Quistes de plumas en aves: ¿cómo tratarlos?

Los quistes de plumas suelen aparecer con frecuencia en ciertas variedades de canarios, aunque también pueden aparecer en otros pájaros.
Quistes de plumas en aves: ¿cómo tratarlos?
Silvia Conde

Escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde el 16 diciembre, 2020.

Última actualización: 16 diciembre, 2020

Los quistes de plumas suelen ser un motivo de consulta habitual en las clínicas de animales exóticos. Los propietarios de pequeñas aves —canarios, la mayoría— acuden al veterinario asustados por una masa dura que sobresale de la piel de sus mascotas.

Las causas que provocan estos bultos son variadas y la solución es quirúrgica, por esto es importante acudir a un profesional cuando detectes el problema. Observar regularmente el plumaje de las aves es necesario para evaluar de forma general el estado de salud del animal.

Quistes de plumas en aves: ¿qué son?

Los quistes son nódulos o masas que crecen bajo la piel y pueden aparecen en todas las áreas del cuerpo del ave, pero especialmente en la espalda, pecho y alas. Estas masas están formadas por plumas enquistadas, es decir, plumas que no llegan a traspasar la epidermis y crecen en el interior.

¿Cuáles son las causas de los quistes foliculares?

Ciertas aves están más predispuestas que otras a estos tipos de problemas cutáneos, pues se cree que esta patología es hereditaria. Por esta razón, hay que evitar cruzar individuos propensos a estos quistes.

Algunas variedades de canarios de pluma larga también presentan una mayor predisposición genética a padecer este tipo de quistes —como los canarios nevados de pluma larga—, por lo que se aconseja no realizar cruces de esta variedad entre sí.

Otros factores que pueden originar los quistes foliculares son las heridas, las infecciones cutáneas —estas pueden desencadenar daños epiteliales lo suficiente graves como para que el daño alcance el folículo de la pluma—, la presencia de ectoparásitos o las mudas anormales.

Cómo identificar los quistes de plumas en pequeñas aves

Aunque los quistes de plumas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo del animal, la zona torácica dorsal es un sitio frecuente para su observación. Con una manipulación suave y levantando las plumas con un ligero soplido puedes ver la piel debajo del plumaje.

Las aves con quistes, sobre todo si están muy avanzados, presentan un plumaje muy desordenado, con plumas con cierta malformación fácilmente detectables. A veces el quiste asoma como un bulto duro y escamoso por encima de otras plumas del animal.

Los quistes de plumas son más comunes en canarios.

Si el folículo del que se origina la pluma está muy dañado, este puede no llegar a formar una pluma en su interior, por lo que solo acumulará queratina, evento que dará lugar una masa dura queratinizada. Estos quistes pueden aparecer de forma individual o colectiva, dependiendo del número de folículos afectados.

Por lo general, estas masas no suelen provocar dolor pero, según la zona en la que aparezcan, sí pueden molestar al animal, que intentará picarse y podrá llegar a ulcerar el quiste y sangrar un poco. Los propios roces con área afectada también pueden provocar la aparición de un poco de sangre.

Normalmente, estas heridas se producen en las plumas coberteras de la espalda, la nuca o en las largas plumas de los flancos de las aves. Suele ocurrir con mayor asiduidad en los ejemplares adultos —que ya han pasado por varias mudas— que en los juveniles.

Tratamiento de los quistes de plumas

El tratamiento de los quistes de plumas es quirúrgico, aunque puede ser no 100 % curativo, ya que pueden seguir apareciendo otros quistes posteriormente. Como para cualquier cirugía, es altamente recomendable realizar una evaluación previa del animal para prevenir posibles complicaciones en la anestesia y el procedimiento.

La extirpación suele ser sencilla y se realiza con el animal anestesiado. En muchas clínicas y centros veterinarios se utiliza un electrobisturí o láser para realizar la intervención minimizando la pérdida de sangre.  Cuando hay múltiples quistes, puede ser necesaria la extirpación quirúrgica de todo el tracto afectado.

Cabe destacar que los folículos dañados no se vuelven a recuperar al retirarlos en la operación, pero sí se forman nuevos pasado un tiempo. A veces, según el criterio veterinario y la zona donde se presenten los quistes, se puede optar a tratamientos conservadores en lugar de cirugías.

Esto suele pasar cuando el quiste se encuentra en una zona complicada como las alas y requiere una amputación parcial. En estos casos, el propietario debe ser consciente de las complicaciones posteriores que este procedimiento puede derivar.

Acompañada a la cirugía, se administrarán los antibióticos que el veterinario vea necesarios, así como analgésicos para evitar el dolor y posibles infecciones secundarias en el animal.

Un periquito sobre un fondo blanco.

Los quistes de plumas suelen tener un origen genético así que, antes de adquirir un pájaro, busca un criador de confianza que evite los cruces entre los ejemplares con predisposición a quistes. Lleva un control periódico del estado de la piel y el plumaje de tu animal en casa y consulta a tu veterinario si detectas alguno.

Te podría interesar...
Consejos para la cría de canarios
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Consejos para la cría de canarios

Si tienes un ejemplar en casa y piensas en hacer la cría de canarios, te contamos los pasos a seguir uno a uno. ¡No te los pierdas!



  • cvmadridexoticos. Quistes De Pluma En Canarios.
  • clinicaveterinariaminuvet. Quistes De Pluma En Canarios.
  • Orniplus. Quistes foliculares.
  • ecuphar. canarios.
  • Amazoniaveterinarios. Cuidado del plumaje del canario.