Todo lo que necesitas saber sobre las multas y tu perro

Las grandes ciudades alrededor del mundo reaccionan con diversas medidas legales para promover la tenencia responsable de mascotas. Para mantenerse informado y evitar molestias, hay que a conocer todo lo que necesitas saber sobre las multas y tu perro en España.

El objetivo de las multas

Las multas básicamente se destinan a penalizar conductas inapropiadas. Estos comportamientos son los de las personas en relación a los animales o actos que amenazan el equilibrio de las relaciones sociales en las ciudades.

Para facilitar el entendimiento de las nuevas reglas de convivencia entre humanos y mascotas hay normas. Además, hay que evitar que las multas y tu perro se vuelvan compañeros fieles.

¿Cuáles son las principales multas en España?

Las campañas masivas de educación de perros y penalización de dueños fueron reforzadas en España a partir de 2016. La intención es promover la limpieza de la ciudad y crear conciencia en las personas sobre la importancia de la tenencia responsable.

En Madrid, las multas y tu perro pueden encontrarse durante un paseo cotidiano. Eso porque las sanciones económicas a los dueños que no recojan las heces de sus mascotas son más frecuentes y alcanzan valores elevados. Muchas veces las multas pueden ser sustituidas por trabajo comunitario, como limpieza de las calles y parques durante los fines de semana.

No mutilaciones

Otra sanción importante es relacionada a la prohibición de mutilación física a los perros. Y eso sucede incluso cuando se trata de supuestamente mantener el estándar de la raza. Una iniciativa de protección a las mascotas que ya era prevista desde 2012 por el Parlamento Europeo.

En 2015, el Congreso español aprobó el texto legal que penaliza la realización de intervenciones quirúrgicas puramente estéticas en todas las razas de perro.

En algunas comunidades como Aragón, Andalucía, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia y Navarra ya había precedentes. Y estas prácticas ya eran consideradas ilegales antes de la aprobación del Parlamento.

Medidas a tomar

  • La propuesta aprobada también exige que los Gobiernos pongan medidas para prevenir la reproducción descontrolada de perros callejeros. Otra protección es para el abandono de mascotas, y para el uso de animales para espectáculos y publicidades.
  • A partir de ahí, fueron aprobadas multas para las personas que abandonen sus mascotas o que las exploten física o mentalmente. Igualmente pueden ser sancionados los amos que no proporcionen los debidos cuidados e higiene a sus mascotas.
  • Cualquier persona puede denunciar anónimamente el maltrato de animales domésticos o callejeros. Quien sea pillado maltratando, humillando o abusando de los animales puede recibir multas o ser condenado a cumplir pena en la cárcel.
  • Otro resultado positivo fue el aumento de campañas de salud pública para la castración gratuita de los animales domésticos. Esto ocurrió en diversas ciudades de España.
  • También es posible la multa por recopilar sin permiso animales en las calles de las principales ciudades españolas. En el caso de encontrar un perro abandonado, lo mejor es comunicarse con las autoridades o centros de animales.

¿Cómo evitar que las multas y tu perro caminen siempre juntos?

El primer paso es entender que la tenencia responsable no significa solamente preservar la salud de la mascota.

Es indispensable que el perro se encuentre en condiciones adecuadas de salud para compartir el espacio con otros animales y personas. Para eso, se debe llevar periódicamente al veterinario, vacunarlo en el plazo correcto y mantener los tratamientos antiparasitarios actualizados.

También se deben tomas los debidos cuidados para que la tenencia de una mascota no se vuelva un riesgo al equilibrio de las relaciones sociales. Las conductas del perro y de su dueño deben adecuarse a las reglas de conducta aceptable y ética para vivir armónicamente en comunidad.

La necesaria empatía

La actitud correcta es ponerse en el lugar de alguien que no quiere o no puede convivir con animales. Sea por una cuestión de gusto o problemas de salud como alergias, fobias y demás enfermedades. Esas personas no deben sentirse obligadas o cohibidas a aceptar una situación que no desean.

Por ello las multas y tu perro no tienen que caminar juntos necesariamente. Tomando los debidos cuidados, es posible convivir pacíficamente y disfrutar de la compañía de tu mejor amigo sin perjuicios económicos.

Fuente de la imagen principal: M.Peinado

Categorías: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar