Los pingüinos, pájaros que caminan erguidos y que nadan en vez de volar

5 enero, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la veterinaria Érica Terrón González
Los pingüinos son aves marinas no voladoras, buenas nadadoras y con una forma muy particular de caminar que ha inspirado todo tipo de caricaturas.

Los pingüinos son muy diferentes de otras aves. Por ejemplo, son pájaros que caminan erguidos porque no pueden andar con el cuerpo casi paralelo al suelo. Esto se debe a que sus patas nacen muy atrás, lo cual los obliga a erguirse y caminar de un modo característico, torpemente, contoneándose. Por ello, se los conoce también como «pájaros bobos».

Si un pingüino está en el hielo, se tiende sobre su vientre para deslizarse rápidamente sobre él. Otra característica de estas aves es que carecen de plumas remeras –o las tienen atrofiadas—, por lo que se les llama impennes. Su plumaje, duro, menudo y compacto, parece más formado por escamas que por plumas verdaderas.

Las alas, armadas de huesos cortos y gruesos, recuerdan a las aletas de un tiburón y no sirven para volar. Las utilizan como aletas en el agua, lo que los permite nadar con gran facilidad. Si quieres saber más sobre este fascinante grupo de aves, sigue leyendo.

¿Son muchos los pájaros que caminan erguidos?

La respuesta es que sí. A continuación, te presentamos una lista con los animales más curiosos que se encuentran categorizados en el grupo taxonómico de los pingüinos. No te los pierdas.

El pingüino más grande del mundo

El lugar de honor de entre los pájaros que andan erguidos le corresponde al pingüino emperador. Aptenodytes forsteri alcanza hasta un metro y medio de talla. Originario de la Antártida, anida en el hielo durante el invierno.

En esta especie es el macho quien incuba el huevo y durante dos meses permanece sin comer ni moverse, sosteniéndolo con sus pies para que no toque el frío hielo. Al nacer el polluelo, la madre ya ha vuelto desde el mar para alimentarlo, y el macho se dirige al agua, donde recuperará fuerzas alimentándose.

Un dato curioso referente a esta especie es su predisposición para construir iglús.

Los pingüinos más grandes del mundo.

El pingüino real

Aptenodytes patagonicus, poblador de las islas subantárticas, es algo menor que el emperador, pero su aspecto es idéntico y tiene el mismo andar majestuoso. Su cuerpo es hidrodinámico, con una gruesa capa de grasa bajo la piel que lo aísla de la temperatura del agua.

Al igual que el pingüino emperador, puede bucear a profundidades considerables para atrapar calamares y peces con su agudo pico.

Asimismo, el macho guarda su único huevo bajo los pies, protegiéndolo con un repliegue de piel abdominal, mientras la hembra se ausenta para recobrar energías. Luego lo incuban entre ambos. La cría queda sola al crecer y, agrupándose con otras crías, forma una guardería de la que le rescatan después sus progenitores llamándola a gritos.

Por otro lado, esta especie forma colonias gigantescas cuando permanece en la costa durante la temporada reproductiva. Una colonia en las islas Georgias del Sur está estimada en 200 000 aves.

Una población de pingüinos reales.

El pingüino de Adelia

Pygoscelis adeliae, que solo mide 45 centímetros, vive en las heladas playas de la Antártida, donde numerosas expediciones han construido campamentos y pistas de aterrizaje. En la antigüedad era sacrificado para alimentar a los perros de los trineos, pero hoy en día está mucho más protegido.

En primavera, estas aves llegan formando una interminable fila desde el mar helado, donde abunda la comida. Los machos veteranos buscan en la nieve su antiguo nido y se instalan en él. Mientras esperan a que llegue su compañera, apuntan al cielo con el pico y aletean, lanzando un grito que parece un rebuzno.

Los que van a criar por primera vez, recogen guijarros y los llevan al lugar en el que se instala la hembra, dejándolos caer a sus pies. Ella los toma para formar un círculo a su alrededor, junto con hierba seca, formándose así el nido.

Un pingüino de Adelia incubando un huevo.

Otros pájaros que caminan erguidos

Además de estos estandartes de la variedad faunística en el mundo de los pingüinos, existen muchos más. Te los contamos en las siguientes líneas.

El pingüino africano

Spheniscus demersus o pingüino de El Cabo se caracteriza por su mal carácter, ya que fácilmente muerde a quien se le pone delante. También se distingue por su intemperancia verbal: cuando 3 o 4 individuos se ponen a charlar, arman tal escándalo que parece una carretera en hora punta.

Los pinguinos Los pingüinos africanos son simpáticos.

El pingüino de ojos amarillos

Megadyptes antipodes contrasta, en muchos aspectos, con el resto de sus congéneres. Este ave construye nidos dispersos entre la densa vegetación de las islas del sur de Nueva Zelanda, donde forma colonias multitudinarias. Además, algunos individuos anidan en las oquedades o grietas de las rocas.

Los pingüinos de ojos amarillos son bellos.

El Juanito

Pygoscelis papua, de temperamento sociable y a la vez pendenciero, es un tipo de ave que forma grandes colonias. Cuando algún buque se aproxima a su playa, los ejemplares se concentran a millares para observar a los forasteros. Es un pájaro muy curioso.

Un pingüino juanito.

Un grupo variopinto

Como hemos visto, hay numerosas especies de pingüinos en todo el mundo. Todas ellas tienen esos andares característicos que han dado pie a un sin fin de historietas. Son uno de los grupos de aves más diferentes a la idea general que tenemos de estos animales. Sin embargo, son grandes representantes del reino animal por muchas otras razones.

  • Aptenodytes forsteri [Internet]. Es.wikipedia.org. [cited 14 April 2020]. Available from: https://es.wikipedia.org/wiki/Aptenodytes_forsteri
  • Ptenodytes patagonicus [Internet]. Es.wikipedia.org. [cited 14 April 2020]. Available from: https://es.wikipedia.org/wiki/Aptenodytes_patagonicus
  • Rey P. Pingüino Rey [Internet]. Oceanwide-expeditions.com. [cited 14 April 2020]. Available from: https://oceanwide-expeditions.com/es/destacados/vida-silvestre/pinguino-rey
  • Pérez Más E. Aves. [Barcelona]: Bruguera; 1978.