¿Cómo poner orden en el gallinero?

Son las gallinas las que establecen la jerarquía mediante riñas entre ellas; una vez, conseguida todas la respetarán, y el hombre no participara de ninguna manera en esta batalla, salvo en casos de extrema necesidad

Organizar un grupo de gallinas no es una tarea en la que el hombre tenga demasiada participación. Las propias aves se encargan de poner orden en el gallinero; en cuestión de días, las jerarquías se determinan y todo fluye en su curso natural.

Hay estudios que comprueban que las aves son animales sumamente territoriales. Necesitan delimitar el rango que ocupa cada una en la sociedad; en base a esta clasificación, se manejan e interactúan entre ellas.

Cómo determinan la jerarquía que logra el orden en el gallinero

Si sólo hay gallinas en el lugar, se disputarán el poder mediante riñas; las más fuertes irán llegando a la final hasta lograr el primer puesto en el equipo. El tiempo que lleve lograr este orden en el gallinero depende de la cantidad de integrantes.

Durante el proceso de disputas para hacerse con el liderazgo, los picotazos serán los que reinen en el ambiente. Y el hombre no debe intervenir, siempre y cuando no haya un ataque severo de varias gallinas hacia un solo animal.

Una vez que tengan el orden jerárquico establecido, todas lo respetarán. Las aves dominadas bajan la cabeza frente a sus pares dominantes y no existen desafíos. Las más tímidas incluso huirán cuando se acerquen las más fuertes a su espacio.

Función del gallo en el gallinero

Si hay un gallo en el ambiente, tomará el poder naturalmente y sin resistencia. El género es el que domina; y después seguirán en orden las hembras con sus propias jerarquías.

Categorías de gallos según las jerarquías

  • Dominante hostil. Son los gallos más agresivos. Tienen reacciones constantes de violencia contra el resto de sus compañeros; su manera de dominar es la pelea.
  • Dominante cordial. Sólo interviene en las interacciones de los demás animales en los momentos precisos. Son inteligentes y no se dejan llevar por reacciones alocadas.
  • Sumiso hostil. Son los que se encuentran en el último puesto del orden en el gallinero; generan desconfianza y se mantienen aislados porque son agredidos por los demás cuando se acercan.
  • Sumiso cordial. Un paso arriba de los anteriores, pero igualmente dejados a un lado. Tampoco inspiran confianza y tienen una historia de maltratos recibidos en todos los gallineros.

Cada vez que llega un nuevo miembro, las jerarquías se modifican y deben encontrar su lugar en el orden social establecido; de alguna forma, todo el proceso de disputas vuelve a empezar.

Aportes del hombre para mantener el orden en el gallinero

Una persona no debe participar y tener injerencia en los rangos que definen y delimitan las aves. Pero sí pueden colaborar con otras acciones para mantener el orden en el gallinero.

Cuidados del gallinero

  • Cantidad y condición de los bebederos. Es importante mantener una cantidad de bebederos acordes a la cantidad de aves. El hecho de que todas tengan acceso, evitará nuevos desórdenes.
  • Comederos amplios. De igual manera que con el agua, los alimentos también tienen que ser accesibles para todas. Si son pequeños, pueden generar graves disputas o gallinas que no logren comer nunca.
  • Recolección diaria. No hay que dejar acumular los huevos en el gallinero; tenemos que conservarlos en el lugar adecuado. Para que puedan poner huevos, las gallinas necesitan tranquilidad en el espacio destinado para ello.
  • Propiciar el buen descanso. También es conveniente organizar la manera en que las gallinas dormirán. Colocar varios apartados para que puedan descansar, distribuirlas en el espacio y a diferentes alturas.
  • Intervenir en los excesos. Cuando existen riñas por el poder, a veces hay que separar a una dominada que sufra violencia grupal.
  • Amplitud de espacio. Preparar un gallinero con un espacio amplio, que las aves puedan circular, buscar insectos sin interponerse todo el tiempo. También influye la amplitud del espacio, a la hora de evitar muchas peleas por el territorio que tanto anhelan.

El orden en el gallinero se establece en conjunto. El hombre es responsable de ofrecer todos los factores relacionados al medioambiente; es decir, la estructura base del espacio y lo relacionado a los cuidados de las aves, el trato de los cuidadores con ellas y sus productos.

Pero la tranquilidad en el lugar está dada por la manera en que las gallinas interactúan en ese ambiente. Su género, su personalidad, su fortaleza o debilidad marcan el rango; el respeto a la fuerza es el responsable del resto de la convivencia.

En el momento de separar una gallina del lugar hay que saber que habrá una nueva revolución; de igual manera cuando se incorpora otra ave. Paciencia, atención y tiempo serán necesarios para restablecer el orden en el gallinero.

Te puede gustar