La extinción de la fauna en las islas del mundo

Guillermo Bisbal · 30 noviembre, 2018
Los ecosistemas insulares son muy delicados, por lo que son fácilmente afectados por factores climáticos y de origen humano. Esto ha ocasionado la mayoría de las extinciones de la fauna que habita en las islas del mundo.

Las islas son la clase de ecosistema en el cual la fauna es más susceptible a ser afectada por factores climáticos y humanos. Estos efectos son en su mayoría negativos, pudiendo incluso extinguir a ciertas especies que habitan en ellas.

Por extinción nos referimos a la desaparición de todos los miembros de una especie. Se considera extinta una especie a partir del instante en que muere el último individuo de esta.

Durante la larga historia del planeta ha habido muchas extinciones causadas por cambios climáticos, vulcanismos, inundaciones, sequías y otros fenómenos naturales. Sin embargo, en los últimos años la gran mayoría de las extinciones de fauna se deben al impacto directo de las actividades humanas.

¿Qué es una isla?

Una isla es una zona de masa terrestre estable rodeada completamente por una masa de agua. Su superficie presenta, en la mayoría de los casos, la misma altura sobre el nivel del mar.

El tamaño de las islas es variable, pudiendo tener superficies de hasta más de dos millones de kilómetros cuadrados, como es el caso de Groenlandia. Existen 465 000 islas en el mundo, representando solo el 5,3 % de la masa continental.

Islas del mundo.

Hay islas de varios tipos según su origen. Pueden ser volcánicas, coralinas, prolongaciones de un continente o cimas de montañas submarinas, sedimentarias o fluviales. Las islas se encuentran a veces agrupadas, formando una unidad geográfica llamada “archipiélago”.

La principal característica de las islas es que cuentan con un clima favorable y con aislamiento. Ellas son el hábitat de miles de especies marinas y terrestres, algunas de ellas únicas.

¿Por qué ocurre la extinción de la fauna en las islas?

La extinción de la fauna en las islas es más probable porque esta es más susceptibles a los cambios de su ecosistema, ya sean producidos por factores climáticos o humanos. Esto se debe a que los animales autóctonos son generalmente afectados por la presencia de especies invasoras —roedores, gatos, cabras y otras— en su mayoría introducidas por el hombre. Estas especies invasoras desestabilizan el frágil equilibrio del ecosistema que presenta generalmente una isla.

Cerca de la mitad de los vertebrados que están en peligro de extinción en el mundo viven en islas. Las islas del mundo fueron el hogar del 61 % de todas las especies extintas que se conocieron desde el siglo XVI, dato que evidencia lo vulnerable que son estos territorios aislados. La extinción de la fauna en las islas amenaza principalmente a reptiles, aves, mamíferos y anfibios.

Ejemplo 1: los gatos salvajes en Australia

Los gatos salvajes, descendientes de gatos domésticos, se han extendido por casi el 99,8 % del territorio australiano. Se calcula que puede llegar a haber hasta 6,3 millones de gatos asilvestrados en Australia. Ellos matan aproximadamente un millón de animales cada noche en Australia, y han causado la extinción de 20 especies nativas.

Gato manx: comportamiento

Ejemplo 2: los conejos ibéricos en Australia

A mediados del siglo XIX, el terrateniente Thomas Austin encargó que llevaran a Australia dos docenas de conejos desde Europa. La introducción de estos conejos tenía como propósito la caza deportiva, gran afición de Austin.

Los conejos liberados por Austin no tenían depredadores naturales y poseían una enorme capacidad reproductiva. Normalmente tienen celo cada 3 semanas y una gestación de un mes con camadas de hasta 14 crías. Por lo tanto se multiplicaron con gran rapidez por toda la isla.

A los pocos años, los conejos empezaron a arrasar con las praderas y zonas agrícolas, causando el desplazamiento de muchas especies e incluso la extinción de otras.

El país ha perdido unas 30 especies desde la colonización europea que inició con la introducción de especies invasoras como, por ejemplo, el gato doméstico, el conejo europeo, el búfalo de agua y el sapo de caña. Por esta razón Australia es el ejemplo perfecto que demuestra los procesos de extinción de la fauna en las islas.

  • Arita, H. (2016). Crónicas de la extinción: La vida y la muerte de las especies animales. México D.F.: Fondo de Cultura Económica.