¿Qué son las capibaras?

Francisco María García · 11 noviembre, 2018
Estos adorables roedores de gran tamaño son unos animales pacíficos y dóciles, que solo buscan la comodidad dentro de su hábitat. Conoce más sobre ellos.

Las capibaras figuran entre los roedores más grandes del mundo. Son también conocidos como chigüire o carpincho, entre algunos otros apodos, según las coordenadas geográficas.

El nombre de estos pequeños animales proviene del guaraní Kapiÿva cuyo significado es ‘señor del paso’. Su denominación científica es ‘hydrochaeris’, vocablo griego cuya traducción es cerdo de agua.

Ficha técnica

  • Género: Hydrochoerus
  • Especie: Hydrochaeris
  • Tamaño: (adulto) 1,1 a 1,3 metros, aproximadamente
  • Peso: (adulto) de 35 a 66 kilogramos
  • Altura: (adulto) 50 a 64 centímetros
  • Período de gestación: 130 a 150 días

Principales características

Se trata de un animal herbívoro. Su dieta se compone fundamentalmente de pasto y plantas acuáticas. Ocasionalmente puede incluir cortezas de árboles suaves, frutas y bayas; así como caña de caña de azúcar y maíz.

 Las capibaras practican la coprofagia: ingesta ocasional de sus propios excrementos. De esta manera, pueden obtener el mayor número de nutrientes de los alimentos y ayudan a descomponer la celulosa de las hierbas.

Características de la capibara.

¿Qué animales representan una amenaza para las capibaras?

Sus depredadores naturales son algunos felinos como pumas, jaguares u ocelotes. También los caimanes, cocodrilos, zorros selváticos, anacondas y las águilas. Se trata de un roedor muy llamativo; por otra parte, es de andar lento y pesado.

Distribución geográfica y hábitat natural

Las capibaras se encuentran a lo largo de América del Sur, siempre muy cerca de alguna fuente de agua constante. El mayor número de ejemplares se ubican en las llanuras compartidas entre Colombia y Venezuela. También el norte de Argentina y toda la Amazonia.

Estilo de vida

Son mamíferos sumamente sociables. Pueden vivir en grupos que alcanzan hasta los 30 miembros, principalmente como medidas de seguridad para intentar protegerse de los depredadores. A pesar de aparearse varias veces al año, la temporada ‘alta’ se concentra durante las lluvias de los meses de abril y mayo.

Las manadas suelen estar conformadas por un macho dominante rodeado de varias hembras y sus crías. No suele haber más de un miembro varón en un mismo grupo, dado que solo uno ostenta los derechos de reproducción con las hembras.

Las capibaras duermen muy poco. Casi siempre durante las mañanas, entre los matorrales a las orillas de los ríos. También durante las horas del mediodía, después de revolcarse en el barro, intentando apaciguar las altas temperaturas.

Estos roedores se comunican entre ellos por vocalizaciones. Cuando hay peligros emiten un sonido de alarma muy similar al ladrido de un perro. También generan ronroneos muy similares a los de un gato, en señal de sumisión. Silbidos estridentes, gruñidos o ruidos fuertes son empleados para indicar felicidad.

Curiosidades

Capibara sumergida en el agua.

Para identificar a los machos de las hembras, solo es necesario observar la glándula olfativa ubicada sobre el hocico. Los primeros presentan en esta zona una sustancia blancuzca y pegajosa; un concentrado que emplean para marcar su dominio sobre el resto de los miembros de la manada.

Las capibaras viven bajo un sistema jerárquico. Para ascender dentro del grupo, los miembros masculinos se enzarzan en luchas constantes.

Los machos son también promiscuos, pudiendo tener múltiples parejas a lo largo de su vida. Aunque el número de ‘compañeras’ siempre será proporcional a la habilidad para salir victorioso en los combates con sus compañeros.

Estos animales pueden permanecer bajo el agua hasta cinco minutos, sin necesidad de salir a la superficie a respirar. Gracias a esta capacidad, combinada con sus destrezas de nado, suelen valerse del caudal de los ríos y de las profundidades de algunas lagunas, como rutas de escape ante sus depredadores.

En la actualidad es una especie peligrosamente amenazada. Durante años han sufrido los embates de la cacería indiscriminada, principalmente por el sabor y la suavidad de su carne. También por los distintos usos que se les da a su piel.

 ¿Las capibaras como animales domésticos?

Esta es una especie que ha demostrado que puede vivir como mascota. Algunos ejemplares aprenden a seguir órdenes sencillas como sentarse o esperar pacientemente a que les sirvan sus alimentos. Además, son sumamente dóciles. Disfrutan de recibir los mimos de sus dueños, así como de la compañía de otros animales, como los perros y gatos.

En cautiverio se debe garantizar a estas mascotas el contar con suficiente agua en donde les sea posible sumergirse por completo cada vez que lo deseen. De lo contrario, corren el riesgo de sufrir de enfermedades de piel; padecimientos que pueden terminar como muy graves o irreversibles.