Las características de la estrella de mar

La estrella de mar es un animal marino que habita tanto en mares como en océanos. Desafortunadamente, su población decrece debido a los crecientes niveles de contaminación. 
Las características de la estrella de mar

Escrito por Yamila

Última actualización: 21 agosto, 2022

La estrella de mar es un animal invertebrado que se caracteriza por tener cinco brazos que terminan en punta. Evidentemente, esta forma es la que le da el calificativo de ‘estrella’. Ahora bien, ¿qué otros datos interesantes se conocen acerca de esta especie?

Este animal pertenece a la familia de los equinodermos; es decir, un grupo de animales marinos que presentan un conjunto de rasgos físicos únicos, como lo son su sistema esquelético, tegumento, simetría, y también, un curioso sistema vascular. Sigue leyendo este espacio y descubre más sobre este peculiar animal.

Origen de las estrellas de mar

Las estrellas del mar pertenecen a la clase Asteroidea, de la cual existen pocos registros fósiles que permitan inferir su historia natural. Por un lado, el proceso de fosilización no se puede llevar a cabo porque su cuerpo se separa en varias partes cuando se descompone. Asimismo, tienden a vivir en las profundidades marinas en donde es muy difícil obtener muestras para el análisis.

A pesar de las complicaciones que existen para el estudio de su origen, algunos fósiles del grupo de los equinodermos indican que aparecieron en el periodo Ordivício. Esto significa que las primeras especies de este linaje vivieron hace más de 485 millones de años. Algunas teorías indican que evolucionaron a partir de los Edrioasteroideos (grupo extinto), aunque no existe evidencia de esto.

De hecho, se cree que durante el periodo Jurásico se volvieron muy abundantes y diversas. Sin embargo, la mayoría de las estrellas de mar antiguas desaparecieron en durante la extinción masiva del Devónico.

Anatomía de la estrella de mar

Las estrellas de mar se caracterizan por tener un una superficie dura (lado aboral) que los protege de casi cualquier ataque. Mientras que por debajo (lado oral), se observan varios canales huecos con una “masa” delicada que constituye los órganos y los “músculos” del animal.

En general, el cuerpo de las estrellas de mar se divide en un disco central (madreporito) y en los brazos o picos que lo conforman. El disco está conformado como una placa calcárea dura que protege los órganos internos del animal, mientras que los brazos son en realidad una extensión con varios poros y canales.

Sistema de locomoción

Al igual que los demás equinodermos, la estrella de mar posee un sistema de locomoción con pies ambulacrales, con los cuales usa el agua del medio para moverse. Este mecanismo se conforma de varios tentáculos pequeños que ruedan para generar movimiento. Dichas extremidades se encuentran en dirección al suelo, de manera que aunque tienen un cuerpo duro, son capaces de moverse.

Sistema nervioso

Cabe destacar que la estrella de mar no tiene cerebro, pero sí un sistema nervioso muy complejo debajo de la piel en forma de redes y anillos. Este es el encargado de enviar la información a al sistema ambulacral para que se mueva, además de que le permite percibir ciertos estímulos básicos.

Este curioso animal marino es muy sensible a la luz, a los cambios de temperatura e, incluso, a las distintas corrientes marinas. Por ello, no es capaz de sobrevivir fuera del agua ni tampoco en aguas que no sean saladas. Asimismo, es muy sensible al tacto. Esta es la razón por la que el simple hecho de sacarlo del agua por un momento es letal.

Ornamentaciones

Además de que poseen un cuerpo duro (calcáreo), varias especies de estrellas de mar también presentan ornamentaciones en forma de espinas o gránulos. Estos son un tipo de placas construidas con carbonato de calcio denominadas osículos, los cuales pueden tomar diferentes patrones y colores. Gracias a esto, algunos ejemplares adquieren una apariencia vistosa.

Capacidad de regeneración

Gozan de una excelente capacidad de regeneración, por lo que pueden recuperar brazos completos sin ningún problema. De hecho, algunos géneros como Coscinasterias y Linckia son capaces de generar un nuevo organismo a partir de un fragmento del brazo.

Capacidad sensorial

En el extremo de cada uno de los brazos, la estrella de mar tiene un ojo simple para percibir luz y oscuridad, así como también para detectar el movimiento de otros animales u objetos. Gracias a ello, son capaces de observar su entorno, orientarse, esconderse y alimentarse.

Sistema circulatorio

Contrario a lo que sucede en los vertebrados, las estrellas de mar no poseen sangre ni venas. De hecho, utilizan el agua que entra a los canales de su cuerpo para transportar sus nutrientes, lo que es denominado como sistema vascular acuífero. Por ello, no tienen necesidad de crear un sistema tan especializado como el que se observa en los humanos.

A pesar de que usan el agua de su alrededor, el líquido que circula dentro de su cuerpo también contiene células de defensa, excreciones e incluso toxinas. Esto significa que el sistema circulatorio acuífero presenta cierta complejidad biológica y no solo es “agua”.

Hábitat

En la actualidad, se conocen casi 2000 especies diferentes de estrellas de mar y todas ellas habitan en agua salada. De hecho, la mayor densidad de ejemplares se localiza en el Indo-Pacífico y en zonas tropicales, aunque también hay poblaciones en aguas frías y templadas.

Las estrellas de mar pueden vivir en el fondo del mar hasta a 6000 metros de profundidad.

Reproducción

Pueden aparearse tanto de forma sexual como asexual. En el primer caso, se necesita un macho y una hembra que no se distinguen externamente entre sí, ya que los órganos sexuales son solo internos. Aunque en algunos casos, hay subespecies hermafroditas que producen espermatozoides y óvulos al mismo tiempo.

Alimentación de la estrella de mar

La fecundación es externa, por lo que liberan los gametos al medio y los óvulos se fecundan fuera del cuerpo del animal. Después, los embriones y larvas se ‘pegan’ a las rocas para desarrollarse y son cuidados celosamente por sus padres. Y, como señalamos anteriormente, el éxito de la reproducción sexual dependerá, en gran parte, de la temperatura del agua.

Por otro lado, la reproducción asexual se lleva a cabo cuando una estrella de mar se divide y de esta partición surgen nuevos ejemplares. Esta suele ser la forma de reproducción más frecuente en el grupo, pues incluso las larvas lo llevan a cabo cuando hay mucho alimento disponible.

Longevidad de las estrellas de mar

En promedio, una estrella de mar vive entre 10 y 34 años, pero esto depende mucho de la especie y de sus hábitos de vida. Los ejemplares que tienen un mayor tamaño tienden a vivir más que las pequeñas, lo que incluso podría llevar a ocasionar que superen los 35 años de edad.

Alimentación

La dieta de la estrella de mar está compuesta por almejas, ostras, peces pequeños, artrópodos y moluscos gastrópodos. Aunque también pueden alimentarse de algas y otras plantas marinas. Es más, ciertas especies se especializan en comer corales, de manera que se les considera una plaga.

La estrella de mar es un depredador generalista que se aprovecha de la lentitud de las presas que nadan o descansan en el fondo marino. Algunas subespecies eligen animales o vegetales en estado de descomposición y otras se alimentan de partículas orgánicas en suspensión.

En cuanto al sistema digestivo, se alimentan a través de un hueco en el centro del cuerpo; luego la comida pasa por un esófago muy corto y por dos estómagos. Puede digerir los alimentos fuera del cuerpo en el caso de que atrape presas más grandes que el tamaño de su boca.

Tipos de estrellas de mar

Las estrellas de mar tienen una gran diversidad de formas y colores, por lo que cada una pertenece a grupos distintos. En general, se calcula que existen más de 2000 especies diferentes, las cuales se clasifican en 7 órdenes taxonómicas:

  • Forcipulatida: los pies ambulacrales que les ayudan a moverse tienen puntas divididas como tijeras. Esto les ayuda a capturar a sus presas con mayor facilidad.
  • Brisingida: se caracterizan por tener un disco central que es rígido con entre 6 y 20 brazos delgados y flexibles.
  • Notomyotida: tienen brazos muy delgados y flexibles unidos por un disco central muy reducido. Algunas especies no presentan ventosas en sus pies ambulacrales.
  • Paxilosida: sus pies ambulacrales son tubulares y acaban en punta, ya que les sirven para cavar en la arena del fondo oceánico.
  • Spinulosida: tienen una serie de irregularidades en su superficie que forman diferentes espinas y placas. Estas ornamentaciones le dan un aspecto peculiar a cada especie.
  • Valvatida: la mayoría presenta 5 brazos y suelen ser más voluminosos que los demás grupos.
  • Velatida: todas las especies mantienen un disco bastante grande que les impide mover bien los brazos. En algunos casos parecen más un tipo de piedra aplanada que una estrella de mar.

El efecto de la contaminación

Desafortunadamente, en la actualidad, las estrellas de mar deben sortear muchas amenazas y peligros. Por un lado, la contaminación del agua las aniquila, puesto que no encuentran la manera de procesar las toxinas para respirar. Hay que recordar que las estrellas no cuentan con un filtro en su sistema respiratorio.

Por otra parte, su creciente captura para venderse como recuerdo o souvenir en las playas y tiendas de decoración hace que su población se reduzca cada vez más. Y si bien aún no se encuentran un la lista de animales en peligro de extinción, sí se considera como una especie amenazada.

Te podría interesar...
Tipos de respiración en los animales
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tipos de respiración en los animales

Existen cuatro tipos de respiración en los animales, cada una de ellas con sus características propias. ¡Aprende sobre ello en este post!



  • Calcagno, J. (2014) Los invertebrados marinos. Universidad Maimónides.
  • Vargas, P., & Zardoya, R. (2012). El árbol de la vida: sistemática y evolución de los seres vivos. Vargas, Pablo.
  • Mah, C. L., & Blake, D. B. (2012). Global diversity and phylogeny of the Asteroidea (Echinodermata). PloS one, 7(4), e35644.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.