Cuentos sobre gatos

Francisco María García · 24 agosto, 2018
Ya sea en internet o acudiendo a una librería, estos cuentos sobre gatos pueden ser muy enriquecedores para los más pequeños, y es que muchas de las tramas dejan un mensaje o moraleja de la que los niños pueden aprender

Después de los perros, los mininos son los animales domésticos más populares en el mundo de las mascotas domésticas. Sobre ellos hay muchas historias populares, fábulas y cuentos. Entre los humanos, y desde tiempos inmemoriales, también circulan con frecuencia los relatos, historias, fábulas y leyendas sobre los pequeños felinos. Además, los cuentos sobre gatos figuran entre los favoritos de muchos niños.

¿Dónde encontrar cuentos sobre gatos?

Internet está lleno de historias de prácticamente todos los géneros literarios, protagonizadas por gatos. Con tanto entre lo que escoger, los riesgos de encontrar algunos escritos de dudosa calidad son altos.

Pero realmente pueden encontrarse en la red, y también en la sabiduría popular, trabajos muy bien elaborados. Son cuentos sobre gatos ideales para compartir con los más pequeños de la casa para ayudarles a coger el sueño.

Cuentos sobre gatos

A continuación, veremos algunas sugerencias:

El gato que no sabía que era gato

Este es un relato que apela al humor para narrar las pericias de un pequeño felino que desconoce cuál es su lugar en el mundo. Pepe, el protagonista, no tiene idea que él es un gato. Finalmente lo descubrirá después de intentar sin éxito ser humano, cuervo, ardilla, cerdo o toro.

El gato que no sabía que era gato es un cuento ideal para niños curiosos que atraviesan la edad en la que preguntan por todo, pequeños tan curiosos como lo son los propios gatos.

El gato que soñaba con alcanzar la luna

La fascinación y la influencia que ejerce la luna sobre los seres vivos de la Tierra ha sido motivo de estudio desde los orígenes de la humanidad. La literatura nunca ha podido resistirse a sus encantos. Más allá de los legendarios hombres lobo, las noches de luna llena han servido de escenario a miles de relatos de todo tipo.

El gato que soñaba con alcanzar la luna parte desde la eterna añoranza humana de poder tocar esta mágica luz que mana del cielo con su tenaz blancura, que se impone a la oscuridad de la noche. Un relato que habla sobre los sueños y a no renunciar a ellos por una vida ordinaria. Solo los soñadores pueden alcanzar cosas extraordinarias.

El gato dormilón

La capacidad para dormir durante horas y horas que tienen estas pequeñas mascotas siempre ha despertado el interés de sus dueños. ¿Cómo es que pueden pasar tantas horas simplemente echados y soñando?, ¿están cansados?, ¿de hacer qué?

Estas son las preguntas que de inicio busca responder esta pequeña fábula gatuna. Poco a poco se muestran las respuestas y se descubre por qué el protagonista del relato duerme todo el día, tumbado sobre el sofá; queda un mensaje claro. Los amigos siempre están allí para cuidarse.

El gato y sus amigos

Con marcado interés didáctico, esta historia busca destacar valores como la amistad, la solidaridad y el compañerismo. El mensaje principal se centra en el respeto que debe prevalecer en todo momento. y ello sin importar lo diferentes que puedan ser los integrantes de un grupo de amigos.

Un gato solitario

Esta es una pequeña fábula argentina que gira en torno a una pregunta ‘clásica’: ¿un perro y un gato no pueden llevarse bien? En este relato no son, en principio, los mejores amigos. A partir de la consideración y el respeto, las diferencias aparentemente irreconciliables terminan siendo muy enriquecedoras.

El gato con botas

No se puede hablar de cuentos sobre gatos y dejar de lado este popular relato europeo. Más allá de su enorme fama, El gato con botas cuenta con detractores y fanáticos entusiastas a partes iguales.

El gato con botas: película

La polémica se centra en que el protagonista exhibe sin disimulo un sentido de la moralidad que resulta un poco dudosa; poco a poco se van entendiendo conceptos y valores.

De hecho, una de las interpretaciones más frecuentes que recibe esta historia es: “el engaño es el camino más rápido para llegar al éxito”. Es este un mensaje final que puede ser uno de los orígenes de la fama de ‘mentirosos’ de la que gozan los gatos entre cierto grupo de personas.

Por otra parte, hay quienes consideran que simplemente se trata de un cuento muy divertido. En cualquier caso, su lectura puede tomarse para realizar un ejercicio de análisis entre padres e hijos.