Tipos de arácnidos

Dentro del amplio grupo de los artrópodos se encuentran los arácnidos; hay miles de tipos de arácnidos repartidos por nuestro planeta, cada uno con características muy diferenciadoras con respecto a los demás

Los arácnidos conforman una amplia clase de animales (Arachnida) perteneciente al filo de los artrópodos. Actualmente, se conocen a más de 100 000 tipos de arácnidos que se expanden ampliamente por todo el planeta, con la lógica excepción de la Antártida y los polos.

A continuación, veremos las principales características de estos animales y te contamos cuáles son los tipos de arácnidos más comunes en todo el mundo.

Características generales de los arácnidos

Como todos los artrópodos, cuentan con ocho patas y dos pares de apéndices a la altura de la boca. En algunos tipos de arácnidos las dos patas delanteras sufrieron una modificación evolutiva por la que adquirían funciones sensoriales. Ya en otras especies los apéndices son tan desarrollados que pueden llegar a confundirse con patas.

El primer par de apéndices son llamados ‘quelíceros’ y dan nombre al subfilo de los quelicerados, al que pertenecen los arácnidos. Su principal función se asocia a la alimentación, pero también son poderosas aliadas en su defensa.

Los apéndices del segundo par se denominan ‘pedipalpos’. También son fundamentales para la alimentación de los arácnidos, pues ayudan a capturar las presas. Pero sus principales funciones son relacionadas a la locomoción y a la reproducción.

El cuerpo de los arácnidos está dividido en dos segmentos o tagmas: el cefalotóra (o prosoma) y el abdomen (u opistosoma). Como todos los arácnidos, presentan un exoesqueleto y su estructura interna –donde se alojan sus órganos vitales– que está compuesta de tejido cartilaginoso.

El rasgo más característico que permite distinguir los arácnidos de los demás artrópodos es la ausencia de alas y antenas. Además de su número de patas, en muchos casos.

Los principales tipos de arácnidos en nuestro planeta

En la gran clase de los arácnidos se encuentran 11 órdenes distintas, que comprenden diferentes especies (algunas de ellas ya extinguidas). Estos son los tipos de arácnidos más comunes en nuestro planeta.

1. Araneae (Arañas)

Las arañas conforman la más diversa y abundante orden en la clase de los arácnidos (Araneae). En la actualidad ya se han registrado y descrito a más de 40 000 especies de arañas.

Arañas pirata

Uno de sus rasgos más característicos es la presencia de ‘colmillos’ que, en realidad, son sus quelíceros modificados. A través de estos ‘colmillos’ las arañas venenosas pueden introducir sus toxinas en el organismo de su víctima.

Respecto a su comportamiento y sus hábitos, destaca la asombrosa y reconocida capacidad de construir telas, tejidas mediante múltiples hilos de seda. Las llamadas ‘telarañas’ no solo sirven para atrapar a sus presas, sino que también actúan como refugios y pueden ayudarlas a aprovechar el viento para desplazarse.

A pesar de su fama y su aspecto, hay muy pocas arañas que representan un riesgo para los seres humanos. La gran mayoría de las arañas tiene un carácter tímido y equilibrado, por lo que difícilmente pueden proferir cualquier ataque a una persona.

2. Scorpionida (escorpiones)

Sin lugar a dudas, los escorpiones están entre los más llamativos y temidos tipos de arácnidos. A día de hoy, se conocen a unas 1 700 especies de escorpiones que habitan principalmente en las regiones tropicales y temperadas.

Escorpión emperador: veneno

Casi siempre asociamos los escorpiones a sus poderosos venenos, que pueden inmovilizar por completo a sus presas y llegar a dañar los seres humanos. De hecho, todas las especies de escorpiones contienen ciertas toxinas en su aguijón. Pero solo 25 especies de la familia de los bútidos son potencialmente peligrosas para las personas.

Otra característica fascinante de los escorpiones es la natural capacidad para brillar en la oscuridad. La piel de estos arácnidos contiene unos compuestos químicos especiales que les permiten emitir rayos fluorescentes bajo una luz ultravioleta. Aún no se sabe con precisión la finalidad de esta natural fluorescencia de los escorpiones.

3. Acarina (ácaros y garrapatas)

Aunque sea común confundirlos con insectos, los ácaros y las garrapatas también son tipos de arácnidos. En la actualidad, ya se reconocen a cerca de 50 000 especies de ácaros y garrapatas. Los expertos apuntan a que podrían existir hasta 500 000 especies en la naturaleza; según estos datos, esta vendría a ser la más extensa orden de arácnidos en el futuro.

Rickettsia rickettsii: garrapata

Las especies más conocidas de ácaros son aquellas que mantienen hábitos parasitarios: se alojan en la piel de personas, animales domésticos y silvestres. Además, el llamado ‘ácaro del polvo’ es uno de los agentes alérgenos más comunes.

Otra curiosidad sobre los ácaros es que están entre los animales más antiguos del mundo. Las análisis fósiles han permitido identificar que este arácnido ya habitaba en nuestro planeta hace unos 400 millones de años, durante el periodo devónico inferior.

medigraphic.com. 2004. Leticia Calderón Romero, Jorge TayLos artrópodos y su influencia en la vida humana. Extraído de: http://www.medigraphic.com/pdfs/facmed/un-2004/un045d.pdf Ana G. Moreno. 2013. Apuntes de Zoología: arácnidos. Extraído de: https://www.ucm.es/data/cont/docs/465-2013-08-22-H6%20Aracnidos.pdf