Pez napoleón: hábitat y características

5 julio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
El pez napoleón es uno de los gigantes más buscados en los arrecifes, hasta el punto de situarlo en peligro de extinción. Descubre aquí por qué su situación es tan delicada.

El pez napoleón (Cheilinus undulatus) es uno de los peces más grandes de arrecife del mundo y es el mayor miembro de la familia de los lábridos. Su nombre le viene por la protuberancia que tiene en la cabeza, que guarda cierto parecido con el sombrero de Napoleón Bonaparte.

Debido a su enorme tamaño y su colores vivos, es uno de los peces más famosos entre los arrecifes. Se busca tanto para observarlo buceando como para capturarlo, lo que ha puesto en peligro sus poblaciones. Si quieres ahondar en esta cuestión y conocer mejor a este magnífico pez, sigue leyendo.

Hábitat del pez napoleón

El pez Napoleón es un lábrido procedente del Indopacífico. Habita en aguas cálidas —de entre 23 y 28 ºC — y dentro de las zonas profundas de los arrecifes de coral, a unos 60 metros de profundidad. Su vida se desarrolla en espacios oscurecidos por la densidad de la vegetación. Las algas de gran volumen lo protegen de depredadores y pescadores por igual.

Sin embargo, estos peces cambian de preferencias según su grado de madurez. Los jóvenes frecuentan aguas poco profundas. Los adultos, por su parte, nadan a mayores profundidades, en lugares con grandes pendientes, pasillos y canales.

Características físicas

Su enorme tamaño es una de las características más llamativas. Este animal acuático puede sobrepasar los 2 metros de longitud y llegar a los 200 kilos de peso. La especie presenta un claro dimorfismo sexual, en el que los machos son mucho más grandes que las hembras.

El pez napoleón también destaca por la protuberancia de su frente, de forma triangular, que además se acentúa progresivamente con la edad del ejemplar. Posee unos labios gruesos que protegen sus poderosos dientes, con los que rompe las conchas de los moluscos que consume.

Su coloración también llama la atención, con escamas de color azul eléctrico, morado o verde intenso. Para esta característica también se ven diferencias entre sexos, ya que la hembra tiene colores menos intensos, como el gris o el marrón café.

El pez napoleón también tiene colores propios de la juventud. En esta etapa, puede presentar escamas de tonos rojizos, anaranjados o verdosos.

Un pez napoleón de gran tamaño.

Comportamiento del pez napoleón

Se trata de una especie sedentaria y de hábitos diurnos. Los peces cirujano tienen un refugio y una zona por la que buscan alimento y son bastante rutinarios, por lo que no se les verá muy alejados de su área de forrajeo habitual.

Por lo general, son peces solitarios que se circunscriben a su área de alimentación. Sin embargo, en ocasiones se pueden asociar en pequeños grupos de 2-4 individuos.

Alimentación del pez napoleón

Cheilinus undulatus es carnívoro y su dieta está compuesta por moluscos, crustáceos y asteroideos. Se trata de un depredador oportunista, pues puede alimentarse de presas tóxicas o con técnicas defensivas —como las espinas del erizo de mar—.

Los gruesos labios que posee este animal lo protegen de las posibles heridas y pinchazos de sus presas. Esto, sumado a la fuerza de sus dientes, lo hacen capaz de triturar exoesqueletos de erizos, estrellas de mar, caracoles y más especies sin sufrir daño alguno.

Esta alimentación juega en favor de la conservación de la especie, pues son presas que otras especies no quieren o no pueden consumir, de manera que no tiene competencia externa.

Reproducción del pez napoleón

La maduración sexual del pez napoleón es tardía: hasta los 5 o 7 años de edad no puede tener descendencia. Sin embargo, la información que se tiene sobre su proceso reproductivo es escasa a día de hoy.

Se trata de una especie hermafrodita protógina, que nace con ambos órganos reproductores, pudiendo manifestarse tanto los masculinos como los femeninos en el momento del nacimiento. Sin embargo, en función de las características del grupo en el que nacen estos ejemplares, su sexo puede cambiar según alcanzan la madurez.

Los machos que nacen con sexo masculino no cambian a lo largo de su vida, pero las hembras, en ausencia de machos por sus alrededores, pueden desarrollarse como el sexo contrario. Cuando esto ocurre, se dice que se el ejemplar se ha convertido en un supermacho.

Los supermachos son más grandes y de colores más brillantes que los machos juveniles. Atraen a un grupo de hembras con las que se reproducen y, además, se comportan de forma territorial con el área en la que estas desovan.

En el caso de las hembras, estas se dirigirán a una corriente de agua cercana, en la que desovarán para que los huevos eclosionen en una zona cercana a la superficie —y un poco alejada de su área dentro del arrecife—. No exhiben cuidados parentales.

Estado de conservación

Actualmente, el pez Napoleón está clasificado como “En Peligro (EN)” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza (UICN) y figura en el Apéndice II de CITES. Las poblaciones que más riesgo corren se encuentran en Filipinas y en las costas de Malasia e Indonesia, en las que se comercia con peces vivos de arrecife de forma habitual.

Amenazas para el pez napoleón

Las amenazas que provienen de la acción del hombre se concentran en la pesca insostenible. Existen dos formas de caza en sus áreas: con arpón y mediante la dilución de químicos.

Esta última estrategia consiste en esparcir cianuro durante la noche en las zonas en las que el pez napoleón descansa. Este tóxico le provoca parálisis al pez, de forma que el buzo puede cogerlo sin peligro. Esta táctica no solo atenta contra el pez napoleón, sino que daña al coral y a la flora y fauna que habitan en las inmediaciones. 

Otras veces, el pescador destruye directamente los corales para encontrar el ejemplar, ya sea con herramientas o con dinamita.

Conservación del pez napoleón

La preservación del  Cheilinus undulatus fue una iniciativa de Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que le dio el estatus de especie en peligro. A partir de ese momento, se comenzaron proyectos legales y de conservación para evitar su extinción en su área de distribución original.

Desde 1995, en la República de Maldivas se ha prohibido la exportación de la especie, frenando de esta forma su caza intensiva. Gracias a ello, las poblaciones de pez napoleón han aumentado notablemente en los últimos 9 años.

Por consiguiente, la salud del ecosistema coralino también ha mejorado en determinadas zonas.

Un pez napoleón nadando con un submarinista.

No obstante, en otros países no se ha prohibido su caza ni exportación por motivos económicos, de forma que la población general de pez napoleón sigue decayendo. Las presiones internacionales —que nacen, a su vez, de las presiones de la población— para su protección son la última esperanza de este magnífico pez para que pueda seguir surcando los arrecifes.

  • Russell, B. (Grouper & Wrasse Specialist Group). 2004. Cheilinus undulatusThe IUCN Red List of Threatened Species 2004: e.T4592A11023949. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2004.RLTS.T4592A11023949.en. Downloaded on 02 July 2021.
  • Randall, J. E., Head, S. M., & Sanders, A. P. (1978). Food habits of the giant humphead wrasse, Cheilinus undulatus (Labridae). Environmental Biology of Fishes3(2), 235-238.
  • Sadovy de Mitcheson, Y., Suharti, S. R., & Colin, P. L. (2019). Quantifying the rare: Baselines for the endangered Napoleon wrasse, Cheilinus undulatus, and implications for conservation. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems29(8), 1285-1301.
  • Poh, T. M., & Fanning, L. M. (2012). Tackling illegal, unregulated, and unreported trade towards Humphead wrasse (Cheilinus undulatus) recovery in Sabah, Malaysia. Marine Policy36(3), 696-702.