La nutrición correcta en gatos: 4 tips que debes saber

12 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Para proveer una nutrición correcta en gatos debes conocer que estos han desarrollado adaptaciones digestivas y metabólicas únicas a lo largo de la evolución, acordes a sus hábitos carnívoros de alimentación

Lograr una nutrición correcta en gatos domésticos puede ser un reto. Quienes tienen un felino en casa saben que la única forma de vivir en armonía es entendiendo las necesidades del gato. A este hecho no escapa su alimentación, así que en este artículo encontrarás el porqué de algunas necesidades nutricionales de tu compañero.

¿De dónde provienen las necesidades nutricionales particulares de los gatos?

Se sabe que los ancestros salvajes del gato doméstico fueron carnívoros obligatorios, que consumían predominantemente presas. Así, el consumo de una dieta compuesta de tejido animal a lo largo de la evolución llevó a la reducción y modificación de sus enzimas digestivas.

Los expertos en evolución piensan que tales cambios representaron, en su momento, ventajas en términos de ahorro del gasto energético.

¿Cómo se establece de qué consta la nutrición correcta en gatos?

Actualmente, fuera de medios académicos, existe escasez de información sobre el perfil nutricional dietético preciso que responda a estas adaptaciones fisiológicas y metabólicas del gato doméstico.

Existe una variedad de estudios publicados que han investigado los hábitos alimenticios de los gatos de vida libre. Gracias a ellos se ha avanzado en el conocimiento de la dieta naturalmente elegida por los gatos.

La ingesta diaria de energía en la dieta nativa de un gato es aproximadamente 52 % de proteína cruda, 46 % de grasa y apenas un 2 % de extracto libre de nitrógeno (ELN). Este ELN es la fracción que contiene carbohidratos como los azúcares y almidones.

1. La necesidad de ingerir proteína de origen animal

A partir de una lista de estudios se ha determinado que los componentes principales del contenido gástrico de gatos salvajes son mamíferos (78 %, primordialmente roedores y conejos), seguidos de aves (16 %), reptiles y anfibios (3,7 %) e invertebrados (1,2 %).

La carne es uno de los alimentos humanos en gatos

Los gatos son carnívoros obligados, así que necesitan carne para sobrevivir. Están ‘diseñados’ para cazar y necesitan taurina, arginina, ácido araquidónico, ácidos grasos y vitaminas que solo se encuentran en cantidades suficientes y en una forma adecuada en la carne.

El alto requerimiento de proteína en la dieta se debe a que los gatos tienen una capacidad limitada para disminuir la actividad enzimática para digerir proteínas.

Otros animales carnívoros, incluidos peces y aves, también desarrollaron las mismas adaptaciones en el metabolismo de las proteínas. Este hecho es un indicio de una ventaja para las especies carnívoras en general.

2. A qué se debe el requerimiento de taurina en los gatos

Aunque muchos animales pueden sintetizar taurina en sus cuerpos, en el gato no se da la síntesis endógena a nivel suficiente. Esto es porque la ruta de síntesis es de muy baja actividad.

Así, la taurina constituye un nutriente dietético esencial para los gatos. Cabe señalar que los gatos y los perros usan la taurina, casi exclusivamente, como fuente de conjugación de ácidos biliares. Por esta razón, la taurina es clave para la absorción de las grasas de la dieta y de las vitaminas liposolubles.

Gato comiendo carne

Adicionalmente, la taurina ayuda al desarrollo neurológico y a regular el nivel de agua y sales minerales en la sangre. Una dieta deficiente en taurina produce en los gatos una degeneración de los fotoreceptores, los componentes celulares en la retina que reconocen y reaccionan ante la luz.

Por último, la deficiencia de taurina también se asocia al fracaso reproductivo y problemas de desarrollo o cardíacos, incluso a una cardiomiopatía fetal.

Es importante resaltar que la taurina no se encuentra en los vegetales. Fuentes ricas en taurina son la carne y la sangre, ya que es el segundo aminoácido más abundante del tejido muscular y en las plaquetas.

3. ¿Por qué los gatos no necesitan comer carbohidratos?

Los carbohidratos se metabolizan por la acción de la enzima amilasa. Los gatos muestran varias adaptaciones en el metabolismo del almidón y la glucosa. Esto incluye la falta de actividad de la amilasa salival, y muy baja actividad de las amilasas pancreáticas e intestinales.

También muestran bajos niveles de otras enzimas necesarias para el metabolismo de azúcares simples. Más aún, los gatos tienen incapacidad para saborear el azúcar debido a que el receptor involucrado, llamado Tas1R2, no es funcional en esta especie.

El tejido animal que constituye la dieta de los carnívoros en sí contiene pequeñas cantidades de glucosa, glucógeno, glucoproteínas, glucolípidos y pentosa, pero no contiene almidón.

Sin embargo, cuando se consume una presa entera, las vísceras de presa pueden contener algo de almidón. Estas pequeñas fuentes de carbohidratos pueden ser la razón por la cual los gatos han conservado una capacidad limitada para digerir el almidón.

Los gatos no solamente no pueden saborear ni metabolizar grandes cantidades de carbohidratos; tampoco pueden absorberlos a nivel intestinal.

4. ¿Qué otras ventajas conlleva la ingesta de presas enteras?

El consumo de presas enteras proporciona una ingesta relativamente alta de sustancias que se fermentan. Este es el caso de los componentes del cartílago, el colágeno y los glicosaminoglicanos.

Gato ingiriendo carne

La digestión de estos componentes pueden mejorar la salud intestinal al estimular el crecimiento de un subconjunto diferente de ‘microbios buenos’, lo que equilibra el microbioma. Como resultado, la nutrición correcta en gatos determina una función inmune óptima.

En suma, para idear una nutrición correcta en gatos se debe tener en cuenta una proporción de 52% de proteína (preferiblemente cruda), 46 % de grasa y apenas 2 % de carbohidratos.

Aunque la comprensión del metabolismo de los carbohidratos en el gato es aún incompleta, la evidencia es clara en que los gatos tienen limitada capacidad para digerir carbohidratos.

  • Rollins, A. W., & Murphy, M. (2019). Nutritional assessment in the cat: Practical recommendations for better medical care. Journal of feline medicine and surgery, 21(5), 442-448.
  • Plantinga, E. A., Bosch, G., & Hendriks, W. H. (2011). Estimation of the dietary nutrient profile of free-roaming feral cats: possible implications for nutrition of domestic cats. British Journal of Nutrition, 106(S1), S35-S48. https://core.ac.uk/download/pdf/29232468.pdf
  • Hewson-Hughes, A. K., Hewson-Hughes, V. L., Miller, A. T., Hall, S. R., Simpson, S. J., & Raubenheimer, D. (2011). Geometric analysis of macronutrient selection in the adult domestic cat, Felis catus. Journal of Experimental Biology, 214(6), 1039-1051.