Los escorpiones: 8 datos que debes saber

6 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los escorpiones son criaturas demonizadas, pero estos arácnidos no son tan peligrosos como nos han hecho creer; su peor enemigo es el hombre, que los atrapa como mascotas, destruye su hábitat natural y los aniquila

Comúnmente, los artículos sobre los escorpiones solo sirven para hacernos conscientes de lo aterradores que pueden parecer estas criaturas. Sin embargo, la mala reputación de los alacranes es totalmente inmerecida. En este artículo conocerás datos geniales de estos animales, y verás que son criaturas increíbles con habilidades asombrosas.

1. Los escorpiones son arácnidos venenosos

Los escorpiones son artrópodos que pertenecen a la clase Arachnida. Los arácnidos incluyen a las arañas, garrapatas y ácaros, y todos ellos poseen un cuerpo con dos secciones y ocho patas.

Veneno del escorpión

Todos los escorpiones producen veneno. La cola de aspecto aterrador la conforman cinco segmentos del abdomen, curvados hacia arriba, con un segmento final llamado telson al final. En el telson es donde se produce el veneno. El extremo presenta una estructura afilada con forma de aguja llamada aculeus, que inocula el veneno.

Un escorpión puede controlar cuándo produce veneno y qué tanto inocula, según si necesita matar una presa o defenderse de los depredadores.

2. El alacrán no es tan peligroso para la gente

La verdad es que, con pocas excepciones, los alacranes no pueden hacer mucho daño a los humanos. De las casi 2000 especies de escorpiones conocidas en el mundo, solo 25 producen veneno lo suficientemente poderoso como para dar un poner en peligro a un adulto.

Los niños pequeños están en mayor riesgo, simplemente debido a que su tamaño es más reducido. En los Estados Unidos, solo hay un escorpión por el que vale la pena preocuparse. El escorpión de Arizona (Centruroides sculpturatus) produce veneno lo suficientemente fuerte como para matar a un niño pequeño.

Escorpión de corteza de Arizona

Afortunadamente, el antiveneno está ampliamente disponible en instalaciones médicas en todo su rango, por lo que las muertes son poco frecuentes.

3. Son vivíparos

A diferencia de los insectos, que generalmente depositan huevos fuera de sus cuerpos, los alacranes producen crías ya formadas. Es decir, son vivíparos. La etapa gestacional puede ser tan corta como dos meses, o hasta 18 meses, dependiendo de la especie. Después del nacimiento, los escorpiones recién nacidos montan en la espalda de su madre, donde permanecen protegidos hasta que mudan por primera vez.

4. Los escorpiones han estado mucho tiempo en el planeta

Estas criaturas evolucionaron de gigantescas criaturas –de alrededor de un metro–  que emergieron del mar. La evidencia fósil muestra que han permanecido morfológicamente sin cambios hasta ahora.

Los primeros antepasados del alacrán probablemente vivieron en los mares, e incluso pudieron haber tenido agallas. En el período silúrico, hace 420 millones de años, algunas de estas criaturas habían llegado a la tierra, de modo que su antepasado estaba aquí antes que los dinosaurios.

5. Los escorpiones pueden sobrevivir a casi cualquier cosa

Ya sabiendo de su antigüedad, podemos imaginar que son animales sorprendentemente resistentes. Aunque normalmente viven de dos a tres años, algunos alacranes pueden llegar a vivir hasta 25 años. Y es que los escorpiones son campeones de la supervivencia.

Un escorpión puede vivir un año entero sin comer o beber. Esto es así gracias a que puede enlentecer su metabolismo cuando el alimento es escaso. Debido a que tienen pulmones de libro o pulmones laminares, pueden permanecer sumergidos bajo el agua por horas y sobrevivir.

Los escorpiones viven en ambientes duros y secos. Tienen tasas metabólicas extremadamente bajas y requieren solo una décima parte del oxígeno de la mayoría de los insectos. Los escorpiones han mostrado una alta resistencia a los efectos de las emisiones radiactivas. Esto hace que sus posibilidades de sobrevivir a un ataque nuclear sean mucho más altas que las de la mayoría de las otras especies animales.

Reyes de la adaptación, no es casualidad que los escorpiones hayan colonizado todos los continentes del planeta, excepto la Antártida.

6. Comen casi todo lo que pueden someter

Son cazadores nocturnos. La mayoría de los escorpiones se alimentan de insectos, arañas y otros artrópodos, pero algunos se alimentan de larvas y lombrices de tierra.

Escorpión comiendo

Los escorpiones de mayor tamaño pueden comer presas más grandes, y se sabe que algunos se alimentan de pequeños roedores y lagartos. Mientras que muchos comen lo que les parece apetecible, otros se especializan en presas particulares, como ciertas familias de escarabajos o arañas excavadoras. Una madre hambrienta se comerá a sus propios bebés si los recursos son escasos.

7. Poseen brillo en la oscuridad

Por razones que los científicos aún están debatiendo, los escorpiones brillan bajo la luz ultravioleta. La cutícula –o piel– del escorpión absorbe la luz ultravioleta y la refleja como luz visible.

Fluorescencia en escorpiones

Este rasgo ha hecho aumentar el número de especies de escorpiones documentadas. Los fósiles de escorpión todavía pueden emitir fluorescencia, a pesar de haber pasado cientos de millones de años incrustados en la roca.

8. Los alacranes bailan antes de aparearse

Los escorpiones participan en un elaborado ritual de cortejo, que incluye un baile. La danza comienza cuando el macho y la hembra hacen contacto. Durante la danza el macho encuentra un lugar adecuado para su espermatóforo.

Escorpiones apareándose

Una vez que deposita su paquete de esperma, guía a la hembra sobre él y coloca su abertura genital para que pueda recoger el esperma. En la naturaleza, el macho generalmente hace una salida rápida una vez que se completa el apareamiento. En cautiverio, la hembra a menudo devora a su pareja.

  • Santillan, E. G. (2004). Diversidad, taxonomía y habitat de alacranes. Artrópodos de Chamela, 25-35.
  • Castilla, A. M., & Pons, G. X. (2007). Primeros datos sobre la población de escorpiones (Buthus occitanus) en las Islas Columbretes (Mediterráneo, España). Bolletí de la Societat d'Història Natural de les Balears, 50, 257-268.
  • Abolafia, J., Arbea, J. I., Garcia, L., Hernando, C., López-Rodríguez, M. J., Mauriès, J. P., ... & Subías, L. S. (2016). Invertebrados de interés en cuevas y simas de la Sierra de Segura (Jaén, Andalucía, España). Actas Espeleo Meeting Ciudad de Villacarrillo, 105, 111.
  • Ortuño, V. M., & Martínez-Pérez, F. D. (2011). Diversidad de artrópodos en España. Memorias de la Real Sociedad Española Historia Natural2(9), 235-284.