Los secretos de la lengua del camaleón

Los camaleones pequeños son capaces de proyectar su lengua a una distancia mayor en comparación con los ejemplares más grandes. ¿Quieres conocer más curiosidades sobre el aparato bucal de estos reptiles?
Los secretos de la lengua del camaleón
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 31 octubre, 2021

Los camaleones son unos de los reptiles más famosos del mundo animal, ya que se conocen por su capacidad de cambiar su color para esconderse de sus depredadores. Sin embargo, esta no es la única característica maravillosa que exhiben, pues el camaleón también posee una lengua increíble que dobla la longitud de su cuerpo.

Estos hermosos reptiles utilizan su gran lengua para atrapar a sus presas, ya que esta porta sustancias pegajosas que facilitan la captura. Por si fuera poco, este movimiento lo realizan en menos de un segundo, lo cual les permite ser rápidos y certeros a la hora de la cacería. Sigue leyendo y conoce los secretos detrás de la lengua del camaleón.

¿Qué son los camaleones?

Los camaleones conforman a un grupo diverso de reptiles que pertenecen a la familia Chamaeleonidae. Según la base de datos Reptile Database, en la actualidad existen más de 200 especies que se encuentran distribuidas por las regiones templadas del mundo. Estos animales son capaces de vivir en distintos tipos de hábitats, lo que ha derivado en una gran variedad de colores y formas entre ejemplares.

Estos organismos son de talla mediana, ya que sus medidas van desde unos pocos centímetros hasta poco más de medio metro. Asimismo, la capacidad que tienen para cambiar de color depende de cada especie, pero la funcionalidad siempre es similar: mimetizarse con el entorno, termorregular y mandar señales visuales a otros ejemplares.

Los camaleones no suelen ser muy activos, ya que prefieren esconderse y mantenerse inmóviles durante largos periodos. Se aprovechan de su inactividad para cazar, pues se mantienen en un mismo sitio con el fin de atrapar cualquier artrópodo incauto que se acerque. Sin embargo, esto no sería posible sin su larga lengua, pues gracias a ella tienen un amplio rango de captura que usan a su favor.

Un camaleón se come una chinche.

Los secretos de la lengua del camaleón

La lengua del camaleón funciona con un mecanismo similar al de un resorte, así que esta estructura sale disparada casi como si fuera una bala. Según algunos investigadores de la Universidad de Oxford, se calcula que un ejemplar puede tardar entre 10 y 55 microsegundos en proyectar su lengua.

Para lograr esta grandiosa velocidad, el mecanismo de la estructura se basa por completo en los músculos. El proceso hace uso de las fuerzas elásticas que proveen las fibras de colágeno, con las cuales se conforma una especie de “catapulta” lingual capaz de dispararse a gran velocidad.

La longitud de la lengua también es de suma importancia para realizar este proceso, pues cuando se repliega comienza a almacenarse una fuerza de tensión en el músculo que la conforma. En otras palabras, sucede lo mismo que cuando se contrae un catalejo y se forman pliegues para reducir el tamaño al mínimo. Al tratarse de un músculo elástico, este efecto provoca que se tense y guarde energía.

Dicho de forma sencilla: la lengua se contrae como si fuera un tipo de resorte que, cuando se deja de presionar, libera la energía tensional y sale disparado como una bala. Gracias a esto el camaleón es capaz de cazar con facilidad, pues la velocidad a la que se eyecta la estructura lingual y se intercepta a la presa es increíble.

Estructuras principales del mecanismo de la lengua

Aunque lo citado suena sencillo, el mecanismo es muy complicado a nivel biológico, pues se tiene que construir un “resorte” a partir de carne y hueso. Sin embargo, de alguna forma la naturaleza encontró la solución y a partir de estas 3 estructuras básicas logró crear algo fascinante:

  1. Proceso entogloso: es un hueso que sirve como base para la lengua del camaleón y ayuda a dar dirección al disparo. De manera formal, se conoce como una proyección del hueso hioides único en estos reptiles.
  2. Músculo acelerador: es el encargado de retraer toda la lengua y apretarla para generar la tensión, lo mismo que sucede al compactar un resorte. En el momento en el que deja de ejercer esta presión, el mecanismo libera la energía y se dispara.
  3. Músculo retractor: una vez se detona el mecanismo, este músculo se encarga de recoger la lengua para devolverla a la boca. Contrario al acelerador, este funciona como cualquier otro músculo y no genera energía por tensión.

Este fabuloso mecanismo logra alcanzar velocidades de 33 metros por segundo, por lo que incluso se tienen que usar cámaras de alta velocidad para filmarlo. Gracias a esto, en fracciones de segundo los camaleones atrapan a su presa sin que se dé cuenta. Además, la punta de su lengua contiene sustancias pegajosas que aseguran la captura y cada disparo tiene altas probabilidades de dar en el blanco.

¿Pasa algo si están en el frío?

Como te podrás dar cuenta, la lengua del camaleón hace un buen uso de la capacidad muscular. Por esta razón, se podría pensar que este mecanismo tendría problemas con el frío, pues las fibras musculares no son eficientes a bajas temperaturas. Sin embargo esto no es así, puesto que el disparo de este reptil no se basa en el movimiento, sino en la tensión por la elasticidad.

El mecanismo de la lengua del camaleón es único, pues hace uso de las propiedades elásticas de la musculatura. Este reptil posee una arma veloz y silenciosa para cazar, lo que lo convierte en un gran depredador. La selección natural otorga características impresionantes a algunos animales y los camaleones parecen ser los preferidos por ella, ya que presentan más de un rasgo increíble.

Te podría interesar...
Comportamiento del camaleón
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Comportamiento del camaleón

El comportamiento del camaleón es solitario y tímido. El cambio de coloración juega un papel fundamental en su comuncación, defensa y caza.



  • Anderson, C. V., & Deban, S. M. (2012). Thermal effects on motor control and in vitro muscle dynamics of the ballistic tongue apparatus in chameleons. Journal of Experimental Biology, 215(24), 4345-4357.
  • Moulton, D. E., Lessinnes, T., O’Keeffe, S., Dorfmann, L., & Goriely, A. (2016). The elastic secrets of the chameleon tongue. Proceedings of the Royal Society A: Mathematical, Physical and Engineering Sciences, 472(2188), 20160030.
  • de Groot, J. H., & van Leeuwen, J. L. (2004). Evidence for an elastic projection mechanism in the chameleon tongue. Proceedings of the Royal Society of London. Series B: Biological Sciences, 271(1540), 761-770.
  • Herrel, A., Meyers, J. J., Aerts, P., & Nishikawa, K. C. (2001). Functional implications of supercontracting muscle in the chameleon tongue retractors. Journal of Experimental Biology, 204(21), 3621-3627.
  • Müller, U. K., & Kranenbarg, S. (2004). Power at the tip of the tongue. Science, 304(5668), 217-219.
  • Anderson, C. V. (2016). Off like a shot: scaling of ballistic tongue projection reveals extremely high performance in small chameleons. Scientific reports, 6(1), 1-9.
  • Anderson, C. V., Sheridan, T., & Deban, S. M. (2012). Scaling of the ballistic tongue apparatus in chameleons. Journal of morphology, 273(11), 1214-1226.