Instinto de supervivencia del reino animal

Virginia Duque Mirón · 9 noviembre, 2017

Dicen que en la selva sobrevive el más fuerte. Hay una pirámide de alimentación que lleva a que unos animales se coman a otros, y así sucesivamente, hasta que parece que el único que sobrevive es el que está en la cima de la pirámide. Toda esta situación ha hecho que se desarrolle en los animales el instinto de supervivencia. Te contamos todo sobre este tema.

El instinto de supervivencia animal y sus formas

Para cualquier animal, su máxima prioridad es obtener el alimento necesario para subsistir, así como, a la vez, evitar ser comido por un depredador que esté un escalón más arriba que él en la pirámide alimenticia. En el mundo de la selva, en el salvaje, hay que ser ágil corriendo, rápido volando, bueno escondiéndote, hábil nadando y con capacidad de mantener siempre un ojo abierto que advierta de los peligros.

Aun así, esto no es fácil, y no siempre se consigue sobrevivir a pesar de todo. Y aunque se consiga una vez, nunca se sabe cuándo será la siguiente, y cuál será su desenlace.

Pajaros exoticos
Fuente: Marcos Andr

El instinto de supervivencia es como un clic que salta ante las situaciones más adversas, y que despierta toda el ingenio del animal con el fin de salvar su vida. Todos parecen comportarse de una forma constante, como si estuvieran programados para actuar de manera automática. Esto es lo que se denomina el instinto de supervivencia.

Al igual que nosotros, cuando el animal siente el miedo, su cuerpo reacciona a este buscando el momento, la ocasión y el lugar más idóneo para huir.

Conductas instintivas fruto del instinto de supervivencia

Cada animal y cada especie tiene sus conductas instintivas. Estas son algunas:

  • Empollar. Las aves que ponen huevos empollan los de otras aves si encuentran sus nidos sin nadie que los proteja. Es una forma no solo de cuidarse los unos a los otros, sino de proteger la especie.
  • Bebés sin madre. En muchas ocasiones hemos visto cómo animales de muy distintas especies se han comportado como madre e hijo. Esta es una acción instintiva por parte del bebé a sobrevivir. Se ve solo en el mundo, sin una madre protectora, y acepta a cualquiera que lo haga sentir seguro.
  • Esconderse. Cuando advierten un peligro o se sienten observados, muchos animales se esconden, e incluso antes de que suceda, ya tienen un sitio al que huir en caso de peligro.
  • Comer sin mirar al frente. Estar al acecho constantemente es una forma de sobrevivir en la selva. Una leve distracción puede costarle la vida a un animal, por lo que siempre están comiendo con un ojo mirando atrás.
  • Dormir al acecho. Lo mismo sucede al dormir que al comer. Los animales que son presa han aprendido a dormir solo con el consciente, pero no con el subconsciente. De ese modo no entran en la fase más profunda del sueño y se despertarán al más mínimo ruido con la posibilidad de salvar su vida.
  • Enroscarse. Este acto, o el de meterse bajo el caparazón o la coraza, es otra forma de protegerse ante ataques.
  • Hacer sonidos. Hay animales como la serpiente de cascabel que emiten sonidos que asustan a sus depredadores. Cuando sienten que uno se acerca, comienzan a emitirlos, y como consecuencia, no son pocas las ocasiones en las que el depredador huye sin luchar por la presa.
Buho

El instinto animal

Lo cierto es que el instinto unido a su orientación permite a los animales salvar su vida. ¿Recuerdas quiénes fueron las primeras en saltar del Titanic? ¡Las ratas! Antes incluso de que comenzara a entrar agua por ningún lado.

La naturaleza y los animales no dejan de darnos lecciones de las que podemos aprender, no solo a luchar por nuestra vida, sino a ayudar a salvar las de los demás y preservar la especie.

Fuente de la imagen principal: Sebastián Dario