7 tips para tener una tarántula como mascota

Aunque tengan un aspecto siniestro, la mayoría de estos insectos no son venenosos ni agresivos. Sin embargo, lógicamente se defenderán si se sienten amenazadas.
7 tips para tener una tarántula como mascota

Escrito por Yamila

Última actualización: 25 marzo, 2022

No todos deciden llevar a casa un perro o un gato… ¡Algunos desean tener una tarántula como mascota! Es fundamental ofrecerles todo lo que necesitan y saber acerca de algunos aspectos destacados sobre este arácnido antes de adoptarlo. Te lo contamos a continuación.

Tarántula como mascota: preguntas frecuentes

Si has pensado en tener una tarántula como mascota, quizás te hayas preguntado ciertas cuestiones sobre su naturaleza y si es posible tenerla en casa sin problemas.

Como primera medida, has de saber que la mayoría de las tarántulas no son peligrosas en comparación con otros animales (incluso mascotas tradicionales). Esto no quiere decir que estemos exentos de recibir una mordedura y que esta provoque una herida dolorosa…

Sin embargo, para que una araña de esta familia decida clavar sus poderosos colmillos ha de sentirse más que amenazada y en peligro. Además, no hay enfermedades que esta pueda transmitir a las personas o a otras mascotas. Tener una tarántula como mascota no representaría un peligro, siempre y cuando no sea molestada.

Tarántula de trasero rojo

Otra cuestión a tener en cuenta es que no se las puede adiestrar como a un perro. Aunque está demostrado que las tarántulas son muy inteligentes, tienen una capacidad limitada para memorizar o repetir patrones de conducta más allá de los que necesita para sobrevivir.

Uno de los únicos ‘trucos’ que se le puede enseñar a una tarántula es golpear tres veces el vidrio del terrario y dejarle comida. Es probable que relacione estos ruidos con la hora del alimento y salga de la madriguera, pero también que no tenga apetito y se quede escondida como está.

En cuanto a su supervivencia, las hembras son más longevas: hasta 14 años. Los machos viven no más de seis años. Ten en cuenta que si pones a dos tarántulas juntas no se llevarán muy bien, salvo que sean de diferente sexo y sea la época de apareamiento. El resto del tiempo, están acostumbradas a estar solas, así que no te preocupes por ofrecerles compañía.

Tarántula cebra

Consejos para tener una tarántula como mascota

Es bueno saber que si queremos un animal de compañía para jugar, sacarle a pasear y mimar, una tarántula no es una buena idea. Las arañas, en general, no ‘hacen’ demasiado, a excepción de lo que necesitan para sobrevivir. Si igualmente deseas tener una tarántula como mascota, presta atención a estos consejos:

1. Elige una especie tranquila

Para los principiantes en este tipo de mascotas exóticas, es preferible elegir una especie dócil y que no requiera de muchos cuidados y atención. Por ejemplo, puedes elegir las tarántulas de patas rosadas, de rodillas rayadas, de anillos rojos o pollito.

Aunque sean más llamativas, las tarántulas gigante, babuina naranja o azul cobalto no son recomendadas debido a su nivel de agresividad y la peligrosidad de su veneno.

2. Considera su tipo de alimentación

La dieta de las tarántulas se basa casi por completo en comer insectos, de modo que debes encontrar una tienda de animales que te los provea. El grillo suele ser la mejor elección y la más fácil de encontrar. Sin embargo, también considera variar su alimentación con cucarachas, gusanos o saltamontes.

3. Compra un terrario acorde

Casi todas las tarántulas se adaptan a espacios reducidos, aunque es bueno que tengan lugar para moverse un poco en caso de que lo deseen. Si eliges una especie arbórea deberás colocar alguna rama o algo similar para que pueda trepar.

Las tarántulas terrestres son más simples en cuanto a elementos en el terrario se refiere. Lo recomendable es que al menos compres uno de 20 litros de capacidad y, si crece mucho tu mascota, cambiar a uno de 80 litros.

4. Analiza la salud de la tarántula

Antes de comprarla o adoptarla, es muy importante que prestes atención a su estado en general. Por ejemplo, si la ves acurrucada en la esquina del terrario o sobre sus patas, quizás se deba a que pronto fallecerá porque tiene cierta edad.

Si está boca arriba y con las patas ‘al aire’ probablemente se deba a que en breve mudará de piel, por lo que la próxima vez que la veas será más grande. Una tarántula saludable está de pie con sus patas extendidas en círculo apuntando hacia atrás. Asegúrate, además, que posea las ocho patas y los dos ‘brazos’ o pedipalpos al frente.

5. Evita manipularla

Es cierto que algunas tarántulas se dejan manipular, pero ten en mente que no les agrada mucho este tipo de interacción. El arácnido en realidad siente miedo y se mantiene a la defensiva. Por lo tanto, durante estos instantes se incrementa la posibilidad de que te muerda y se escape.

6. Revisa siempre que su terrario esté bien cerrado

Las tarántulas suelen ser bastante escurridizas y aprovechan cualquier pequeña rendija para salir de su cautiverio. Por esta razón, al tener a este tipo de mascotas es obligatorio que todos los días te asegures que su terrario se encuentra bien cerrado. De lo contrario, podrías ocasionar un accidente.

7. Consulta con un experto

Si has decidido tener una tarántula como mascota, pero no sabes nada sobre este animal, te recomendamos que consultes con un veterinario o incluso con el vendedor de la tienda para que te asesore.

Te podría interesar...
Mascotas exóticas: ¿cuáles están permitidas?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Mascotas exóticas: ¿cuáles están permitidas?

¿Te gustaría ser el dueño de una boa, de una mofeta o de un cerdo? En este artículo te contamos cuáles son las mascotas exóticas permitidas.



  • CCA (2017), Plan de acción de América del Norte para un comercio sustentable de especies de tarántula, Comisión para la Cooperación Ambiental, Montreal, 48 pp.
  • Reyes Páez, Maria & Arias Bernal, Leonardo. (2020). REVISION: MANEJO CLINICO DE ARTROPODOS DE LA FAMILIA THERAPHOSIDAE. 19-28.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.