Macaco japonés: información y características

Camila O.Thomas · 4 enero, 2019
Los macacos japoneses son monos que han causado curiosidad a investigadores durante muchos años; de características fisionómicas similares a las de los humanos, descubre las cualidades que hacen únicos a estos animales

El macaco japonés es un hermoso mono de tamaño medio que habita, como indica su nombre, en Japón. También conocido como ‘mono de las nieves’, es habitual que viva en las regiones más frías del país. El Macaca fuscata es el mono que más al norte habita en el mundo: es un animal que se adapta increíblemente rápido a su entorno.

Los Macaca fuscata varían ligeramente en el color de su pelaje. Los especímenes de esta raza pueden variar desde los tonos marrones hasta el gris o el amarillo claro.

Los rostros y los traseros de estos monos suelen ser rojos o naranja oscuros. Además, los rostros tienen muy poco o nulo pelaje. Algunos investigadores incluso han dicho que sus rostros casi parecen humanos.

Sin embargo, el pelaje de un macaco japonés es muy grueso: estos animales no hibernan durante el invierno. De esta manera, su pelaje ayuda a que se mantengan calientes en los meses más fríos del año.

En general, los machos de esta especie son más robustos y grandes. Un macho adulto puede medir alrededor de 57 centímetros de alto y pesar cerca de 11 kilos. Por el contrario, una hembra promedio pesa cerca de 8,5 kilos y mide 52 centímetros de alto.

Macaco de cara roja

Diversos estudios han sugerido que existe una correlación entre el peso de un macaco japonés y el clima en el que habita. Los macacos que viven en las áreas más cercanas al sur del país suelen pesar menos que aquellos que viven en el norte.

Al igual que otros monos, el macaco japonés posee pulgares oponibles, por lo que puede agarrar y sostener diversos objetos. También puede caminar sobre sus patas traseras mientras sostiene objetos con sus manos, lo que demuestra avanzadas habilidades motrices.

Hábitat del macaco japonés

El macaco japonés habita zonas climáticas claramente diferenciadas entre sí. En las regiones del norte de Japón los macacos deben lidiar con cambios de estaciones.

Durante el invierno, la temperatura puede bajar hasta -15 ºC, mientras que en verano puede subir a los 25 ºC. Así, los macacos deben adaptarse a los climas y a los alimentos disponibles en cada estación.

En las zonas del sur de Japón, los macacos viven en bosques de hoja ancha tropicales. Estos bosques sufren menos el cambio de temporada, por lo que este ecosistema permite una alimentación similar a lo largo de todo el año.

Macaco japonés

En las zonas centrales de Japón, las comunidades de macaco japonés se encuentran en las montañas. En lo alto de las montañas los macacos pasan mucho tiempo en las aguas termales que se calientan por la actividad volcánica cercana. Estas aguas termales son ventajosas en invierno, pues permiten que se mantengan calientes siempre.

Los Macaca fuscata viven juntos durante toda sus vidas, en comunidades de 20 a 30 individuos. Estos grupos son dirigidos por un macho alfa, que decide hacia dónde debe dirigirse el grupo. Además, el macho alfa protege al grupo de depredadores y de inconvenientes o encuentros violentos con otros grupos de macacos.

Al igual que los humanos, el macaco japonés es omnívoro. Se alimenta tanto de plantas como de animales pequeños. Este mono es terrestre: pasa la mayor parte de su vida en el suelo, por lo que los alimentos que consume se encuentran a este nivel. Se alimenta principalmente de frutas, bayas, semillas e incluso flores. También consume cangrejos, insectos, roedores pequeños y huevos de ave.

Comportamiento y conservación del macaco japonés

El macaco japonés es un animal increíblemente sociable y amistoso. Les gusta el contacto físico y constantemente se tocan y abrazan. El vínculo entre madre e hijos suele ser muy estrecho por esta razón. Durante los primeros dos años de la vida de la cría, la madre se mantendrá muy cerca para compartir alimento, cuidados y calor corporal.

Macaco japonés: abrazos

El periodo de gestación de un macaco japonés es de seis meses, momento en el que la hembra dará a luz a un solo bebé. Cuando alcanzan la edad de dos años, las crías deben decidir qué hacer. Las crías hembras suelen mantenerse en la tropa en la que nacieron, mientras que los machos se alejan para conseguir una nueva comunidad.

Aunque los macacos japoneses se han convertido en una curiosidad turística, la verdad es que se encuentran en peligro de extinción. Sus números han disminuido considerablemente debido a la deforestación.

A pesar de ser venerados y protegidos por las comunidades nativas, han sufrido una escasez importante de alimento en sus hábitats naturales. Poco a poco están surgiendo iniciativas que lleven a la conservación de este y otros monos propios de las islas del Pacífico.

Macaca Fuscata https://animaldiversity.org/accounts/Macaca_fuscata/

Fooden, J., M. Aimi. 2005. Systematic Review of Japanese Macauqes, Macaca Fuscata. Zoology, 104: 1-105.

Gron, K. 2007. “Japanese Macaque Macaca Fuscata” (On-line). Accessed September 29, 2010 at http://pin.primate.wisc.edu/factsheets/entry/japanese_macaque.

Macaco Japonés en NatGeo News – https://news.nationalgeographic.com/2018/04/japanese-snow-monkey-macaques-bath-stress-spd/