¿Por qué a los osos les gusta el salmón?

A los osos pardos les encanta el salmón, pero no desde un punto de vista culinario. Su consumo los ayuda a sobrevivir y, por ello, lo eligen como fuente de nutrientes siempre que el pez está disponible.
¿Por qué a los osos les gusta el salmón?
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 18 Mayo, 2021.

Última actualización: 18 Mayo, 2021

Hasta las personas menos interesadas en la biología saben que a los osos pardos les gusta el salmón. La imagen de un úrsido (Ursus arctos) sobre una piedra cazando salmones que saltan del agua a contracorriente es una estampa que casi todos conocemos, ya que forma parte de muchos documentales que se emiten en la televisión.

Cuando observamos una conducta así de increíble en el reino animal, no podemos dejar de preguntarnos por qué tiene lugar. En la naturaleza, nada se deja al azar o es anecdótico: los rasgos positivos se seleccionan, mientras que los deletéreos desaparecen en el tiempo, así que todo tiene un sentido evidente. Si quieres saber más sobre el tema, sigue leyendo.

La alimentación de los osos

En primer lugar, cabe destacar que durante todas estas líneas nos vamos a referir al oso pardo (Ursus arctos), pues el término «oso» engloba en realidad a 8 especies diferentes de la familia Ursidae, que a su vez se escinden en diversas subespecies. Como podrás imaginar, un oso asiático y uno polar tendrán elecciones dietéticas muy diferentes.

Los osos pardos son unos de los mamíferos más omnívoros del mundo y se han catalogado como la especie de oso más cosmopolita en lo que a la alimentación se refiere. En la mayoría de sus áreas de distribución, estos ejemplares se alimentan casi exclusivamente de materia vegetal: el 90 % de su dieta se basa en flores, frutos, conos, semillas y brotes.

Además de esto, los osos también comen insectos, larvas, raíces, pequeños vertebrados y, de forma esporádica, dan caza a un animal más grande. Debes tener en cuenta la corpulencia y tamaño de estos mamíferos, algo que dificulta la carrera en entornos boscosos y llenos de vegetación. Por ello, los osos recurren a muchas más fuentes alimenticias que la carne.

Un oso pardo mirando a cámara.

¿Por qué les gusta el salmón a los osos?

Como con todo en esta vida, existen excepciones a la regla. En diversas zonas de la Alaska costera y otras regiones, gran parte de la dieta de los osos pardos se basa en salmones (género Oncorhynchus). Según un estudio publicado en la revista Ecospherelos osos pardos cercanos a la costa consumen muchísimo más salmón que otros alimentos.

Para obtener estos resultados, se analizaron las heces de 886 osos grizzlys —Ursus arctos horribilis, una subespecie de oso pardo— entre los años 1995 y 2914 en British Columbia (BC), Canadá. Se descubrió que los ejemplares de esta subespecie basaban su dieta en el salmón en un 60 %, mientras que otras especies de úrsidos casi no comen peces.

¿Por qué? La respuesta es sencilla. Los salmones migran aguas arriba desde el océano donde habitan a las zonas altas de los ríos de montaña, donde fecundan los huevos y tienen su descendencia. En este viaje contracorriente (anádromo), los salmones caen en las garras de osos pardos, águilas y otros muchos depredadores.

Tal y como indica el portal explore.orgun oso pardo macho adulto consume, de media, casi 2800 kilogramos de salmón al año. Esto supone un aporte calórico inestimable y, por ello, los osos que basan su dieta en salmónidos son mucho más grandes y pesados que aquellos que se especializan en frutas y vegetales.

La teoría del forrajeo óptimo y el consumo de salmón

Esta conducta se puede explicar fácilmente mediante la teoría del forrajeo óptimo (TFO). Según esta postulación, los animales solo comen aquello que les es energéticamente viable, es decir, que les aporta más calorías en el consumo de las que gastan en la búsqueda o caza del recurso.

No es que a los osos les «gusten» los salmones como tal, sino que estos reportan una cantidad de calorías increíble en comparación con otros alimentos y, además, son muy fáciles de cazar durante su migración. El esfuerzo que invierten estos animales esperando sobre las rocas del río es mínimo y la recompensa sobrepasa con creces el tiempo gastado.

Unos 100 gramos de salmón crudo reportan 146 calorías, mientras que la misma cantidad de fresas tan solo contiene 33 calorías. Un oso —y cualquier otro animal omnívoro— elegirá siempre el alimento más energético si tiene la opción, ya que maximiza sus probabilidades de supervivencia ante la misma inversión energética.

Si otras poblaciones de osos pardos no basan su dieta en salmón, simplemente es porque no pueden. La migración de estos peces se restringe a ciertas partes específicas del mundo, así que los que no han tenido suerte de nacer en ellas, deben buscar otros tipos de comida.

Además de su aporte calórico, el salmón contiene muchas proteínas y ácidos grasos Omega-3. En la naturaleza, este pez es un superalimento.

¿Los osos comen miel?

La misma teoría se puede aplicar en lo que al consumo de miel se refiere. Los osos tienen fácil acceso a ella por su tamaño y este manjar les reporta mucho azúcar y energía con un esfuerzo mínimo. Más que adorar el sabor del fluido —que también—, simplemente se alimentan de miel porque les sale a cuenta a nivel evolutivo.

Los depredadores son esenciales en los ecosistemas.

A los osos les gusta el salmón, sí, pero quizá no por las razones que imaginabas. En la naturaleza, el concepto de gastronomía no existe, pues todo se basa en un baile entre gasto y consumo energético. Si un alimento reporta más calorías de las que son necesarias para obtenerlo, puede formar parte de la dieta del animal.

Te podría interesar...
La trucha arcoíris, un salmónido multicolor
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
La trucha arcoíris, un salmónido multicolor

La trucha arcoíris es un familiar de los salmones que se caracteriza por sus tonalidades, similares al color de un arcoíris.



  • Adams, M. S., Service, C. N., Bateman, A., Bourbonnais, M., Artelle, K. A., Nelson, T., ... & Darimont, C. T. (2017). Intrapopulation diversity in isotopic niche over landscapes: Spatial patterns inform conservation of bear–salmon systems. Ecosphere8(6), e01843.
  • Van Daele, M. B., Robbins, C. T., Semmens, B. X., Ward, E. J., Van Daele, L. J., & Leacock, W. B. (2013). Salmon consumption by Kodiak brown bears (Ursus arctos middendorffi) with ecosystem management implications. Canadian Journal of Zoology, 91(3), 164-174.
  • Hilderbrand, G. V., Hanley, T. A., Robbins, C. T., & Schwartz, C. C. (1999). Role of brown bears (Ursus arctos) in the flow of marine nitrogen into a terrestrial ecosystem. Oecologia, 121(4), 546-550.