Tips para evitar que un gallo cante

Francisco María García · 14 octubre, 2018
A lo largo de muchos siglos, nuestros antepasados han utilizado a los gallos para tener una referencia horaria por la mañana; en los actuales entornos urbanos, el canto del gallo puede ser una verdadera molestia

Durante mucho tiempo los gallos han sido como una alarma natural para la humanidad, principalmente en las zonas rurales. Pero con la urbanización y la tecnología, podemos programar alarmas, teléfonos móviles o relojes para despertarnos a la hora que queramos.

Con la ayuda de la tecnología, el potente ruido de estas aves tan temprano puede llegar a traer problemas de convivencia. A continuación, veremos los mejores tips para evitar que un gallo cante y moleste al vecindario.

¿Por qué cantan los gallos?

Quienes han vivido en el campo saben muy bien que el cantar del gallo marca el inicio de un nuevo día. Durante muchos siglos, nuestros antepasados aprovecharon este natural ‘talento’ de estas aves como una especie de alarma.

Hasta el día de hoy, en algunas zonas rurales podemos ver la espectacular imagen de un gallo cantando en medio a los primeros colores del amanecer; incluso podemos recordar su sonido mentalmente. Pero, ¿por qué cantan los gallos al principio de cada mañana? Desde luego, debemos tener en claro que los gallos no cantan solo al amanecer, y es que su canto no va unido necesariamente con esa hora.

En realidad, se estima que pueden cantar hasta 15 veces por día, en diferentes horarios y circunstancias. Por ello, no existe una sola explicación de por qué un gallo canta, sino que el motivo específico dependerá de cada contexto.

Hacer que un gallo no cante

En principio, el canto del gallo está relacionado con la responsabilidad que el macho tiene de proteger a sus hembras y polluelos. Al emitir este fuerte sonido, puede comunicar a las demás aves sobre cambios en el entorno o posibles amenazas. El empezar de un nuevo día, por ejemplo, es un fenómeno que los gallos podrían informar a sus semejantes.

Algunos estudios recientes también han demostrado que el canto al amanecer del gallo no depende de los rayos solares. Es decir, un gallo puede saber cuándo cantar sin la necesidad de orientarse por la radiación solar. Además, en el campo podemos observar que muchos gallos empiezan a cantar antes de la salida del sol.

¿Cómo evitar que un gallo cante?

Esta pregunta es tan difícil como parece a simple vista. Lo cierto es que cantar es algo inherente a los gallos, o sea, forma parte de su naturaleza propia. Por ello, hacer callar a un gallo significa reprimir su forma de expresión innata. Además de ser prácticamente imposible de lograr, resulta poco recomendable para el bienestar del animal.

Desafortunadamente, algunas personas llegan a un extremo de recurrir a una intervención quirúrgica para evitar que un gallo cante. Aunque esta puede ser la única forma concreta de hacer callar a un gallo, consiste en un método invasivo que extirpa sus cuerdas vocales.

Si queremos evitar los dolores de cabeza y problemas con los vecinos, debemos intentar disminuir la frecuencia y la intensidad de su canto. Es decir, si no podemos evitar que un gallo cante, por lo menos intentaremos ‘disminuir su volumen’.

Evitar que un gallo cante

A continuación, veremos algunos consejos para lograr que nuestro ave cante menos y con menor intensidad:

Consejos para evitar que un gallo cante

Con estas medidas, podemos paliar un poco las molestias derivadas del canto del gallo:

  • Ofrecer un ambiente seguro y tranquilo: los gallos suelen cantar para comunicar alteraciones, disturbios o amenazas en su hábitat a los demás integrantes de su comunidad.

Por ello, si queremos evitar que estas emisiones sean muy frecuentes, debemos ofrecer un ambiente tranquilo y resguardado para nuestras aves. Al percibir la tranquilidad de su entorno, el gallo pasará más tiempo callado y se ocupará de otras funciones.

  • Atender a sus necesidades: como todos los animales, los gallos y gallinas tienen necesidades propias respecto a su nutrición, salud y bienestar.

Cuando sienten hambre o sed, por ejemplo, pueden cantar para comunicar su necesidad de alimentarse, hidratarse y sentirse fuertes. Lo mismo vale para la higiene de su entorno, la luminosidad, el espacio libre para ejercitarse, etc.

  • Menos gallos, menos cantos: los gallos también cantan para demostrar su ‘autoridad’ frente a otros machos y ser ‘macho alfa’. Si tenemos muchos gallos en el mismo terreno, es más probable que canten varias veces al día para reafirmar su dominio sobre el territorio y las hembras.
  • Reducir los estímulos nocturnos: en la noche, los ruidos se hacen notar más fácilmente y el canto del gallo seguramente molestará a los vecinos; debemos evitar estimular a este ave después de determinada hora.

Para evitar el efecto de la luz del día, es mejor que el gallo no quede al aire libre en la noche, sino en el interior del gallinero, con baja luminosidad y sin ruidos.