Cinco especies marinas en peligro de extinción

El maltrato que ha hecho la especie humana al planeta tiene graves consecuencias, como es la inminente pérdida de ejemplares salvajes que, salvo milagro, no nos acompañarán de aquí a corto o medio plazo; los métodos de pesca, el calentamiento global o la destrucción de ecosistemas son causas de esta desafortunada situación

El calentamiento global y la destrucción de los hábitat naturales de las especies marinas de nuestro planeta afectan desafortunadamente a su biodiversidad durante años. El aumento de las temperaturas afecta, en especial, a las criaturas que viven en el océano. Este listado te ayudará a familiarizarte con especies que puede que no estén entre nosotros en los años venideros.

La ballena azul, un gigante en peligro

Con un peso de 200 toneladas, aproximadamente el de 33 elefantes, la ballena azul es el mamífero más grande del planeta. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, se estima que en la actualidad tan solo quedan entre 10 000 y 25 000  ejemplares en nuestros océanos.

La población de ballenas azules recibió un duro golpe en el siglo XX, cuando se popularizó la caza indiscriminada de ballenas. Aunque está prohibida desde 1966, muchas mueren al quedar atrapadas en las redes de pesca o al recibir golpes de barcos de gran tamaño.

La tortuga marina

Indonesia acoge actualmente unas seis especies diferentes de tortugas marinas, ya que su clima y su costa son los ideales para el desove. Esta zona, además, permite el acceso a rutas migratorias de los océanos Pacífico e Índico. El Fondo Mundial para la Naturaleza está trabajando en la zona de Papua para ayudar a estas especies.

Especies de tortugas

Las poblaciones de estas seis especies, sin embargo, están clasificadas como vulnerables, en peligro o en peligro crítico, según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Las principales amenazas a las que hacen frente estos reptiles son la destrucción de las zonas de anidación, la caza ilegal o la sobreexplotación no controlada.

La vaquita marina, al borde de desaparecer

La vaquita marina, de nombre científico Phocoena sinus, es el cetáceo más raro del planeta. Esta especie está a punto de extinguirse, a pesar de que se descubrió hace sólo 60 años. La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza afirma que está en peligro crítico.

En 2015, la población de vaquitas marinas era solo de 97 ejemplares. En 2017, el 67 % de la población pereció y en la actualidad sólo contamos con menos de 40 ejemplares en todo el mundo.

Vaquita en el mar
Fuente: Paula Olson

La principal causa que ha provocado la casi total desaparición de estos cetáceos es la utilización de redes de deriva y cortinas invisibles que flotan en el agua, que matan a miles de criaturas.

El delfín del río Irawadi

Esta especie de apariencia totalmente diferente a la de un delfín convencional. Vive en las costas y estuarios del río Irawadi, y las zonas cercanas a los ríos Ganges y Mekong, en el sudeste asiático. No obstante, no es un delfín de agua dulce. Su cráneo, redondeado y embotado como un melón es una de sus características más distintivas.

Esta especie tiene una esperanza de vida de unos 30 años y suele ser un nadador lento. La falta de legislación ha propiciado que en la zona del río Mekong sólo queden 85 ejemplares.

Delfín del río Irrawaddy en peligro de extinción

Se estima que la pesca con electricidad y la utilización de venenos son las principales causas de que esta especie también aparezca en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

El pez luna

Esta especie marina también es difícil de estudiar y monitorizar, debido a su rareza y a la escasez de ejemplares. También denominado pez mola, su aspecto es similar al de una gran cabeza con aletas. Puede llegar a medir hasta tres metros de longitud y pesar entre 247 y 2 000 kilos.

Sus hábitats se expanden por el océano Pacífico, Índico, Mediterráneo y Atlántico. Las poblaciones más grandes se concentran en Indonesia y en las costas del sur de California.

Pez luna en peligro de extinción

Aunque esta especie es muy fecunda, y aún no aparece registrada en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, su población decrece día tras día.

La dureza y el grosor de su piel, así como su gran tamaño, suelen disuadir a los depredadores, de los que huyen hacia aguas más profundas.

Sin embargo, nos encontramos con el problema de los métodos de pesca humanos, como el ya mencionado de las redes a la deriva, que matan a miles de animales marinos al año.

Te puede gustar