¿Los loros pueden comer carne?

¿Pueden los loros comer carne o es esta pauta alimentaria deletérea para ellos? Aquí te damos respuestas que debes conocer con respecto a este tema.
¿Los loros pueden comer carne?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 28 septiembre, 2021.

Última actualización: 28 septiembre, 2021

Aunque los loros son omnívoros, su sistema digestivo no procesa bien los alimentos de origen animal, así que no pueden comer carne. Las proteínas que necesitan las extraen de alimentos vegetales (tales como las legumbres), por lo que no necesitan recurrir a la caza de otros seres vivos.

Al ser animales que no han pasado por un proceso de domesticación, tenerlos en casa implica que hay que emular lo más fielmente posible sus condiciones de vida y de dieta en libertad. Más adelante tienes las consideraciones dietéticas de los loros a este respecto, así como las razones de por qué no pueden comer carne. ¡No te lo pierdas!

¿Por qué el loro no puede comer carne?

Como se decía en la introducción, los loros tienen un tipo de alimentación omnívora. Sin embargo, en libertad no son cazadores, sino oportunistas: la mayor parte de su día consiste en buscar alimento en las ramas de los árboles, a salvo de los depredadores. Si toman proteína de origen animal, será proveniente de un insecto o de otro invertebrado desprevenido.

Por tanto, el consumo de carne (así como también el de otros productos de origen animal) puede producir daños en el organismo de los loros. Algunos de los peligros de esta práctica son los siguientes:

  1. La carne contiene demasiada grasa saturada y colesterol para un loro. Se pueden producir problemas cardiacos y hepáticos (como el hígado graso) si se le aporta este ingrediente al animal.
  2. Un exceso de proteína en la dieta del loro puede desembocar en problemas renales.
  3. La carne cruda puede ser portadora de diversos patógenos y parásitos internos, como el Toxoplasma gondii.
El picaje en aves es común.

Alimentación de los loros silvestres

Los hábitos oportunistas de las aves exóticas silvestres hacen que su dieta esté muy determinada por la disponibilidad del alimento en su entorno. Es por eso que su alimentación no está nada regulada y, aunque no es lo normal, también pueden producirse desequilibrios nutricionales en la naturaleza.

La lista de alimentos más frecuentes que consumen los loros silvestres es la siguiente:

  • Frutas de los árboles.
  • Bayas y frutos de cáscara.
  • Hojas de árbol y matorrales.
  • Semillas que encuentran en el suelo.
  • Corteza de árbol.
  • Ocasionalmente, algún insecto pequeño que esté a su alcance.

Como ves, los loros no necesitan comer carne para mantenerse sanos cuando viven en libertad. En cautividad es exactamente igual, pero puede producirse un desequilibro nutricional si no se imita de forma adecuada su dieta natural.

Para ello, a continuación tiene algunas directrices generales sobre la alimentación de las psitácidas. Cabe destacar que la dieta específica de cada una dependerá de la especie, el estado de salud y el individuo, por lo que consultar con un especialista será lo más adecuado.

¿Cómo alimentar un loro doméstico?

Controlar la alimentación de un loro doméstico es esencial para mantener alejados los problemas de salud. No es solo una cuestión nutricional, pues estas aves son muy selectivas con la comida y elegirán siempre lo más apetitoso, por lo que elegir su dieta también se trata de una cuestión de educación.

Existen 2 formas principales de alimentar a los loros domésticos evitando que coman carne en el proceso: la dieta casera y los piensos extrusionados. A continuación, te contamos en detalle en qué consiste cada elección nutricional.

Alimentación casera

Este sistema pretende imitar la alimentación del loro en estado salvaje, de forma que se reúnan todos los nutrientes que necesita aunque no tome los mismos alimentos que obtendría en el entorno natural. Esta dieta consta de lo siguiente:

  1. Mezcla de semillas: debe constituir alrededor del 60 % del total de alimentos que ingiere el ave al cabo del dí­a. Una buena mezcla contiene un mí­nimo de 10-12 semillas diferentes y las pipas de girasol deben reservarse como premio.
  2. Frutas, legumbres y verduras: el 40 % restante del  menú será una ensalada de frutas, legumbres remojadas y verduras frescas. Infórmate bien de qué vegetales debe o no consumir tu ave, pues algunos de ellos pueden ser tóxicos.
  3. Frutos secos: aportan minerales y grasas vegetales beneficiosos para tu loro, pero deben administrarse como premio y de forma ocasional.

Lo más adecuado es repartir esta dieta en 2 tomas, una de mañana y una de tarde. De esta forma, se imitan los hábitos de los loros salvajes, que suelen alimentarse a primera hora de la mañana y antes de que oscurezca.

Mezcla de piensos

Otra manera de ofrecer una alimentación equilibrada a nuestro animal es mediante piensos extrusionados. Estos se comercializan en forma de pellets y contienen todos los nutrientes necesarios para el ave.

Los piensos son especialmente útiles para aves muy selectivas a la hora de comer, pero algunas de ellas requieren tiempo para acostumbrarse y los rechazan al principio. También es una manera más cómoda para el tutor a la hora de controlar la alimentación del loro.

Aunque los fabricantes lo presenten como alimento único, es bueno complementar el pienso con fruta, verdura y legumbres. Además, en época de muda o de cría se pueden aportar suplementos vitamínicos si el ave lo requiere.

¿Los loros pueden comer huevo?

La dieta de los animales que conviven con nosotros (no solo la de los loros) es esencial para corregir y prevenir problemas de salud y ahorrar en visitas al veterinario. En el caso de especies exóticas se debe ir con especial cuidado, pues no están hechas para vivir en cautividad y sufren desequilibrios mucho más fácilmente.

Te podría interesar...
El periquito de Bourke: hábitat y alimentación
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
El periquito de Bourke: hábitat y alimentación

El periquito de Bourke es una especie de ave muy dulce, gentil y de buen carácter, nativa de los bosques semiáridos de Australia.



  • Galetti, M. (1993). Diet of the scaly-headed parrot (Pionus maximiliani) in a semideciduous forest in southeastern Brazil. Biotropica, 419-425.
  • Ragusa-Netto, J., & Fecchio, A. (2006). Plant food resources and the diet of a parrot community in a gallery forest of the southern Pantanal (Brazil). Brazilian Journal of Biology66, 1021-1032.
  • Brightsmith, D. J. (2012). Nutritional levels of diets fed to captive Amazon parrots: does mixing seed, produce, and pellets provide a healthy diet?. Journal of avian medicine and surgery26(3), 149-160.