Serpiente del maíz: características, comportamiento y hábitat

Eugenio 29 mayo, 2018
Esta especie de reptil es muy popular como mascota, si bien es preciso señalar que necesita presas enteras para alimentarse, algo desagradable para algunos usuarios

La serpiente del maíz (Pantherophis guttatus) es una serpiente norteamericana no venenosa, ya que mata a sus presas por constricción. Se ha convertido en una de las serpientes domésticas más populares, ya que posee decenas de mutaciones.

Al igual que otras culebras, es uno de los tipos de serpientes que no es peligrosa para el hombre y, de hecho, es muy beneficiosa para controlar las plagas de topillos que asedian los cultivos, al igual que otras especies como la lechuza.

El nombre de esta serpiente proviene de que está muy relacionada con las plantaciones de maíz, aunque algunos dicen que es por el patrón amarillento de su vientre. Y es que esta especie suele buscar roedores en estos campos y usar los almacenes de maíz como refugio.

Características de la serpiente del maíz

Una serpiente del maíz adulta puede rozar los dos metros y llegar a vivir más de 20 años en cautividad, si bien en estado silvestre suelen vivir tres veces menos, al igual que la mayoría de especies animales.

En cuanto a su reproducción, son serpientes que procrean fácilmente en cautividad, razón por la cual han tenido un gran éxito como mascotas. Su reproducción comienza en invierno, por lo que se suelen modificar las condiciones del terrario para que sean conscientes de la época.

Serpiente del maíz: reproducción

La serpiente del maíz pone entre una y dos docenas de huevos, que depositan en una zona cálida y oculta, pues no incuba los huevos. Son huevos de cáscara flexible que las pequeñas serpientes que nacen en su interior deberán romper con una escama especializada.

Comportamiento de la serpiente del maíz

Al igual que todos los ofidios, la serpiente del maíz es un animal carnívoro que consume principalmente pequeños roedores, aunque también se puede alimentar de huevos de pájaros, reptiles o anfibios.

Este animal destaca por su capacidad olfativa en cuanto a los sentidos de las serpientes se refiere, aunque no posee fosetas térmicas. Como ocurre con otras culebras, la serpiente del maíz presenta comportamientos de defensa como la vibración de la cola.

Hábitat de la serpiente del maíz

Como ya mencionamos, la serpiente de maíz en estado silvestre prefiere campos de cultivo como terreno de caza y edificios abandonados o con poca actividad como almacenes o granjas.

Se pueden encontrar en gran parte de los Estados Unidos, y los límites de su territorio llegan a Nueva Jersey, Utah y los Cayos de Florida. Dada la amplitud de su territorio, su comportamiento varía dependiendo de la región, y en las zonas más frías realiza una hibernación de cuatro meses, mientras que en zonas cálidas simplemente aprovechan los refugios y reducen su actividad.

La serpiente del maíz en cautividad

Durante años se las ha seleccionado para tener diferentes colores, gracias a la multitud de genes dominantes y recesivos que influyen en los patrones de la piel de estos animales.

Serpiente del maíz: comportamiento

Existen decenas de mutaciones, desde diferentes patrones como en rayas o en zig-zag, a varios colores como negro, blanco o incluso púrpura, incluso híbridos con otras especies o mutaciones sin escamas.

Su temperamento calmado y su pequeño tamaño les ha permitido popularizarse como mascotas y, aunque son unas de las serpientes más sencillas de tener en cautividad, hay que recordar que necesitan presas enteras como roedores para alimentarse, por lo que es una mascota complicada.

Necesitarás un terrario de al menos 90 litros si tienes una serpiente en casa de esta especie, el cual deberá ampliarse si dispones de varias serpientes. También precisa de un sustrato adecuado como puede ser la corteza de álamo, con varios refugios.

Te puede gustar