¿Qué sabes sobre los cefalópodos?

Camila O.Thomas · 15 junio, 2019
Los cefalópodos ocupan un lugar destacado en la literatura y el folclore de las sociedades humanas de todo el mundo; los misterios que esconden los cefalópodos se han develado a lo largo de los años gracias a la investigación científica

Los cefalópodos son los moluscos más inteligentes, con más movilidad y más grandes del mundo. Esta familia de invertebrados marinos incluye a los pulpos, los calamares y las sepias, de los que se han identificado más de 700 especies diferentes de cefalópodos.

Este curioso grupo de animales muestra una notable diversidad en tamaño y estilo de vida con adaptaciones para la depredación, la locomoción, el disfraz y la comunicación. Son seres ‘inteligentes’ que han evolucionado adquiriendo tentáculos, un pico hecho de quitina, ojos con forma de cámara, piel que cambia de color y un complejo comportamiento de aprendizaje.

Su larga historia evolutiva abarca unos impresionantes 500 millones de años y los abundantes fósiles que han dejado atrás –en su mayoría nautiloides y ammonoides– registran repetidos eventos de especiación y extinción.

Animales muy inteligentes

Los cefalópodos son ampliamente considerados como los animales más inteligentes entre los invertebrados. Tienen sentidos bien desarrollados y cerebros grandes.

Inteligencia del pulpo

También se sabe que los cefalópodos cautivos salen de sus acuarios, maniobran una distancia que logran recorrer y exploran su entorno. Por ejemplo, pueden entrar en otro acuario para alimentarse de los cangrejos y regresar a su propio acuario.

Muchos cefalópodos son criaturas sociales. Científicos han reportado que cuando son aislados de sus compañeros, algunas especies han interactuado con peces.

Los cefalópodos y sus tres corazones

Todos los cefalópodos tienen similitudes en ciertos órganos. Los cefalópodos tienen tres corazones, dos de los cuales mueven sangre a las branquias, mientras que el otro bombea sangre al resto del cuerpo.

Además, su sangre es azul, porque une el oxígeno con la proteína hemocianina. Sus cerebros son mucho más grandes que los de otros invertebrados y la mayoría de las especies pueden aprender y recordar información.

Poseen dos ojos, que generalmente se caracterizan por ser extremadamente complejos, tal vez incluso tan sofisticados como el ojo humano.

Color de los cefalópodos y anatomía

Los cefalópodos pueden cambiar el color de su piel muy rápidamente y a voluntad. Incluso pueden hacer patrones y formas intrincadas en su piel. Esto se logra usando cromatóforos, que son bolsas llenas de pigmento localizadas en la piel.

Camuflaje del calamar

Estos cromatóforos pueden ser controlados por los nervios para cambiar el color de la piel. Principalmente usan esta habilidad para lograr camuflarse, pero también se usa como parte de los rituales de apareamiento.

A diferencia de otros invertebrados marinos, hay tanto machos como hembras en las especies de cefalópodos. Generalmente, hacen un ritual de cortejo cuando se aparean y pueden cambiar a colores brillantes. El macho transfiere un paquete de esperma –espermatóforo– a la hembra, que pone huevos que se incuban como juveniles.

Todos los cefalópodos tienen la misma anatomía básica. Están formados por un cuerpo, una cabeza y un pie, y presentan una cubierta muscular llamada manto que contiene y protege sus órganos.

Todos tienen brazos, al menos ocho de ellos, que están unidas directamente a sus cabezas. El conjunto de brazos o tentáculos –hidrostáticos musculares– evolucionaron a partir del primitivo pie de molusco.

Dieta y distribución

Los cefalópodos son todos carnívoros estrictos. Exactamente lo que comen depende de la especie y de su tamaño, pero la presa común incluye peces, crustáceos y moluscos. Tienen picos duros, hechos de quitina, que son útiles para desgarrar y devorar a sus presas.

Curiosidades del pulpo

Estos animales pueden agarrar y sostener a sus presas con sus brazos y luego romperlos en trozos pequeños utilizando sus picos. Mientras que la mayoría de las especies cazan su alimento, hay ciertas especies que prefieren comer desperdicios.

Existen más de 800 especies de cefalópodos, aunque se siguen describiendo nuevas especies. Se ha descrito un estimado de 11 000 taxones ya extintos, y cabe señalar que la naturaleza de cuerpo blando de los cefalópodos hace que sean fácilmente fosilizados.

Los cefalópodos se encuentran en todos los océanos de la Tierra. Ocupan la mayor parte de la profundidad del océano, desde la llanura abisal hasta la superficie del mar. Su diversidad es mayor cerca del ecuador y disminuye hacia los polos.

Uso como modelo experimental

El cerebro de los cefalópodos está protegido en un cráneo cartilaginoso. Las fibras nerviosas gigantes del manto se han utilizado ampliamente durante muchos años como material experimental en neurofisiología. Esta fibras poseen un gran diámetro –debido a la falta de mielinización– y hace que sean relativamente fáciles de estudiar en comparación con otros animales.

Desde los mitos sobre sus enigmáticos restos fosilizados hasta relatos fantásticos de monstruos marinos con tentáculos, los cefalópodos ocupan un lugar destacado en la literatura y el folclore de las sociedades humanas de todo el mundo. Hoy en día, los biólogos y paleontólogos continúan cautivando la mente y la imaginación humanas con detalles del comportamiento, historia natural y evolución de estos moluscos.

  • Sánchez, P. (1986). Distribución batimétrica y abundancia de algunos cefalópodos del mar Catalán.
  • Guerra, A. (2006). Estrategias evolutivas de los cefalópodos. Investigación y Ciencia, 355, 50-59.
  • Domínguez, P., Cortés, G., Vázquez, C. R., & Suárez, L. C. (2004). Alimentación y nutrición de moluscos cefalópodos: avances recientes y perspectivas futuras. Avances en nutrición acuícola VII. Memorias del VII Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. Hermosillo, Sonora, 16-19.