Ya existe un país sin perros callejeros

Francisco María García · 30 julio, 2016

En la mayoría de los países de todo el mundo existen problemas con los canes domésticos abandonados. Los gobiernos no suelen hacer demasiado caso, porque consideran que es un problema menor. Sin embargo, hay excepciones, países sin perros callejeros.

Holanda, uno de los países punteros en lo que a iniciativas para un mundo más consciente se refiere, se ha convertido en la primera nación sin perros callejeros. Esta problemática de animales abandonados y callejeros abunda en todos los países del Mundo. A pesar de que muchas fundaciones y organizaciones buscan generar conciencia, en muchas naciones hay una enorme cantidad de animales sin hogar.

El final de una trayectoria en Holanda, ahora sin perros callejeros

perro y familia

Durante mucho tiempo en Holanda hubo una enorme cantidad de perros callejeros, ya que la gente los abandonaba cuando dejaban de ser el juguete cachorro, o bien a causa de no ser de razas puras, o por el fin de la temporada de caza, etc.

Durante el siglo XIX, la cantidad de perros que había en Holanda era de las mayores de Europa. Esto trajo como consecuencia un preocupante brote de rabia entre la población autóctona, que, sumado a las escasas medidas higiénicas de la época, se convirtió en una de las principales causas de mortalidad de la zona.

Como consecuencia de lo anterior, la población empezó a abandonar sus mascotas ante el miedo de una posible pandemia. Llegó un momento que los animales callejeros empezaron a poblar calles hasta niveles preocupantes y el Gobierno holandés decidió poner orden ante tal problemática. Asumió los costes de las castraciones y organizó campañas de castración masivas para esterilizar a las mascotas de forma gratuita.

El gobierno de Holanda ha ido implantando una serie de acciones legales con el mejor de los resultados. Ahora ya no existen perros callejeros en el país, poniendo sobre la mesa una serie de medidas que impiden el abandono.

Eficaces medidas

¿Cómo se ha conseguido este logro de ser un país sin perros callejeros? Mediante diferentes medidas, como es el caso de penas de cárcel por maltratar o abandonar un animal, altos impuestos por la compra de perros de raza, campañas de castración gratuitas para mascotas y una división especial de policías para combatir la crueldad y el abandono de animales.

Este tipo de medidas sirven para sensibilizar a la gente sobre la responsabilidad de tener animales de compañía, logrando que ningún perro deba ser sacrificado ni recluido a una perrera por vagar en las calles.

Holanda creó una de las leyes más duras de Europa en cuanto a la protección animal. Las multas que siguen a las denuncias pueden costar hasta 16 mil euros y penas de cárcel de hasta 3 años.

Otra medida muy eficaz es que el propio gobierno asumió los costos de una campaña masiva de esterilización de mascotas. En la actualidad es gratuito esterilizar a los perros en todo el territorio.

A todo lo anterior se ha sumado una serie de impuestos altos a la compra de perros de raza, de esta manera quienes quieran tener canes en su casa puedan optar por la adopción de muchos animales de los refugios, perreras, etc.

Con esta medida de grabar los perros de raza, se ha conseguido disminuir el negocio alrededor de la vida animal y fomentar quienes realmente deseaban la compañía de un amigo canino. Lo han logrado y ahora son todo un ejemplo para el mundo.

Protectoras, perreras municipales

niño cambia su regalo de cumpleaños por comida para perros

Hay que recordar que no es lo mismo hablar de perreras municipales que de protectoras. Las primeras, llamadas también Centros zoosanitarios, son los centros de recogida de animales abandonados proporcionados por la Administración Pública. Las segundas son asociaciones sin ánimo de lucro que se dedican a la protección de los animales y que en algunos casos tienen la concesión municipal de la gestión del servicio de recogida de animales abandonados.

En las perreras, los perros que están allí suelen ser sacrificados si el propietario no aparece y no se produce una adopción. Los plazos son los establecidos en cada centro. Cada vez estos plazos se amplian más y se buscan salidas alternativas al sacrificio.

Sin embargo, en las protectoras no se practican sacrificios de animales salvo caso excepcionales, como por ejemplo para evitar el sufrimiento de un animal enfermo. De esta forma, los perros pueden vivir toda su vida en las instalaciones de una protectora.