El espacio ideal para pájaros exóticos

Francisco María García · 10 octubre, 2017

Acondicionar el espacio ideal para pájaros exóticos no se limita a elegir una jaula. Cuidar el entorno de un ave también significa reconocer y respetar sus necesidades nutricionales, higiénicas y metabólicas.

El cautiverio de pájaros exóticos

La tenencia de algunas aves exóticas financia el tráfico de animales silvestres. No está permitido criar en cautiverio particular animales en extinción de cualquier especie.

Antes de optar por una especie, es indispensable averiguar primero si su crianza doméstica está permitida. Los tucanes, por ejemplo, no pueden ser criados en cautiverio sin un certificado específico de núcleo zoológico. La venta y tenencia de este animal es motivo de sanciones y penas legales.

Loros blancos comiendo semillas

También es importante asegurarse sobre el origen del animal y elegir conscientemente dónde adquirirlo. No es recomendable optar por particulares o tiendas sin registro oficial.

La jaula: protagonista del espacio ideal para pájaros exóticos

Elegir conscientemente la jaula es el primer paso para construir el espacio ideal para pájaros exóticos. En ella, el animal se debe sentir seguro para alimentarse, descansar y aparearse.

El tamaño de la jaula debe permitir que el animal se mueva libremente. El espacio también debe facilitar una rutina higiénica. Por ejemplo, el comedero jamás debe estar en contacto o muy cerca de la bandeja de excrementos. Caso contrario, el riesgo de contaminación por parásitos es muy alto.

Cuando el ave cuenta con la posibilidad de vivir libre por el hogar, la jaula puede ser más reducida. Los loros, las cacatúas y las cotorras suelen ser fácilmente adiestradas para vivir en libertad y no escaparse. En estos casos, la jaula puede tener de 3 a 4 veces el tamaño del animal.

Un espacio adecuado

Si son aves silvestres de mayor porte y/o acostumbradas a la migración, criarlas en libertad puede ser un riesgo. En estos casos, las jaulas deben tener por lo menos 6 o 7 veces el tamaño del animal. Y muchas veces es recomendable crear un vivero amplio con paredes de vidrio.

Es importante contar con juguetes en el interior de la jaula para distraer e incentivar el ave a ejercitarse. Aunque poca gente lo sepa, muchos pájaros domésticos presentan sobrepeso debido al sedentarismo. Las aves son muy activas y pueden volverse inquietas o agresivas cuando si se aburren.

Alimentación adecuada

La alimentación de las aves silvestres engloba dietas muy variadas. Existen aves naturalmente carnívoras, insectívoras, granívoras y frutívoras. Cada especie de ave es adaptada a un tipo de dieta desde el formato del pico hasta su sistema digestivo.

La preferencia alimentaria está conectada principalmente al hábitat de cada especie. Cada ecosistema dispone de fauna y flora específicas. Cuanto más benévolo el clima, más variada y abundante la disponibilidad de alimento.

Cuando hablamos de la dieta de un ave en cautiverio, lo ideal es preferir como base una mezcla comercial específica para la especie. Estos productos ofrecen proporciones equilibradas de granos, semillas y vegetales.

Es muy recomendable complementar la dieta de tu pájaro domestico con elementos frescos y naturales (preferencialmente orgánicos). Al igual que la dieta base, el complemento depende de la especie.

Ejemplos

Las guacamayas son muy propensas a la obesidad, por lo cual 60% a 70% de su alimentación es compuesta por semillas. Complementando con 25 a 30% de verduras y 5% a 10% de castañas.

Los loros grises necesitan alto aporte de minerales y calcio. Cerca del 70% de su alimentación se basa en semillas y 30% en verduras, frutas frescas y secas

Las aves provenientes de la Amazonía tienen 40% de su dieta compuesta por frutas y verduras frescas, 30% por semillas y 20% por frutos secos y mezclas preparadas para aves.

Higiene

Las aves son animales muy limpios y, en cautiverio, se vuelven vulnerables a infecciones por parásitos internos y externos. Estos microorganismos pueden diseminarse con facilidad por toda la jaula y en los accesorios.

Por eso, es indispensable higienizar por lo menos 2 veces a la semana el espacio de tu pájaro doméstico. Ya la bandeja de excrementos y los restos de alimentos deben ser recogidos y lavados diariamente.

No se debe acumular comida y/o excrementos en el fondo de la jaula, en el comedero y/o en el bebedero. Todos los accesorios deben ser muy bien desinfectados para evitar la proliferación de hongos y bacterias.

En las tiendas de animales, existen productos específicos que ayudan a combatir diversos tipos de parásitos en las aves. Especialmente cuando se trata de los ácaros rojos, que pueden ocasionar daños graves a la piel y al plumaje.

Otra buena práctica de higiene es revisar periódicamente las patas, plumas y el pico de tu pájaro. Al reconocer cualquier herida, irritación o enrojecimiento, es importante concurrir rápidamente a un veterinario especializado en aves.

Toma nota de todo y crearás un espacio ideal para pájaros exóticos.