Navaja: hábitat y alimentación

8 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
La navaja es uno de los moluscos más comunes y más apreciados gastronómicamente

La especie que nos ocupa es uno de esos habitantes marinos conocidos por todos. Y es que la navaja, con su forma característica y su reconocido valor culinario, es un animal muy común en la mayoría de las aguas del planeta.

¿Qué tipo de animal es una navaja?

Estos invertebrados pertenecen a unos de los grupos animales más grandes que se conocen: los moluscos. Dentro de este filo animal se contabilizan alrededor de 100 000 especies –sin contar las extintas– que han colonizado casi la totalidad de los ambientes terrestres.

Dentro de los moluscos, la navaja está clasificada dentro de los bivalvos. El propio nombre explica el rasgo más destacado de estos animales: poseen un par de placas o conchas, que hace las veces de caparazón protector de su cuerpo blando.

Otra característica es que, a diferencia del resto de moluscos, no poseen ni tentáculos ni una cabeza diferenciada. Todos los bivalvos son animales acuáticos, y como tales, su modo de vida y su alimentación están adaptados para tal fin.

Ensis

Características generales

La navaja es el nombre común que se le da a todos los moluscos del género Ensis. Actualmente existen 13 especies descritas, y todas ellas se conocen vulgarmente como navajas, pez navaja o muergo. La similitud entre una navaja de filo y la disposición de las conchas es lo que le da el nombre que todos conocemos.

Si bien el tamaño varía ligeramente dependiendo de la especie, lo habitual es que esté entre los 7 y los 22 centímetros. Las conchas –también llamadas valvas– son alargadas y simétricas, con colores que van desde el blanco azulado hasta el marrón. Normalmente, la consistencia de las valvas es irregular, por lo que suelen romperse con facilidad.

Son animales unisexuales, en los cuales la fecundación ocurre de manera externa. Esto significa que tanto los óvulos como el esperma son liberados al medio marino, lo que produce la fecundación más tarde. Cuando las larvas son adultas, dejan de flotar y se dirigen al fondo, su hábitat natural.

Hábitat de la navaja

El sitio ideal para las navajas es el fondo marino, sobre todo si tienen poca profundidad. Es habitual encontrarlas en las playas del Mediterráneo, así como en el océano Atlántico y el mar del Norte.

Muergo

Para llegar al fondo marino y enterrarse, utilizan una técnica de anclaje particular. Valiéndose de su largo y poderoso pie, la navaja empieza a crear un pequeño agujero vertical. Cuando el agujero empieza a llenarse de la mezcla de agua y arena, pone todo su cuerpo en movimiento –también sus valvas– y se entierra a gran velocidad. Esto les permite protegerse de encuentros desagradables con sus depredadores.

Alimentación y valor alimenticio

Independientemente de la especie o el hábitat de la navaja, hay que decir que todas las especies basan su dieta en un único sustento: el plancton, una agrupación de microorganismos de vida libre acuática. Y la forma en la que se alimentan tiene mucho que ver con la forma y el mecanismo por el cual se entierran.

Como ya hemos comentado previamente, la navaja se vale de su musculoso pie para enterrarse en el fondo marino. Este movimiento genera un flujo de agua, que las navajas utilizan para filtrar el alimento a través de sus branquias.

A nivel culinario, la carne de estos moluscos es de las más apreciadas y consumidas, tanto fresca como en conserva. En muchas zonas costeras, constituye un importante suplemento en la dieta. Pero este alto valor tiene consecuencias negativas, ya que la demanda de algunas especies –como el huepo o Ensis machaestá haciendo peligrar la conservación de estos moluscos.

  • Márquez, F., & Van Der Molen, S. (2011). Intraspecific shell-shape variation in the razor clam Ensis macha along the Patagonian coast. Journal of Molluscan Studies77(2), 123-128.
 
  • Darriba, S., & Miranda, M. (2005). Impacto del descenso de la salinidad en la reproducción de la navaja (Ensis arcuatus). VIII Foro dos Recursos Mariños e da Acuicultura das Rías Galegas, 239-242.
 
  • Barón, P. J., Real, L. E., Ciocco, N. F., & Ré, M. E. (2004). Morphometry, growth and reproduction of an Atlantic population of the razor clam Ensis macha (Molina, 1782). Scientia Marina68(2), 211-217.