7 razas de gatos que maúllan poco

Aunque parezca extraño, los gatos raramente utilizan el maullido como un medio de comunicación entre sus congéneres. Esto se debe a que suelen preferir las señales olfativas, las visuales o las táctiles para entablar relaciones entre felinos.
7 razas de gatos que maúllan poco
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 23 marzo, 2022

Los felinos domésticos se caracterizan por producir una vocalización inconfundible denominada maullido. Esta les sirve para comunicarse principalmente con su tutor, pues con los ejemplares de su misma especie utilizan el lenguaje no hablado. Sin embargo, algunos gatos maúllan de una manera bastante estridente que no a todas las personas les agrada.

De hecho, se han producido collares de choque que evitan los maullidos de los felinos. El único problema es que en su mayoría son ineficaces y podrían ocasionar serios daños a su salud. Si a ti no te gusta escuchar que los gatos maúllen, la mejor opción es adoptar uno cuya raza produzca vocalizaciones más agradables. Sigue leyendo este espacio y conoce algunos de los felinos domésticos que cumplen con estas características.

¿Por qué no es bueno evitar que un gato maúlle?

Antes de pasar con las razas de gatos que maúllan poco, primero debes entender por qué nunca se les debe prohibir vocalizar. En primer lugar, recuerda que es su principal medio de comunicación contigo, ya que así podría indicarte que tiene hambre, tiene sed, que necesita salir o que se siente mal.

Además, aunque es de conocimiento popular que los gatos suelen ser solitarios y poco expresivos, también emplean sus vocalizaciones cuando quieren expresar su afecto. Así que el evitar que un felino maúlle, significa negarle la oportunidad de establecer una relación más profunda contigo.

¿Por qué mi gato no deja de maullar?

Tipos de gatos que maúllan poco

Existen ciertas razas de gatos que maúllan de manera silenciosa o poco estridente. De hecho, estos felinos suelen ser bastante tranquilos y sedentarios, por lo que no tienen necesidad de vocalizar a menos que sea demasiado necesario. Si te interesa conocer alguno de estos ejemplares, la siguiente lista recopila a los más populares entre los tutores.

1. Bengalí

El gato bengalí puede no ser la mejor elección si deseas adoptar a un felino silencioso, ya que se caracteriza por ser demasiado maullador. No obstante, la mayoría de sus vocalizaciones se asemejan a un dulce arrullo que no fastidia demasiado. Esto reduce la principal molestia de algunos tutores, aunque no la elimina por completo y es posible que no a todos les guste presenciar este extraño sonido.

También es importante recordar que el bengalí es una raza híbrida, la cual resulta de la mezcla entre un gato doméstico y el gato leopardo asiático. Es por esta razón que luce un hermoso pelaje atigrado y un cuerpo que recuerda a su ancestro salvaje. A pesar de que su apariencia es maravillosa y atractiva, su actitud enérgica podría complicar sus cuidados y producir conductas subversivas.

2. British shorthair

La raza british shorthair es reconocida por ser pacífica y cariñosa por naturaleza, lo cual ayuda bastante a evitar que maúllen sin control. Eso sí, precisan pasar bastante tiempo al lado de sus tutores o de su familia. Por esta razón, no pueden quedarse solos en casa durante mucho tiempo.

Como su nombre lo dice, este felino presenta un pelaje corto y abundante que lo hace lucir afelpado. Por si fuera poco, exhibe coloraciones diversas que van desde patrones monocromáticos hasta mantos multicolores. Esto significa que existe una gran gama de ejemplares que podrían ajustarse bien a cualquier estilo que se requiera.

3. Cornish rex

El cornish rex comparte su apariencia con el famoso gato esfinge, pues ambos presentan un cuerpo esbelto con varios pliegues en la piel. Sin embargo, esta raza luce un manto corto y rizado que permite diferenciar entre los dos. De hecho, según un estudio publicado en la revista científica Plos One, el pelaje rizado es en realidad producto de una mutación única y específica de este tipo de felinos.

A pesar de que se les considera ejemplares pacíficos y poco maulladores, esto solo se logra si tienen una buena educación y los cuidados correctos. Ten en cuenta que son una raza activa, juguetona y que no soporta bien la soledad, de manera que se desesperan y se aburren con facilidad. En consecuencia, podrían adquirir conductas inadecuadas como una protesta a la falta de estímulos ambientales.

4. Gato bosque de Noruega

El gato bosque de Noruega es una de las razas más grandes que existe, ya que sobrepasa los 45 centímetros de altura y los ocho kilos. Por si fuera poco, posee un pelaje abundante, sedoso y abultado que le da una apariencia salvaje. No obstante, su carácter dócil y sociable le permiten mantenerse sereno sin maullar.

Una de las razas de gato gigantes.

5. Abisinio

Los abisinios son gatos que mantienen una conducta infantil incluso durante su edad adulta. Por esta razón, se caracterizan por ser ejemplares juguetones y traviesos que son difíciles de adiestrar. Además, adoran acaparar la atención de sus tutores y convivir con ellos, de manera que no soportan bien el abandono o la soledad.

A pesar de que son demasiado inquietos, estos felinos siempre intentan pedir las cosas por medio de un maullido dulce y tranquilo. Es por ello por lo que no ocasionan muchos problemas con los tutores que odian las vocalizaciones de los gatos, aunque aún podría incomodar a algunas personas.

6. Americano de pelo corto (American shorthair)

Como su nombre lo dice, el gato americano de pelo corto tiene su origen en Estados Unidos, en donde se les utilizaba para reducir las plagas de ratones entre la población. Esto provocó que se volviera popular entre las familias y ayudó a que se estableciera como la raza doméstica común de América.

Gracias a que este felino convivió bastante tiempo con los humanos, su carácter se hizo más sencillo, tranquilo, amoroso y sociable. Por esta misma razón, no tiende a maullar demasiado para intentar obtener lo que necesita, pues desarrolló otras estrategias con mejores resultados.

Un gato atigrado american shorthair.

7. Azul ruso

Aunque tiene una gran similitud con otras razas como la british shorthair y el cartujo, presentan unos espectaculares ojos esmeralda que los hace por completo diferentes. Este felino tiene un tamaño mediano y un cuerpo esbelto que no sobrepasa los 5 kilogramos. Además, su pelaje es suave y exhibe un color peculiar gris azulado que hace honor a su nombre.

En cuanto a su carácter, estos felinos son pacíficos, cariñosos, discretos y muy reservados. Gracias a esto, suelen pasar la mayor parte de su tiempo solos, de manera que maúllan muy poco dentro de la casa. Sin embargo, a veces necesitan del cariño y los mimos de sus tutores para sentirse plenos.

Como te podrás dar cuenta, existe una gran variedad de gatos que no maúllan o tienden a vocalizar con más suavidad. Así que no existe excusa para no elegir a un felino doméstico como tu compañero de vida. Ten por seguro que son una mascota magnífica que te regalará momentos inolvidables y divertidos mientras esté a tu lado. No lo dudes más y adopta uno de estos bellos ejemplares.

Te podría interesar...
12 razas de gatos con manchas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
12 razas de gatos con manchas

Los gatos con manchas suelen llamar la atención porque exhiben más de dos colores en su pelaje. Conoce algunas de estas razas.



  • Trillo, L. (2019) Guía para entender al gato. FAADA. Recuperado el 23 de marzo de 2022, disponible en: http://faada.org/docs/GuiaParaEntenderAlGato.pdf
  • Gandolfi, B., Alhaddad, H., Affolter, V. K., Brockman, J., Haggstrom, J., Joslin, S. E., ... & Lyons, L. A. (2013). To the root of the curl: a signature of a recent selective sweep identifies a mutation that defines the Cornish Rex cat breed. PloS one, 8(6), e67105.
  • Montoya, D. (2020) Monografía: LA MENTE DEL GATO DOMÉSTICO Felis silvestris catus. (Tesis de grado, Universidad Antonio Nariño).
  • Crowell-Davis, S. L. (2007). Cat behaviour: social organization, communication and development. In The welfare of cats (pp. 1-22). Springer, Dordrecht.