Taxonomía del perro doméstico

Virginia Duque Mirón · 24 junio, 2018
La conocida como 'ciencia de la clasificación' se encarga de agrupar a las especies por familias, clases y otras subdivisiones; cabe señalar que la taxonomía de los lobos y de los perros son prácticamente idénticas, de ahí que gane fuerza la teoría que establece que los últimos descienden de los primeros

El perro lleva formando parte de nuestras vidas ya sea como mascota, como guardián o como perro de trabajo desde tiempos inmemoriales. Conocer más sobre ellos, su carácter y, sobre todo, el papel que juegan en la naturaleza, nos ayuda a comprenderlos mejor y tener una mejor convivencia con ellos. ¿Te gustaría saber más sobre la taxonomía del perro?

Qué es la taxonomía

Se la llama comúnmente la ‘ciencia de clasificación’. Es la que se encarga de clasificar por grupos los diferentes organismos mediante familias, ramas y conjuntos de razas. Se distribuyen en siete clases, a saber: reino, filo, clase, orden, familia, género y especies. A partir de estos grupos principales, pueden surgir otras subdivisiones como subfilo, subclase o infraclase.

Esta ciencia abarca un gran campo, así que es difícil determinar la categoría específica de una especie. Es posible que haya muchos organismos dispares que pertenezcan al mismo reino, pero no a las mismas filas, pues habrá que tener en consideración factores como sus características y su desarrollo.

Lo que se entiende por especie es un grupo de organismos que, aunque son genéticamente diferentes, se han cruzado para reproducirse para dar lugar a una familia, posiblemente nueva.

La taxonomía también es la encargada de debatir los Códigos Internacionales de Nomenclatura, bien sean de la zoología, la botánica o las bacterias. Estos códigos se encargan de definir el sistema taxonómico y de formar los nombres y el tipo que se ha ido heredando por la especie de taxón en taxón. Lo que se decida a través de ellos estará por encima de todo lo demás antes afirmado, para que haya así una estabilidad en la nomenclatura.

Taxones de los perros

Cuál es la taxonomía del perro

Bien, todos los seres vivos tienen su taxonomía, y aquí está la que nos interesa, la del perro.

  • Dominio– Eucarya (Eukaryota).  Organismos celulares con núcleos verdaderos.
  • Reino– Animalia. Capacidad de locomoción, consumen oxígeno, nutrición por ingestión, reproducción sexual y desarrollo embrionario.
  • Subreino– Eumetazoa. Presentan tejidos, órganos, masa corporal, etc. Por ejemplo, los músculos, tendones y nervios.
  • Filo– Chordata. Existencia de espina dorsal.
  • Subfilo– Vertebrata. Animales con columna vertebral.
  • Clase– Mammalia. Mamíferos que destacan por tener glándulas mamarias, pelo y mandíbula.
  • Subclase– Theria. El embrión se forma en el útero materno.
  • Infraclase. Placentalia. Las crías permanecen en el útero materno durante largo tiempo.
  • Orden– Carnívora. Los molares están adaptados para el consumo de carne.
  • Suborden– Caniformia. En este grupo se incluyen mamíferos con forma de perro.
  • Familia– Canidae. Cánidos: lobos, coyotes, zorros, chacales y otras especies afines.
  • Subfamilia– Caninae. Única subfamilia con especies supervivientes.
  • Género– Canis. Lobos, chacales y coyotes.
  • Especie– Canis lupus. Lobos y perros
  • Subespecie– Canis lupus familiaris. Carlos Linneo, 1758.

Cabe destacar que tanto la taxonomía del perro como la del lobo son prácticamente idénticas, lo que demuestra una vez más lo veraz que es decir que los perros descienden de los lobos, pues no se aprecian diferencias en su origen y características.

De dónde surgió esta ciencia

La ciencia de la taxonomía se le atribuye a Carlos Linneo, nacido en Suecia. Sus estudios los realizó en Upsala y, poco después de terminarlos, comenzó a impartir charlas sobre botánica; dejaba ver que ya se había apasionado por esta rama de estudios.

Carl Von Linneo y la taxonomía de las especies

Pronto comenzó a hacer diversas expediciones con el fin de clasificar plantas, animales y minerales, e hizo varios libros que hablaban de manera detallada sobre el tema. Aunque en un primer momento Linneo se decantó por clasificar a las especies según su aparato reproductor, pronto se dio cuenta de que esta sería una forma muy general y poco explícita para hacerlo.

Por ello, creó un sistema de nomenclatura binomial que primero clasificaba a la especie por género y luego por nombre. Luego las agrupó en familias, a las familias en clases y a las clases en reinos. Las subdivisiones llegaron después. Una tarea magistral. No por menos se le dedicaron mensajes especiales como el del escritor alemán Goethe: «Con la excepción de Shakespeare y Spinoza, no conozco a nadie, entre los que ya no viven, que me haya influido más intensamente».

Gracias a este gran hombre podemos disponer de la taxonomía de cualquier ser vivo que exista en el planeta, incluida la de nuestras mascotas.