¿Qué mascotas no pueden vivir juntas?

Virginia Duque Mirón 29 junio, 2018
Si bien se suele atribuir una cierta 'enemistad' entre algunas especies, lo cierto es que la personalidad de cada ejemplar y lo que ponga un dueño de su parte puede propiciar que sean amigos

“Se llevan como el perro y el gato…”. ¿Cuántas veces en tu vida has escuchado esta frase? No sabemos muy bien cuál es su origen, pero sí sabemos que hay personas que tienen ambas especies conviviendo juntas y esto no parece suponer un problema. ¿Hay algunas mascotas que no puedan vivir juntas? Veamos.

Ciertas mascotas no pueden vivir juntas, ¿o sí?

Es cierto que cada especie tiene sus características y personalidad, además de necesidades diferentes, pero eso no significa que no puedan convivir entre ellas. Si pensamos en los humanos, aunque somos de la misma, cada uno de nosotros diferimos mucho de otros y, lo que para uno es importante, para otro puede no serlo tanto.

No obstante, nos habituamos a compartir nuestras vidas, a vivir juntos y tener vidas felices. Aunque en muchas ocasiones puede ser fruto de usar el raciocinio y la conversación, en otras muchas, solo es cuestión de química. Entre las mascotas también puede haber química o feeling, y hacer que ciertas especies sean más aptas para convivir entre ellas.

Perros y gatos, ¿sí o no?

Los perros son animales muy sociables que pueden convivir casi con cualquier otra especie. Aunque es verdad que gatos y perros difieren mucho entre ellos, pueden compartir el mismo techo sin problemas siempre y cuando se sigan ciertas pautas.

Enfermedades de perros y gatos

Los dueños deben esforzarse porque entre ambos animales se cree una amistad. Esto se consigue no obligándolos a acercarse, supliendo las necesidades de cada cual sin dar más atención a uno que a otro y hablándoles de la misma manera a cada uno.

Lo cierto es que lo que determinará si la convivencia es posible o no serán las personalidades de cada uno de los ejemplares, y también de tu empeño por hacer que se lleven bien. Dale a cada uno su espacio.

Perros y hurones, ¿sí o no?

El hurón es una de las mascotas con las que mejor se llevan los perros, pues tienen muchos puntos en común. Ambos son sociables y necesitan sentirse parte de un grupo o manada. Además, a los hurones les encanta salir a la calle a pasear, así que ambos pueden compartir también estos momentos de ocio y esparcimiento.

¿Y perros y conejos?

Los conejos son seres juguetones que pueden crear momentos muy divertidos junto con nuestros amigos los perros. Eso sí, hay que saber escoger la raza de conejo, pues algunas son muy nerviosas y podría mantener estresado y alterado a nuestro perro.

Perros y conejos pueden convivir juntos

La socialización es un paso muy importante tanto en los perros como en los conejos, especialmente si deseas que ambos vivan juntos.

Roedores y perros

Otros roedores como hámsters y cobayas pueden vivir bajo el mismo techo, pero no serán amigos. La convivencia será agradable y tranquila, pero distante. Es decir, ninguno de los dos cree que el otro sea atractivo para tener una relación que vaya más allá de la de saber que está ahí. No existirá interactuación.

Pájaros y perros

Demasiadas diferencias para crear una relación estrecha. Del mismo modo que sucede con los roedores, los perros no van a interactuar con los pájaros salvo en casos excepcionales. Esto suele ocurrir cuando ambos se han criado juntos y se consideran hermanos.

¿Con quiénes pueden convivir los gatos?

Los gatos son un tanto más complicados que los perros para convivir con otras especies, ya que su carácter es mucho más territorial e independiente. Sin embargo, como mencionábamos antes, todo dependerá de su personalidad y de la edad que ambas especies tengan.

Lo mejor para que otras mascotas convivan con gatos es que se críen juntas e interactúen desde que son cachorros, pues así se acostumbrarán rápidamente a la presencia del otro y lo considerarán como un miembro más de la familia. Serán como hermanos.

No hay ninguna mascota que no pueda convivir con otra siempre que se lleven bien. Hay un feeling y una química que existe o no en cada ejemplar, del mismo modo que nos sucede a las personas. Hay cosas que no se pueden forzar…

Te puede gustar