Motivos de por qué se escapa un perro de casa

Francisco María García · 24 diciembre, 2017
Hay diferentes razones para ello, si bien uno de los principales puede ser porque se sienta asustado ante una posible reprimenda

Mucha gente desconoce los diversos motivos por los cuales se escapa un perro de casa. Aunque en la mayoría de los casos este comportamiento esté relacionado con su apetito sexual, la respuesta no siempre es tan evidente.

Determinados perros huyen gracias a la integración deficiente con sus progenitores, que lo obligan a dejar la manada y su terrario. Otros se escapan al sentirse rechazados o alejados de la convivencia hogareña con sus propietarios, mientras que algunos pueden dejarse llevar por las ganas de explorar nuevos territorios y descubrir nuevas experiencias.

Los investigadores también afirman que algunas razas de carácter más independiente, como el husky siberiano, tienen mayor predisposición a escaparse para retomar una vida en libertad. Mientras, otras pueden huir para honrar el instinto cazador heredado de sus antepasados.

¿Por qué se escapa un perro de casa? Castración

Una enorme cantidad de perros se escapa por sus instintos sexuales, principalmente los machos. En estos casos, la esterilización suele ser el método más eficaz para evitar que se escape tu mascota, y también a equilibrar su temperamento y disminuir el riesgo de conductas agresivas.

se escapa perro de casa

Debemos saber que la retirada de los órganos sexuales no implica la eliminación del deseo sexual. Es decir, un perro castrado también necesitará ser bien educado para no adoptar los hábitos escapistas.

Sin embargo, la mayoría de los perros adopta un carácter más tranquilo y experimentan una reducción de su apetito sexual después del procedimiento.

Sobre todo, se observa el efecto de tranquilidad en los machos, que son castrados antes de tener contacto sexual con una hembra: preferentemente antes de su primer año de vida. Ello suele disminuir considerablemente su ímpetu de huir para satisfacer sus deseos.

Consejos para evitar que un perro se escape de casa

Ahora que ya conocemos los principales motivos por los cuales se escapa un perro de casa, veremos algunos consejos para evitar que ello suceda.

se escapa perro de casa: huye

Evitar usar su nombre negativamente

Si utilizamos el nombre de nuestro perro para regañarlo o cuando estamos enfadados, nuestro can lo asociará a experiencias negativas. Ello no significa que debamos educarlo o establecer límites en su crianza,pPero debemos preferir el clásico e infalible “no” para señalarle una conducta inadecuada. Dejemos su nombre para los momentos de recompensa, juegos y caricias.

De esta manera, el perro responderá más fácilmente a nuestra llamada, y nos obedecerá cuando intente escaparse. Si el perro asocia su nombre a nuestro enfado, difícilmente retornará a casa al oírlo.

Ambiente favorable e integración familiar, ¿por qué se escapa un perro de casa?

La mejor forma que un perro no quiera escaparse es que se sienta realmente ‘en casa’. Para ello, necesitará un ambiente favorable, donde se sienta querido, seguro e importante. En este aspecto, la integración familiar juega un rol tan o más importante que la comida, los juguetes, su cunita y sus ejercicios.

Práctica regular de ejercicios físicos

Algunos perros pueden escapar de su hogar para correr, jugar y sentirse en libertad, principalmente si suelen quedarse mucho tiempo atados o encarcelados. Por ello, la actividad física de forma regular es una de las medidas más importantes para evitar que tu perro se escape.

Un excelente tip es aprovechar los primeros paseos de tu cachorro para enseñarle a jugar ‘al escondite’. Para empezar, basta soltarle y esconderte detrás un árbol, por ejemplo, para después, llamarle hasta que pueda encontrarte. Ya para reforzar su buena conducta, ofrécele una golosina, un elogio, caricias y juegos.

De esta manera, nuestro perro se acostumbrará a convivir y respetar la libertad de estar suelto. Asimismo, también asimilará perderte de vista con la necesidad de encontrarte.

Cuidar de nuestro lenguaje corporal

Los perros son muy sensibles y perciben fácilmente los cambios en nuestra voz, así como en nuestro lenguaje corporal. Por ello, se suele decir que son capaces de intuir nuestro estado de ánimo y las emociones que experimentamos.

Si nuestro perro intenta escaparse, además de cuidar el tono con el que lo llamas, es fundamental vigilar tu expresión corporal. Al principio, lo ideal es agacharse e intentar llamarlo de forma muy serena. Si no funciona, el ‘plan B’ es correr en dirección contraria a él, como si fuera una invitación a jugar y descubrir nuevas experiencias juntos.

Jamás usar la violencia para ‘disciplinar’

Es muy probable que ciertas conductas de nuestros perros pueden hacernos enfadar. Sin embargo, insistimos en que jamás debemos usar la violencia como un ‘correctivo’.

Además, las actitudes violentas pueden llevar a que se escape un perro de casa por sentirse asustado o inseguro en su hogar; y, en definitiva, cuando lo llamamos para que regrese a casa, puede no obedecer por miedo a un castigo.