Todo sobre el caracal: características, alimentación y hábitat

Laura Huelin · 17 abril, 2018
Este felino es capaz de camuflarse con el color de la superficie en la que habita, y su pelaje puede ser más oscuro o más claro según la zona en la que habite; su presa favorita son las aves, a las cuales puede cazar pegando un salto de tres metros si tratan de echar a volar

Siempre se pensó que el caracal era un pariente próximo de los linces. Sin embargo, se ha descubierto recientemente que los familiares más cercanos este felino del desierto son otros.

Características del caracal

El caracal es un felino de tamaño mediano perfectamente adaptado a las condiciones de su hábitat: el desierto. En su aspecto físico queda patente por el color de su pelaje: es leonado rojizo y listo, sin rayas o manchas: así se camufla mejor con la tonalidad del suelo arenoso.

Aunque pueda parecer que todos los animales tienen el mismo color, en realidad este cambia dependiendo de la zona en la que viva: para camuflarse con el suelo, el pelaje puede ser más claro o más oscuro. Así, se han visto caracales con el pelaje considerablemente más rojizo en zonas en las que el firme tiene un color más oscuro o más terroso.

Ahora bien, su característica física más destacable son los ‘pinceles’ de las orejas, como las de los linces: en la punta de cada oreja tiene unos cuantos pelos negros y rígidos que le ayudan a camuflarse. En la cara tiene zonas blancas que también cumplen con este propósito.

En cuanto a tamaño, tanto machos como hembras miden casi un metro de largo, sin contar la cola. Los machos pesan entre 10 y 20 kilogramos, mientras que las hembras son un poco más ligeras: entre 8 y 15 kilogramos de peso cuando son adultas. La cola es relativamente corta y mide apenas 30 centímetros de largo.

Caracal: alimentación

Se pensaba que el caracal estaba emparentado con los linces, pero los últimos estudios de ADN dicen que estábamos equivocados. En realidad, el caracal está genéticamente más próximo a los servales, otros felinos africanos. De hecho, en cautividad estas dos especies pueden cruzarse.

Alimentación del caracal

El caracal es un felino carnívoro que se alimenta de los animales que caza. Se dice que puede cazar pequeños mamíferos como conejos, liebres o ratones. En algunas zonas de África se asegura que incluso puede perseguir y cazar crías de antílope.

Este felino es un cazador muy veloz y ágil, y sus presas favoritas son las aves. Habitualmente las acechan cuando están posadas en el suelo, saltan encima de ellas por sorpresa y las matan de un mordisco. Sin embargo, si estas echan a volar, el caracal puede dar un espectacular salto de hasta tres metros para atraparlas.

Es frecuente que los granjeros se quejen de que estos animales entren en los corrales y se lleven gallinas; incluso pueden trepar a los árboles para cazar a las aves que están anidando. No solamente atrapa aves pequeñas: se dice que incluso cazan águilas.

Hábitat de el caracal

El hábitat del caracal es muy grande: están presentes en casi toda África, en la península arábiga y se extienden por Asia hasta la India. Sin embargo, la salud de sus poblaciones es muy diferente dependiendo del lugar en que vivan.

Caracal: hábitat

En el norte y en el oeste de África no están cómodos, pero en el resto del continente proliferan y no se les considera ni siquiera en peligro. En la península arábiga también hay muchos ejemplares de este animal, aunque en Turquía apenas quedan poblaciones.

En Irán la especie empieza a estar amenazada debido a la destrucción de su hábitat, y en la India se sabe que quedan muy pocos ejemplares y que estos seguirán disminuyendo poco a poco.

Todos estos lugares parecen muy diferentes entre sí, pero el caracal es capaz de adaptarse a todos ellos: en general, son regiones arenosas, aunque hay diferentes condiciones de vida. Este animal vive en la sabana, en las montañas, en zonas de mucho matorral o en semidesierto. Evita vivir en las selvas, por lo que en el centro y en el oeste de África no prolifera.

El caracal es un felino que vive en África y Asia. Pensábamos que estaba emparentado con los linces y, sin embargo, está más cercano a los servales. Dependiendo de la zona en la que se encuentra, está amenazado o todavía no; que no esté en las listas de preocupación es una buena noticia para todos.