Las enfermedades de la piel más comunes en mascotas

Francisco María García · 31 marzo, 2017

Quienes tenemos perros hemos visto alguna vez síntomas que podrían estar asociados con enfermedades de la piel. Es el caso de las alergias, picores e irritación. El origen de estos síntomas puede estar en las picaduras de insectos, reacción a determinados alimentos y sustancias externas, etc.

Los parásitos, causa común de las enfermedades de la piel en perros

Las pulgas y garrapatas son los parásitos que más frecuentemente invaden la piel de nuestras mascotas. Estos causan diversos problemas dermatológicos, como la dermatitis.

Cuando las pulgas pican al perro, le provocan un picor que tiene como consecuencia un rascado compulsivo. Esta forma de rascarse continua irá provocando una inflamación y el enrojecimiento de la piel.

Además de esta irritación en la piel , las pulgas y las garrapatas pueden ir produciendo graves enfermedades parasitarias o infecciosas en el perro, como la ehrlichiosis canina. La solución a este problema es controlar a estos parásitos con productos específicos y eficaces para canes. Además, busca que sean respetuosos con la piel de nuestro amigo y no la perjudiquen.

La alergia en las enfermedades de la piel

Otra causa frecuente de señales en la piel, irritaciones, pequeños granos o zonas enrojecidas, suele ser las alergias alimentarias y agentes externos. Un ejemplo de ello es el polen, que afecta a los canes, al igual que lo hace con las personas.

Golpes e incidentes

Algunos golpes, accidentes domésticos, un exceso de sol, atropellos en la calle, peleas con otros perros, etc., pueden tener consecuencias en la piel de nuestra mascota.

Si tenemos a nuestros amigos en casa, no hay que olvidar el riesgo de algunas estancias como la cocina. En ella los perros o cualquier otra mascota, sobre todo si son cachorros, pueden sufrir accidentes que les provoquen quemaduras, cortes y golpes que afecten a la piel.

Tumores y quistes

Otro tipo de enfermedades de la piel en nuestras mascotas pueden venir originados por tumores cancerígenos. Esto es lo que se conoce como carcinoma, quistes sebáceos, adenomas (similar a una verruga) o los melanomas (manchas en la piel).

Cuanto mayor es el perro (a partir de 10-11 años), mayor es la propensión del animal a padecer este tipo de patologías dermatológicas.

Las enfermedades internas también pueden afectar a la piel

Algunas enfermedades metabólicas, como la diabetes, también se reflejan en la salud de la piel de las mascotas.

Cuando algún órgano vital del cuerpo de nuestra mascota está enfermo (como sería el caso del hígado), la piel refleja el estado interior del can a través de su color o textura.

Otro tipo de patologías metabólicas como el síndrome de Cushing y el hipertiroidismo también afectan a la salud de la piel de los animales. Estas se traducen en úlceras, llagas y cicatrización dificultosa de las heridas.

Prevención y tratamientos

Las consecuencias de las enfermedades de la piel suelen ser: la inflamación, cúmulo de líquido o grasa en su interior, enrojecimiento u oscurecimiento de la piel. Es necesario el tratamiento específico, según el caso y grado de gravedad que el veterinario determine.

La alimentación rica en ácidos grasos y algunos piensos y alimentos hipoalergénicos ayudan a los perros con problemas de piel. También es importante que el animal tenga una higiene apropiada.

En función del tipo de lesión de que se trate y su gravedad, el tratamiento consistirá en el uso de antisépticos, apósitos, antibióticos o pomadas antiinflamatorias.

Consejos que ayudarán a mantener la piel de las mascotas

  • La desparasitación en el caso de los perros es muy importante. Se evitan los nocivos efectos de pulgas y garrapatas.
  • El baño con los productos apropiados y la frecuencia necesaria también es preciso controlarlo. Un exceso de agua o de baño no es aconsejable, entre otras cosas porque podría dañarse la piel del animal y producir desequilibrios en su pH.
  • Las heridas mal curadas también pueden suponer una entrada para infecciones en la piel. Lo aconsejable es limpiarlas y evitar que el perro se lama.

Algunas enfermedades de la piel en mascotas de origen bacteriano

Fungosis

Surge por una invasión de hongos y se origina casi siempre bajo las uñas y entre las patas, extendiéndose después por todo el cuerpo.

Tiña

Esta enfermedad infecciona y contagiosa producida por hongos puede llegar a contagiar a las personas.  

Entre sus síntomas está la formación de pequeñas calvas en la piel del animal. Se propaga muy rápidamente y también puede producir picor.

Pioderma

Son un conjunto de enfermedades cutáneas de origen bacteriano producidas en la piel de un perro, independientemente de la bacteria que lo origine.

Hay muchos síntomas, desde pequeños ronchones en la piel del perro a pústulas que segreguen pus, con o sin alopecia en las zonas afectadas.

Cáncer de piel

El Cáncer es otra de las enfermedades que puede afectar a la piel de un perro, con síntomas de enrojecimiento, erupciones en la piel, caída del pelo, etc.

Guardar