Por qué no tener un mapache de mascota

Virginia Duque Mirón · 19 mayo, 2018
Se trata de un animal salvaje , pero realmente las razones para no adoptarlo podrían ser las mismas que para hacerse cargo de un ejemplar; precisamente su comportamiento podría ser muy divertido

Adoptar mascotas menos ‘convencionales’ que un perro o un gato está de moda. Son muchos los que por este motivo se lanzan a la aventura de adoptar un mapache como mascota. ¿Es una idea que estás barajando? Pues te damos algunas razones por las que no deberías hacerlo, ¿o sí?

Razones para no tener un mapache como mascota

Te morirás de la risa

Tener un mapache como mascota puede ser de lo más divertido, por muchas razones. No suelen estar domesticados, así que todo lo que ven en casa es nuevo para ellos y esto puede desatar situaciones de lo más cómicas.

Además, tienen tendencia a imitar los comportamientos que ven, ya sean de personas o de otras mascotas. Este es el caso del mapache Pumpkin que se cree un perro y del que te hablamos en una ocasión. Sus travesuras, de hecho, se han convertido en uno del los hitos de las redes sociales más famosas.

Mapache en la ciudad

Se crean sus propias rutinas de ejercicios

Si te daba pereza tener una mascota por sacarlo a dar paseos y ayudarle a hacer ejercicios, no te preocupes, porque este no será un problema con un mapache. Tienen una tendencia muy graciosa y habilidosa a la vez: saltar. Es su forma de intentar alcanzar lo que quieren, de saludarte, de pedir algo… ¡Lo usan para todo!

El ejercicio no será algo de lo que preocuparte si tienes un mapache como mascota.

Bañarlos será una experiencia única

Uno de los momentos en que estos saltos que tanto le gustan cobran otro sentido es el baño. Aún no se ha descubierto si lo hacen porque odian el agua o porque les encanta. Si quieres descubrir la razón por la que giran y dan vueltas como locos, dale un baño a tu nueva mascota y verás que no podrás evitar reírte.

Son unos manitas

¿Tienes que limpiar, cambiar la rueda de un coche o apretar un tornillo? No te preocupes, allí estará tu mapache dispuesto a ayudarte. Eso sí, tampoco te aseguramos que lo haga…

No comparten su comida

Olvida aquello de sentarte con tu mascota a ver una película y compartir tus palomitas. Si tu mapache te ve con un bol de comida, a la más mínima ocasión te lo quitará para comérselo él solo, así que tendrás que decir bye bye a tus palomitas.

Te quitará tus sombreros

Del mismo modo que las urracas aman las cosas brillantes, los mapaches aman los sombreros. No sabemos de dónde viene esta obsesión por este complemento, pero en cuanto vean alguno lo cogerán sin dudarlo. Y además, ¡saben para qué zona del cuerpo es!

Mapache como animal de compañía

Siempre están haciendo travesuras

Les encanta estar molestando a otros, bien podría ser a ti, a otro miembro de la familia o a alguna otra mascota que tengas en casa. Eso sí, aunque disfrutan mucho haciéndolo, saben parar cuando han llegado a los límites y lo mejor es que pedirán disculpas más tarde.

Roban comida

Si algo caracteriza a los mapaches es su insaciable apetito. Si en algún momento se te olvida su toma o te descuidas y des das menos de lo que le corresponde, no te preocupes, se las ingeniará para abrir la nevera, para robar la comida de otras mascotas de la casa o incluso de las mascotas del vecino si fuera necesario.

Son muy empalagosos

A pesar de ser animales salvajes, los mapaches son tremendamente románticos y cariñosos una vez que se han acomodado a vivir en familia. Lo más probable es que te los tengas que quitar de encima a cada momento.

Les encanta amasar con las manos como sucede a los gatos, solo que en este caso te amasarán cualquier parte del cuerpo, incluida la cara. Puede resultar realmente… ¡Empalagoso!

Les gustan los riesgos

En ocasiones se creen perros, en otras gatos y, como tales, toman riesgos que difícilmente están preparados para afrontar. No se lo pensarán para saltar de un lado a otro si lo necesitan para llegar al lugar que quieren ir, o simplemente porque ven un muro ahí delante y ni lo piensan. El problema será la caída…

Como ves, hay una y mil razones para no tener un mapache como mascota, ¿o queríamos decir para tener un mapache como mascota? ¡Tú decides!