Lémur de cola anillada: características, comportamiento y hábitat

3 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
El lémur de cola anillada es una especie muy popular; este animal de Madagascar es una especie que se comunica por el olfato de una forma increíble

El lémur de cola anillada es sin duda el más conocido de estos primates endémicos de Madagascar. Aunque existen más de 100 especies de lémures, a todos nos han llegado estos simpáticos animales a través de esta especie, por lo que es una de las más estudiadas y de las que más curiosidades conocemos.

Características del lémur de cola anillada

Dentro de un grupo tan extenso de primates, donde encontramos algunos animales minúsculos como los lémures ratón, el lémur de cola anillada es uno de los más grandes, pues alcanza los dos kilogramos de peso, aunque está lejos de los lémures gigantes, que se extinguieron hace relativamente poco.

El lémur de cola anillada tiene rinario, algo que comparte con el resto de lémures: aunque la mayoría de primates tienen rostros aplanados y muy diferenciados, el lémur de cola anillada y el resto de estos animales tienen un hocico alargado, que recuerda más al de animales como los zorros.

Presentan un pelaje grisáceo con tonalidades marrones, que se vuelve blanco en la panza y el rostro, el cual posee un antifaz que adorna los ojos anaranjados de estos animales. Lo más característico es la cola, que da nombre a la especie, al ser blanca con 12-13 anillos negros.

Lémur de cola anillada: comportamiento

Algo curioso es su dentición: mucha gente piensa que son animales graciosos, pero poseen unos grandes caninos con los que pueden hacer mucho daño. Además, los incisivos de la mandíbula inferior son como un peine y, de hecho, son conocidos como peine dental, que ayuda a la hora de acicalar a otros individuos.

Comportamiento del lémur de cola anillada

El extraño aspecto del lémur de cola anillada, especialmente en lo referente al hocico, tiene su explicación: estos animales apenas usan las expresiones faciales para comunicarse, por lo que no necesitan un rostro tan reconocible. Sin embargo, sí se comunican por el olfato: segregan más de 300 sustancias químicas a través de diferentes glándulas.

Gracias a las glándulas que poseen estos animales en lugares como el antebrazo, los lémures tienen una comunicación muy compleja, por lo que podemos verlos frotándose contra árboles y rocas dejando su olor. De hecho, se ha visto que estos animales pueden, literalmente, oler la debilidad al cambiar sus olores cuando, por ejemplo, están heridos.

El lémur de cola anillada es un primate omnívoro, que consume fruta y hojas de árboles como el tamarindo. Pero durante la temporada seca es bastante oportunista, y puede consumir telarañas, larvas, insectos y pequeños vertebrados.

Estos animales pueden ser depredados principalmente por rapaces y por la fosa, aunque también se ha visto que boas, civetas o incluso perros y gatos pueden depredarlos.

Son animales diurnos y, dentro de los lémures, son unos de los más terrestres: pasan un tercio del día en el suelo, especialmente cuando tienen que viajar en grupos de tamaño variado, de entre 6 y 30 individuos, aunque normalmente son de 13 a 15 y tienen un territorio que comprende entre 6 y 35 hectáreas. Dichos grupos son dirigidos por hembras, por lo que hablamos de una especie fuertemente matriarcal.

Lémur de cola anillada: conservación

Hábitat y conservación

La historia evolutiva de los lémures en Madagascar es muy interesante, y es que son fauna endémica que solo se encuentra aquí: en concreto, el lémur de cola anillada vive en el sur de Madagascar, tanto en zonas de montaña como en bosques variados. Estos hábitats están fuertemente amenazados por la deforestación, y es que la tala de bosques para crear zonas de pasto es frecuente en Madagascar, en muchas ocasiones a través de incendios provocados.

Estos animales están amenazados no solo por la deforestación, sino también por el tráfico ilegal de especies y su caza. Por último, las sequías son cada vez más fuertes debido al cambio climático, las cuales causan enorme mortalidad en una especie que, aunque es común en cautividad, su futuro en estado silvestre sigue siendo incierto.

  • Budnitz, N., & Dainis, K. (1975). Lemur catta: ecology and behavior. In Lemur biology (pp. 219-235). Springer, Boston, MA.