4 razones del comportamiento nocturno de los gatos

Elsa M. de Arribas · 15 septiembre, 2019
El comportamiento de los gatos ya causa curiosidad de por sí, pero los arranques de energía que tienen por la noche son aún más llamativos

Los gatos son animales complejos y con comportamientos que difieren de los humanos. Pese a que por sí mismos ya causan curiosidad, suele llamar la atención la explosión de energía que caracteriza el comportamiento nocturno de los gatos.

Los gatos y su comportamiento a lo largo de la historia

Remontándose atrás en el tiempo, los testimonios del Antiguo Egipto son los primeros en registrar la presencia de estos felinos. En esa época descubrieron la utilidad de estos animales para cazar pájaros, ratas, ratones o serpientes y, así, los consideraban aliados.

En la Antigua Grecia y durante la expansión del Imperio romano no dieron especial relevancia a este animal. No obstante, en la Edad Media fueron considerados, sobre todo los gatos negros, como un símbolo del mal por su activo comportamiento nocturno.

Creían que era la encarnación del diablo y, por ello, un compañero indispensable para las brujas. En muchos casos, se acusó a las mujeres de brujas por el simple hecho de cuidar de un gato negro.

Por esa razón, se realizó una cruzada contra los gatos, lo que provocó casi su extinción. Y la consecuencia más llamativa fue el rápido incremento y expansión de las ratas y ratones, lo que derivó en la propagación de enfermedades como la peste.

Finalmente, en los siguientes siglos fue aceptado como un animal doméstico y apreciado por su instinto cazador frente a las plagas. A partir del siglo XVII, comenzó a ser protagonista de cuentos y fábulas por su carácter misterioso, astuto y encantador.

El comportamiento nocturno de los gatos

De todas las características que pueden llamar la atención, una de las principales es su capacidad para dormir. Estos felinos se pasan la mayor tiempo del día durmiendo.

Se ha estimado que el tiempo que duermen corresponde a un 47 % a un 65 % del total. Dentro de ese periodo de tiempo, no solo se calcula el tiempo que pasan durmiendo, sino también el tiempo de somnolencia.

Los ancestros africanos de los gatos tienen hábitos nocturnos. Aunque el proceso de domesticación ha cambiado en gran parte su comportamiento, la mayoría de los gatos son activos por la noche y a primeras horas de la mañana.

Dentro de las diferentes razones que pueden ocasionar ese comportamiento, mencionamos las siguientes:

Gran cantidad de energía

Los gatos tienen una gran cantidad de energía que es necesaria agotar para que descansen y dejen descansar. Por esta razón, se aconseja distraer al gato con juegos durante el día para poder dormir por la noche.

Entre los diferentes juegos que pueden utilizarse, se aconseja el uso de objetos que permitan al gato jugar por sí mismo. En la mayoría de los casos, los animales se encuentran solos en casa durante un gran periodo de tiempo, por lo que es una forma de mantenerlos activos.

De entre los juegos, pueden comprarse o simplemente reutilizar objetos que se encuentren por casa. Los gatos son extremadamente curiosos y adoran esconderse en lugares vacíos.

Por ejemplo, una caja de cartón es una fuente de entretenimiento muy valorada. No obstante, también se puede estimular al gato construyendo laberintos con tubos por los que pasen bolas o ‘persiguiendo’ a ratones atados a una cuerda.

Gato en la caja

Instinto de caza

Como ya se ha mencionado, los gatos son muy enérgicos. Por eso mismo, si durante el día apenas han realizado ejercicio, durante la noche no pararán hasta gastar su energía.

Uno de los rasgos comportamentales más llamativos es cuando de repente el gato corre de un lado para otro. Es una manera de quemar el exceso de energía, así como el esconderse en lugares y saltar a los tobillos, o morder las orejas o los dedos de los pies.

Enfermedad

Al igual que ocurre con los seres humanos, si un gato se encuentra mal o indispuesto, intentará expresarlo. Por lo tanto, puede que sea una de las razones por las que maúlle o no pare quieto por la noche.

Quizás otra razón es que no les sea posible conciliar el sueño, lo que deriva en insomnio.Como no pueden expresar exactamente lo que les ocurre, si se observa un comportamiento nocturno extraño, se aconseja visitar al veterinario.

No tienen una rutina

Cuando es de noche y se quiere dormir, lo último que apetece es que el compañero felino se dedique a maullar y brincar de un lado para otro. En ocasiones, lo hacen porque están hambrientos y, en según qué momento, lo hacen para llamar la atención.

Una solución es establecer una rutina de ejercicios o juegos u otras formas de entretenerlo durante el día. Si no es posible porque el dueño no está en casa, se puede colocar una balda o una cama al lado de una ventana. Así, el gato estará entretenido observando lo que ocurre fuera y dormirá menos.

Otra opción aconsejada es establecer un horario de comidas para evitar los maullidos de hambre por la noche. Así, si la cena es a las 10 de la noche, el gato se acostumbrará a no pedir más comida después de esa hora; adecuará, por tanto, su comportamiento al del humano.

Gato maúlla mucho

La curiosidad innata en ellos, así como la energía que muestran, es apreciada por los dueños. Sin embargo, es preferible que el gato y los dueños lleven un estilo de vida similar, que les permita interactuar a las horas adecuadas del día. 

  • Landsberg, Gary. Feline Behavior and welfare. JAVMA, Vol 208, No4. 15 de febrero de 1996;(Welfare Forum. Animal Welfare Forum: The Welfare of Cats.):4. [Online]. Disponible en: https://www.researchgate.net/profile/Gary_Landsberg/publication/14596449_Feline_behavior_and_welfare/links/02e7e52e019746b2f7000000/Feline-behavior-and-welfare.pdf
  • Tenerezza B. Mi... Gato. Parkstone International; 2018. 69 p. [Online]. Disponible en: https://books.google.es/books?id=5kd1DwAAQBAJ&pg=PT9&dq=comportamiento+nocturno+gatos&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjchr79orTkAhVNQ8AKHeuFAXAQ6AEIRDAE#v=onepage&q=comportamiento%20nocturno%20gatos&f=false