¿Es posible oler la debilidad?

Eugenio Fernández · 16 agosto, 2018
Los lémures secretan de 200 a 300 sustancias químicas a través de su sentido del olfato, extremadamente desarrollado

Se dice que algunos animales pueden oler la debilidad o el miedo de las personas y, si bien esto no está comprobado, parece que sí hay un animal que puede oler la debilidad: los lémures de cola anillada.

Conoce a los lémures

Los lémures son un grupo de primates que solo se encuentran en Madagascar y que abarca más de 100 especies, por lo que supone una quinta parte del grupo de animales en el que se clasifica a la especie humana.

Es por eso que los lémures son un grupo de especies extremadamente variado: hubo lémures que sobrepasaban los 200 kilogramos, y actualmente existen lémures que rondan los 30 gramos.

En esta tremenda variabilidad, hay algunas características que son bastante comunes: los lémures son unos de los animales con mejor olfato, y es que especies como el lémur de cola anillada producen secreciones que contienen entre 200 y 300 sustancias químicas.

Este cóctel de sustancias químicas forma auténticos paquetes de información para otros lémures, los cuales pueden detectar si el olor viene de un miembro de su especie, si este es macho o hembra, si está sexualmente activo o su rango en la jerarquía.

Olfato de los lémures

Los lémures pueden oler la debilidad

Sin embargo, algo que no se sabía es que a través de estas secreciones olorosas, estos animales pueden oler la debilidad, y es que los lémures heridos o con alguna enfermedad dejan un rastro en sus secreciones muy particular.

El descubrimiento ha sido realizado por científicos de la Universidad de Duke, una de las instituciones punteras en la investigación de estos primates. El grupo estudiado ha sido uno de lémures de cola anillada, una especie en peligro de extinción.

Probablemente, los lémures de cola anillada sean los más conocidos de todos; su popularidad en el cine y la televisión forma una imagen idílica de Madagascar, además de ser la especie que más se ha investigado debido a que crían muy bien en cautividad.

En concreto, lo que han descubierto estos investigadores es que los lémures heridos pierden un 10% de la diversidad de sus aromas, algo que no pasa desapercibido para el resto del grupo, que literalmente puede oler la debilidad del lémur enfermo.

Esto los hace más vulnerables a las agresiones de otros miembros del grupo para intentar superarles en la jerarquía de los lémures. En el caso de los lémures de cola anillada, hablamos de una de las especies donde mandan las hembras, al igual que en muchos otros lemúridos.

Primate: el hábitat del lémur en Magadascar

Esta pérdida de diversidad en los aromas que desprende un lémur herido no solo hace que otros lémures puedan oler la debilidad del animal herido. Y es que esto incluso podría afectar a su capacidad para comunicarse, ya que los lémures usan tanto el olfato como sus variados aullidos y ladridos para transmitirse información entre ellos.

Las amenazas del lémur de cola anillada

La mayoría de primates del planeta están en mayor o menor grado en peligro de extinción o sus poblaciones están disminuyendo. En el caso del lémur de cola anillada, el motivos es la destrucción de su hábitat, principalmente los bosques tropicales de Madagascar.

Y es que en este país y en esta enorme isla africana, la inestabilidad política y el aumento de los niveles de pobreza están aumentando el impacto sobre el hábitat de los lémures, tala ilegal de selva incluida. Parece que aunque los lémures pueden oler la debilidad de otros miembros de su especie, aún no huelen la magnitud de la amenaza que les rodea.