Pavo real: aprende todo sobre este majestuoso ave

Yamila · 24 febrero, 2018
Su fama se debe a su abanico multicolor en la cola, en el caso de los machos adultos, ya que los jóvenes y las hembras presentan un plumaje similar; este dimorfismo sexual se debe al esfuerzo que debe hacer el ejemplar masculino para la llamar la atención de la fémina durante el cortejo

¿Sabías que el macho del pavo real es el que ostenta esa cola tan colorida y particular? La hembra tiene colores más ‘apagados’ y no llama tanto la atención. Te contaremos otras curiosidades sobre este majestuoso ave en el siguiente artículo.

Hábitat y comportamiento del pavo real

Adorado y venerado por los hombres desde la antigüedad, debido a su ‘abanico’ policromado en la cola, el pavo real es un ave pariente de las gallinas nativo del sur de Asia, concretamente de India y Sri Lanka.

Vive en regiones de hasta 2 000 metros de altura y prefiere el bosque húmedo o seco, pero puede adaptarse a zonas cercanas a cultivos, siempre y cuando disponga de agua en grandes cantidades.

Se trata de un ave omnívora, cuya alimentación se compone de semillas, bayas, frutos, plantas, insectos y reptiles pequeños.

Pavo real: alimentación y hábitat

Nidifica en la tierra haciendo un hueco que luego lo tapa con hojas y ramas. A diferencia de otras aves, el pavo real no es monógamo: un macho puede tener un ‘harén’ de hasta seis hembras. Estas ponen un máximo de ocho huevos de color castaño claro y los incuba durante casi un mes.

Dimorfismo sexual del pavo real

Son varias las diferencias que podemos observar entre los machos y las hembras. Para empezar, el tamaño: ellos pueden medir 115 centímetros de la cola al pico o 225 centímetros hasta el final de las largas plumas, y pesar seis kilos. Ellas, en cambio, no superan los 95 centímetros y los cuatro kilos.

El plumaje también es otra de las principales diferencias entre sexos. El macho presenta un color azul muy llamativo en el pecho y reflejos verdes en la cabeza; pico gris, copete de plumas blancas y verdes y espalda negra y verde con reflejos cobre y bronce.

Las plumas de la cola ‘verdadera’ o primaria son de color marrón oscuro; la secundaria, que puede expandir por completo, presenta colores y patrones muy coloridos e incluye esos ‘ojos’ verdes, naranjas y azules tan característicos.

Las hembras son más ‘tímidas’ y pasan desapercibidas, ya que sus cabezas son marrones, y sus rostros y vientres son blancos; si bien tienen un copete como los machos, las plumas son castañas con bordes verdes.

Dimorfismo sexual del pavo real: macho y hembra.

La parte más llamativa del cuerpo de las féminas es el cuello: verde metálico. Todo lo demás es de un color marrón, negro o gris oscuro y no poseen plumas largas en su cola secundaria.

El cortejo del pavo real

Seguro que te preguntarás para qué tiene el macho esa cola tan colorida y llamativa, y por qué las hembras no la poseen. A diferencia de lo que sucede en los seres humanos –donde las mujeres son las que se maquillan y usan colores estridentes en la ropa– en las aves es el ejemplar masculino el que cuenta con las ‘armas de seducción’, y el pavo real no es la excepción.

Cuando comienza la época de reproducción, el macho saca a relucir sus dotes y abre la cola de forma tal que las hembras la puedan observar desde la distancia. Pueden abrir y cerrar el abanico las veces que deseen, en una especie de baile sensual para atraer a las féminas.

Ellas elegirán al ejemplar cuya cola sea más grande, con colores más estridentes, con plumas más gruesas o sanas y que pueda completar el baile de la mejor manera posible.

Si bien el mismo macho se reproduce con varias hembras cada temporada, tiene que llamar la atención de sus compañeras. De ahí que el dimorfismo sexual sea tan acentuado en esta especie.

Y un dato más: desde el momento que alcanzan la madurez sexual, los machos presentan esa colorida y famosa cola. Antes de pasar a ser adultos, sus plumas son similares a las de la hembra.