a tener un color más oscuro.

El denominado ‘ojo’ parietal, un órgano situado en la mitad dorsal del cráneo de la iguana, es un órgano sensorial que mide la luz solar de su entorno y contribuye a la maduración de los órganos sexuales, la glándula tiroides y las glándulas endocrinas.

Maduración sexual y reproducción de la iguana

La mayor parte de las iguanas comunes hembras alcanzan la madurez sexual entre los tres y los cuatro años de edad, aunque en ocasiones esto puede ocurrir en edades más tempranas. La época de apareamiento suele tener lugar en la estación seca, lo que garantiza que las crías nazcan durante la estación de lluvias.

Reproducción de la iguana

La iguana común exhibe un comportamiento sexual concordante con la práctica de la poliginandria. Este tipo de práctica incluye a un grupo de machos que se aparea de forma exclusiva con dos o más hembras. Uno de los aspectos positivos de la poliginandria es que propicia un método cooperativo de cría que incluye a ambos progenitores.

Durante el cortejo, el macho expande y contrae la papada, muerde el cuello de la hembra y mueve su cuello de arriba a abajo. Una de las particularidades de la reproducción de la iguana es que la hembra puede almacenar el esperma del macho durante años y fertilizar los huevos mucho después de la cópula.

La puesta de los huevos se da 65 días después del apareamiento. La puesta dura unos tres días, y tiene lugar en una serie de nidos excavados a 45 centímetros de profundidad. Es bastante común que las hembras compartan los nidos.

Los huevos eclosionan tras un periodo de entre 90 y 120 días de incubación. Suelen nacer entre 10 y 30 crías. Una vez han nacido, los padres suelen desprenderse muy rápido de ellas.