La lengua de los gatos y su aseo

Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
27 enero, 2019
La lengua de los gatos en lo relativo a la función de la pulcra higiene de los felinos puede provocar la formación de bolas de pelo en el estómago

Quienes comparten su hogar con gatos saben bien que, además de fascinantes, son extremadamente higiénicos. Los mininos conservan una estricta rutina diaria de higiene para conservar su cuerpo y su ambiente libres de impurezas. A continuación, te explicaremos por qué la lengua de los gatos desempeña un rol central en su aseo y salud.

¿Por qué es tan áspera la lengua de los gatos?

Probablemente, todos nosotros ya nos asombramos con la textura áspera de la lengua de nuestros mininos. La aspereza característica de la lengua de los gatos se debe a una capa de tejido espinoso ubicada en su superficie.

Este tejido está formado en un conjunto de papilas cónicas compuestas de queratina, la misma sustancia presente en los pelos y las uñas del gato. Si bien su textura áspera puede parecer una lima al lamernos, las papilas cónicas actúan como un peine o un cepillo en el aseo de los gatos.

Lengua áspera de los gatos

Retirada de pelo

Cuando el gato lame su pelaje, su ‘lengua cepillo’ permite retirar el pelo muerto y gran parte de las impurezas y residuos del ambiente. En estado silvestre, este mecanismo es esencial, pues evita la adherencia de parásitos y suciedad en su piel y su pelaje, así como la formación de bolas de pelo en su manto.

Las papilas cónicas de la lengua de los gatos también permiten que los felinos puedan ‘raspar’ la carne adherida a los huesos de sus presas. Además de conseguir alimentarse más fácilmente, ello evita que el minino desperdicie su cacería y tenga que gastar energía para alcanzar otra presa en un corto espacio de tiempo.

El aseo natural de los gatos y el peligro de las bolas de pelos intestinales

El hábito de asearse diariamente de los gatos no solo es positivo para el animal, sino que hace parte de su rutina y forma de ser. Es decir, que no podemos ni debemos prohibir a nuestros mininos lamerse para higienizarse.

No obstante, el aseo natural de los gatos también conlleva un peligroso riesgo para su salud: la formación de bolas de pelos en su tracto gastrointestinal.

La efectividad de la ‘lengua cepillo’ hace que el animal termine ingiriendo una gran cantidad de pelos muertos. Estos pelos ingresan en el tracto digestivo del animal; también suelen acumularse en su estómago e intestino, para formar las llamadas ‘bolas de pelo’.

¿Cómo saber si mi gato tiene bolas de pelo atascadas?

Las bolas de pelo en el tracto gastrointestinal de los gatos pueden generar trastornos digestivos y casos graves de estreñimiento. Si tu gato tiene bolas de pelo atascadas, probablemente mostrará dificultad para defecar o heces más secas, oscuras y pequeñas.

Bolas de pelo en gatos

Además, el minino sentirá la necesidad de eliminar las bolas de pelo de su aparato gastrointestinal. Por ello, son comunes las arcadas, las regurgitaciones y los vómitos. Con el avance de cada caso, el gato también podrá mostrarse apático o letárgico, por el dolor o la incomodidad digestiva.

A continuación, repasamos los síntomas de bolas de pelos en los gatos:

  • Arcadas frecuentes.
  • Vómitos (normalmente con restos de comida y líquidos).
  • Regurgitación
  • Estreñimiento.
  • Heces secas, oscuras o en menor cantidad.
  • Abdomen rígido (puede estar acompañado de dolor abdominal).
  • Apatía o estado letárgico.

¿Cómo prevenir la formación de bolas de pelos en los gatos?

La mejor manera de prevenir la acumulación de bolas de pelos en el tracto digestivo de tu gato es cepillarlo regularmente. Además de mantener la regularidad de los cepillados, es muy importante saber elegir el cepillo ideal para el pelaje de tu minino.

Si tu minino tiene un pelaje corto, lo mejor es inclinarse por el uso de una ‘carda’ (el clásico peine para gatos que encontramos en las tiendas). Recuerda elegir una carda suave para no lastimar a tu minino y ofrecerle una experiencia agradable durante el cepillado.

Pero si tu gato tiene pelos largos, semilargos o densos, lo ideal es adquirir un cepillo metálico o de dos caras. Los cepillos o peines tradicionales no alcanzan el subpelo de estos mininos, por lo que el cepillado no rendirá los resultados esperados.

Además, podemos ofrecer moderadamente a nuestro gato la llamada hierba gatera (o catnip). Esta planta estimula los sentidos de nuestros mininos y les ayuda a purgarse, para así evitar la acumulación de pelos en su tracto gastrointestinal.