Perros y verrugas alrededor de los ojos: tratamientos

4 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Las verrugas son comunes en muchos animales, su origen puede estar en un virus y aparecen cuando el animal está bajo de defensas

Las verrugas son tumores benignos superficiales de la piel. Pueden aparecer en en muchas partes del cuerpo, como la boca, hocico, orejas, axilas, abdomen, genitales o las verrugas alrededor de los ojos.

No solo los perros pueden padecerlas, y es que las verrugas también existen en otros animales, y no solo en mamíferos: las aves, por ejemplo, también pueden tener verrugas en su cuerpo.

Verrugas alrededor de los ojos: ¿por qué aparecen?

Las verrugas suelen estar causadas por un tipo de virus, el papilomavirus, específico en cada especie; en perros es el papiloma canino. Por tanto, las verrugas no son contagiosas entre animales de distintas especies como nosotros.

Este virus puede atacar a cualquier perro a cualquier edad, aunque lo más común es que ocurra con perros de edad avanzada o con las defensas bajas.

Perro mayor tumbado

Causas de las verrugas en perros

El papiloma canino se contagia por contacto directo. Suele ser común el contacto oral, el agua donde ha bebido un perro infectado o sus objetos.

Pero el contagio no implica que el animal desarrolle las verrugas; dependerá del estado de su sistema inmunológico en ese momento. El periodo de incubación suele ser largo, entre uno y dos meses.

Suele afectar a perros jóvenes, de edad avanzada o inmunodeprimidos por una enfermedad como el cáncer, alguna infección o la inmunodeficiencia congénita, propia en algunas razas de perro.

Hay tipos de verrugas que no tienen un origen vírico, como los adenomas sebáceos que aparecen por un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas, sobre todo en perros mayores y suelen localizarse en los párpados o patas.

¿Cómo son las verrugas?

Las verrugas tienen forma redondeada, con una superficie irregular parecida a una pequeña coliflor. Son fácilmente detectables cuando alcanzan cierto tamaño, sobre todo si están alrededor de los ojos o la boca.

En general, las verrugas no suelen provocar dolor, pero pueden localizarse en zonas que resulten molestas para el perro. Tampoco es normal que sangren, a no ser que el mismo perro se lama o rasque con frecuencia en esa zona.

Verruga en un perro

Tratamientos de las verrugas

Las verrugas crecen hasta cierto punto. Lo más normal es que no sean preocupantes y, simplemente, acaben secándose y desapareciendo con el tiempo. Su presencia no suele tener ningún efecto perjudicial para al animal, así que no tienen tratamiento.

No obstante, si ves alguna coloración diferente o cambios aparentes en la forma o tamaño, lo más recomendable es que visites al veterinario para descartar que se trate de un tumor maligno, ya que muchos tumores cancerosos se presentan en forma de verruga.

En este caso, se realiza un análisis del tejido: se aspira el líquido de su interior con una especie de aguja y observando las células presentes en el microscopio.

Cirugía o criogenización en el veterinario

Si se sospecha de cáncer o porque perjudique al animal al ver, comer, andar o porque intente arrancárselas y provoque que sangren, es recomendable eliminarlas, pero siempre por un profesional en una clínica veterinaria.

Se puede realizar una pequeña cirugía para extirpar las verrugas o utilizar la criogenización que las congela hasta desaparecer.

Además, tendrá que tratar al perro con medicamentos que refuercen su sistema inmune para poder combatir al virus.

En ningún caso intentes reducir o eliminar las verrugas por tu cuenta. No utilices recetas caseras ni productos para humanos en las verrugas del animal, sobre todo si están localizadas alrededor de los ojos; puedes lesionar la piel y provocar daños oculares si llega a penetrar en el ojo.

Si notas una verruga en la piel de tu perro, lo mejor es consultarlo con el veterinario; en la mayoría de los casos no es nada preocupante.

  • Lange, C., Zollinger, S., Tobler, K., Ackermann, M. y Favrot, C. Clinically Healthy Skin of Dogs Is a Potential Reservoir for Canine Papillomaviruses. J. Clin. Microbiol. 49: 707.
  • Diagnósticoveterinario.com
  • Toppercan