¿Qué hacer contra los cazadores furtivos?

Francisco María García · 7 mayo, 2018
Hay varias medidas impulsadas por los gobiernos o instituciones internacionales para combatirlos, pero los ciudadanos pueden concienciarse y no consumir productos fabricados con especies amenazadas

En un mundo lleno de especies de animales en extinción, se hace imprescindible combatir la plaga de los cazadores furtivos. No solo vale la teoría, así que hay que poner los medios, las políticas y el personal necesario.

Los animales que más han sufrido la caza furtiva en los últimos años han sido los rinocerontes, gorilas, tigres y elefantes. Pero hay muchos más, ¿cómo evitar esta situación?, ¿qué se puede hacer contra los cazadores furtivos?

Un problema en muchos países

La caza ilegal de animales, también llamada caza furtiva, es un verdadero problema en muchos países, sobre todo en África, Sudamérica y el sudeste de Asia. Se trata de zonas del mundo con especies únicas, autóctonas y difíciles de encontrar en otros países.

Junto a la caza furtiva, en esas partes del mundo se genera un negocio realmente lucrativo: el tráfico ilegal de especies protegidas. Ya sea por deporte, por afición, o simplemente en unas curiosas ‘reuniones de negocios’, los animales son las víctimas.

Son muchas las personalidades que hemos ido conociendo a lo largo de los años en esta temible práctica. Desde políticos, actores y actrices muy conocidos, incluyendo a reyes y jefes de estado.

Uno de los principales comercios derivados del negocio de los cazadores furtivos es el del marfil. El uso de los colmillos de elefantes se realiza con fines medicinales, cosméticos y, sobre todo, como elementos decorativos.

Pieles y maltrato animal

Medidas de la ONU

En diferentes reuniones, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha ido aprobando distintas resoluciones en las que los países se comprometen a reducir la caza furtiva y el posterior tráfico ilegal de especies protegidas.

Se trata, en definitiva, de promulgar leyes, endurecer las penas y sanciones, y después obligar a su cumplimiento. Uno de los aspectos fundamentales es la consideración de la caza furtiva como delito grave.

Nuevas tecnologías e inteligencia artificial

Uno de los ejemplos más conocidos del uso de la inteligencia artificial contra los cazadores furtivos es la aplicación PAWS (Protection Assistance for Wildlife Security).

Con esta herramienta, desarrollada por la Universidad del Sur de California, se usan complejos algoritmos matemáticos. Entre los factores a considerar están los datos sobre el comportamiento de los cazadores furtivos, informaciones de las patrullas de vigilancia, etc.

¿Qué es Wildlife Crime Tech Challenge? Consiste en un proyecto que combina dispositivos y aplicaciones de ciencia y tecnología para combatir el negocio de la caza ilegal.

El número de proyectos que van integrando el WCTC supera ya los 300 y se han unido más de 52 países. Cualquier persona, con la ayuda y asesoramiento de las autoridades de su país, puede presentar sus ideas.

Caza ilegal de animales

Algunos de los proyectos ganadores son estos:

  • Un dispositivo portátil con la capacidad de hacer pruebas de ADN en menos de una hora.
  • Una aplicación para teléfonos smartphone, con la cual los usuarios pueden diferenciar en tiempo real si el animal que tienen delante forma parte de una especie protegida, si ha sido capturado de forma ilegal, etc.
  • Sensores que utilizan el olor para localizar animales muy ocultos en pasajes de carga o en equipajes.

¿Qué medidas son efectivas contra los cazadores furtivos?

Para combatir el problema de los cazadores furtivos, son muchas las propuestas y muchas las ideas que se pueden llevar a cabo:

  • La prohibición del comercio internacional de marfil es una de las medidas más efectivas.
  • El mercado del comercio ilegal de animales y especies protegidas es una lamentable situación que es imprescindible erradicar.
  • Es preciso incrementar el número de patrullas y agentes protectores de estos animales; también hay que dotar a este personal de la tecnología y los medios adecuados.
  • La educación y la concienciación a todas las personas del mundo de que no deben comprar productos o prendas de ropa fabricados con especies de animales en peligro de extinción.

ADN contra la caza furtiva

La comparación de ADN y su uso permite localizar las zonas con mayor índice de caza furtiva. Hay que recordar que la zona entre Tanzania, Mozambique, Congo, Gabón y Camerún, tiene el mayor porcentaje de caza furtiva.

En Sudáfrica, uno de los países más afectados por la caza furtiva de animales en extinción, se buscan soluciones. RhoDIS es una potente base de datos que compara muestras de animales que todavía viven; estas muestras se comparan con restos de animales abatidos y comercializados.

Los drones y el GPS

La tecnología APE consiste en un software con capacidad de localizar animales en extinción y cazadores furtivos. El sistema integra drones especializados, cámaras infrarrojas, GPS e incluso aviones.